Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[LA HABANA] Hasta el 15 de noviembre, Cuba debate un proyecto de Constitución que otorga a la lucha contra el cambio climático y el enfoque de ciencia para el desarrollo más relevancia que en su predecesora.
 
El proyecto —que se divide en once áreas temáticas, incluye 224 artículos y una serie de disposiciones— está siendo sometido a una consulta popular desde el 13 de agosto, a través de asambleas en centros laborales y barrios. Se trata de encuentros donde los ciudadanos proponen cambios, añadiduras, eliminación de los incisos del proyecto de constitución, o plantean sus dudas.
 
El resultado de esa consulta será evaluado por la Comisión Parlamentaria para la Reforma Constitucional —integrada por 33 diputados— quienes son además los encargados de dar forma a un nuevo documento que será analizado por la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), principal órgano estatal de Cuba, en su sesión de diciembre.
 
De este proceso debe salir el documento final que será sometido a referéndum el 24 de febrero de 2019. De aprobarse, la nueva Carta Magna sería promulgada el 19 de abril, en sustitución de la actual, que data de 1976.

El proyecto de Constitución en Cuba —que se divide en once áreas temáticas, incluye 224 artículos y una serie de disposiciones— está siendo sometido a una consulta popular desde el 13 de agosto, a través de asambleas en centros laborales y barrios.


Sobre la protección del ambiente, la referencia es explícita en el inciso e del Artículo 16, dedicado a las Relaciones Internacionales. Allí propone que Cuba promueva “la protección y conservación del medio ambiente y el enfrentamiento al cambio climático, que amenaza la sobrevivencia de la especie humana, sobre la base del reconocimiento de responsabilidades comunes, pero diferenciadas; el establecimiento de un orden económico internacional más justo y equitativo y la erradicación de los patrones irracionales de producción y consumo”.

El científico Pedro Antonio Valdés-Sosa, subdirector general de Investigación del Centro de Neurociencias, dijo a SciDev.Net que esta referencia “es expresión, no solo de posición racional de nuestro país, sino de su compromiso por el futuro de la humanidad”.
 
Asimismo, otra de las novedades del proyecto es el lugar que da a la ciencia.
 
Según dijo a la prensa local la investigadora Aylín Nordelo Valdivia, del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de la provincia de Camagüey, en el centro del país, la incorporación de elementos relacionados con la ciencia, de manera más explícita que en la Constitución de 1976, es uno de los avances más significativos del proyecto de Constitución.

En el proyecto, el inciso f del artículo 95 detalla que “se estimula la investigación científico-técnica con un enfoque de desarrollo e innovación, priorizando la dirigida a solucionar los problemas que atañen al interés de la sociedad y al beneficio del pueblo”.

morro
En más de 100 mil asambleas los cubanos debaten el proyecto de Constitución (en la foto: Castillo del Morro, Cuba).
Crédito: Zoraida Portillo.

Sin embargo, Jorge Núñez Jover, presidente de la Cátedra de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación de la Universidad de La Habana, califica el inciso f como “francamente poco contundente”.

En su columna El debate constitucional y el papel del conocimiento, publicado en Cuba Debate, Núñez Jover propone que en su lugar el inciso declare: “El Estado promueve el avance del conocimiento, la ciencia, y la tecnología como recursos imprescindibles para el desarrollo económico, social y cultural de la nación y garantía de su soberanía e independencia”.

Más allá de esta propuestas, si se compara el inciso con la Constitución vigente, esta afirmación es similar a la que se detalla en el actual Artículo 39, pero elimina una frase que señala que “la actividad creadora e investigativa en la ciencia es libre”, lo que indicaría que se busca que la ciencia está mucho más enfocada en resultados acordes a las prioridades del país.

Precisamente, para Freddy Morales, geógrafo y especialista en ciencia, tecnología y ambiente, el principal aporte de esta nueva mirada hacia la ciencia tiene que ver con la aplicación de los resultados de la actividad investigativa. “No se puede seguir obteniendo resultados que no serán aplicados y por ende queden archivados”, dijo a SciDev.Net. “La investigación no debe estar aislada, la ciencia ha de planificarse. El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, como organismo rector de la actividad, ha de facilitar la gestión de la ciencia como una puesta en común de toda la nación cubana”, opinó.

Luego, el inciso G del mismo artículo 95 está dedicado al potencial científico y establece que“se favorece la incorporación de las personas con aptitud para la formación científica”. En este punto, Núñez Jover sugiere plantear: “El Estado fomenta la formación y empleo del potencial humano necesario para asegurar las capacidades científicas, tecnológicas y de innovación que el desarrollo sostenible del país requiere”.

Entre otras opiniones respecto a las referencias a la ciencia en el nuevo proyecto, en el artículo Recuerdos y preguntas relativas al debate del nuevo texto constitucional, el sociólogo e investigador Ricardo Jorge Machado cuestiona “la subestimación a las Ciencias Sociales, que son las que tienen una incidencia directa en el desarrollo del modelo cubano”.

Visiones como estas podrían formar parte de la versión final de un proyecto de constitución que llevará a los cubanos a las urnas a inicios del próximo año.

Temas relacionados