Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[WASHINGTON DC] Los ciudadanos de países de bajos y medianos ingresos acceden con mayor lentitud a internet porque el progreso está estancado en políticas que abaraten estar en línea.

La Alianza para Internet Asequible (A4AI por sus siglas en inglés), organización sin fines de lucro basada en Washington DC en los Estados Unidos, había pronosticado que la mitad de la población mundial ya estaría en línea para esta época. Pero el Informe de Asequibilidad 2018, emitido el 22 de octubre, estima que esta meta no será alcanzada sino hasta mediados del 2019.

Sonia Jorge, directora ejecutiva del A4AI, enfatizó en el impacto humano debido a este atraso. “Las personas que no tienen acceso a internet no ven la hora de tenerlo”, dijo.

La importancia del acceso a internet se destaca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los cuales instan a un acceso universal a internet para el 2020. En enero de este año, la ONU dijo que los 47 países menos desarrollados estaban en camino de desplegar redes de conexión móvil 3G, cubriendo así 60 por ciento de su población para ese momento.

“Es poco probable que haya algún cambio significativo o movimiento en la adopción del internet por muchos de los países encuestados, con miras a cumplir los objetivos del 2020”.

Michele Marius, Directora ICT Pulse (Jamaica)

Sin embargo, más de dos mil millones de personas viven en países en donde 1GB de datos móviles no es asequible para aquellos que cuentan con salarios promedio. En muchos países de bajo y mediano ingreso, 1GB de datos cuesta más del 5 por ciento del ingreso mensual, advirtió el informe, mientras A4AI definió la asequibilidad como el 2 por ciento o menos.

El informe de A4AI evaluó políticas nacionales según su efectividad en la creación de acceso asequible a internet, y encontró que el progreso va lentamente. Los puntajes aumentaron tan solo en un 1 por ciento desde el año pasado, el más bajo progreso anual en cinco años de cobertura de A4AI.

Esta organización ofrece principios rectores para marcos de referencia nacionales sobre internet. Por ejemplo, alentar a los proveedores de este servicio a compartir infraestructura puede reducir gastos generales hasta un 45 por ciento, indica el informe.

Jorge comparó a los países sin lineamientos nacionales como si fueran un circo desorganizado. “A veces los actos vienen juntos y funcionan muy bien, pero otras veces no”, explicó.

Un consejo importante entre las recomendaciones de políticas de A4AI es la creación de un Fondo Universal de Servicio y Acceso (USAF, por sus siglas en inglés), lo cual puede ayudar a pagar por el suministro de internet a grupos y áreas desatendidos. Sin embargo, algunas organizaciones del sector privado que deberían contribuir con USAF se resisten a hacerlo, agrega el informe, porque los fondos han tenido éxitos mixtos.

“Los USAF han sido ineficaces en algunos casos”, admitió Jorge. “Se ha abusado de muchos de los recursos”. Michele Marius, directora de la empresa jamaiquina de asesoría en telecomunicaciones y tecnologías de la información y comunicación ICT Pulse, calificó como “bastante preocupante” la desaceleración de las tasas de acceso a internet.

“Es poco probable que haya algún cambio significativo o movimiento en la adopción del internet por muchos de los países encuestados, con miras a cumplir los objetivos del 2020”, observó Marius.

Así como lo planteó el informe, Marius hizo énfasis en la necesidad de que los reguladores aborden las pérdidas financieras en que las empresas de telecomunicaciones suelen incurrir en la prestación de servicios a zonas pobres. Agregó que los desastres naturales, tales como las inundaciones, disparan el costo del acceso al internet en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo.

Las barreras que encuentran estas compañías incluyen la necesidad de cumplir con ciertos estándares, tales como la comunicación inalámbrica GSM/3GPP, altos impuestos y honorarios.

“Hasta que se reduzcan estas cargas y los gobiernos provean del apoyo adecuado para aquellas áreas donde los mercados son muy pequeños, aislados y de bajos ingresos, el problema persistirá”, dijo Mike Jensen, especialista en acceso a internet de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones, una organización miembro de A4AI.

Esta urgencia se combina con el hecho de que cada vez más servicios gubernamentales están migrando a la web, lo cual podría privar a grupos sin acceso a internet de representación o participar en actividades políticas. “Tenemos la responsabilidad de asegurar que quienes estén marginados en las sociedades no sigan siendo excluidos debido a esta situación”, indicó Jorge.

> Este artículo fue publicado originalmente en la edición Global de SciDev.Net.

Temas relacionados