Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Ciencia de Brasil estrecha lazos con Europa

Crédito de la imagen: UGA College of Ag | John Amis

SciDev.Net en acción

Blog con el detrás de escena de eventos clave

Location Map

30/09/13

Luisa Massarani

Kaz Janowski

Shares

Fapesp hace foco en Londres


Marcelo Knobel, asesor especial del director científico de la Fundación para el Apoyo de la Investigación del Estado de San Pablo (Fapesp) y uno de los organizadores de la Semana de Fapesp en Londres, habla con SciDev.Net sobre el objetivo de la Semana Fapesp en Londres.  Entrevista de Kaz Janowski.
  
En términos de prioridades de investigación, ¿cuáles son las prioridades científicas de Brasil?

No se si hay prioridades científicas, pero hay fortalezas específicas: biocombustibles es un área muy competitiva; biodiversidad, cambio climático, nanociencias y nanotecnología, fotónica, matemática. Tenemos varias áreas en las que Brasil es fuerte y probablemente está creciendo y mejorando más y más. Pero creo que como un país con una economía grande, Brasil debería tratar mejorar en todos los campos de la ciencia y la tecnología. Ese es el desafío que Brasil debería tomar en los próximos años.

“Mejorar y aumentar la visibilidad de la ciencia que se hace allí es un tema importante para Brasil”.

Marcelo Knobel

¿Y cree que Fapesp tiene las mismas prioridades que el gobierno de Brasil?

No son exactamente prioridades, pero deberíamos ser mejores. En esos campos que mencioné Fapesp es fundamental, porque 50 por ciento de la ciencia hecha en Brasil proviene del estado de San Pablo. Por lo tanto, lo que pasa ahí influye de algún modo en el resto del país. Hay buenos investigadores e institutos de investigación, y una de las tres mejores universidades del país está en San Pablo. Por eso, mejorar y aumentar la visibilidad de la ciencia que se hace allí es un tema importante para todo el país.

Lo que me sorprendió es que en el Reino Unidos pocos conocen lo que es Fapesp. Y presumiblemente este evento es una forma de resolver eso. Usted ha ido a España, a Estados Unidos, Japón y China. ¿Qué desafíos ve para desarrollarse allí?

Queremos desarrollar esa idea de visibilidad de la ciencia, y los eventos se organizaron de un modo de poner en contacto a los científicos con potenciales interesados en tener colaboración e intercambio con Brasil. Como usted mencionó, fuimos a EEUU, Canadá, España, Japón y para el año que viene estamos planificando ir a China y probablemente luego Francia. La idea con China, India, Sudáfrica, es aumentar la colaboración  Sur-Sur para reformar la cooperación con esos países. Eso es realmente estratégico para Brasil y también para los otros países. 

Además de Sudáfrica, ¿hay otros países en África con los que están en tratativas para conversar?

Con los países de habla portuguesa: Angola, Mozambique, Cabo Verde. Son países y socios importantes en nuestro futuro. Ese es probablemente un tema que deberíamos enfrentar y será muy interesante fortalecer los lazos entre Brasil y África.

La entrevista original en inglés  fue publicada en la edición Global de SciDev.Net
  
 

Modelo de biocombustibles de Brasil puede ayudar a otros 

Luis Cortez - biofuel_Massarani
Luis A.B. Cortez, investigador de la Universidad Estatal de Campinas. Crédito: Luisa Massarani.

Los países de África, como Mozambique y Sudáfrica, y los de América Latina, como Guatemala, podrían beneficiarse del modelo de biocombustibles desarrollado por Brasil desde la década de 1970, dijo Luis A.B. Cortez, profesor de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad Estatal de Campinas, en Sao Paulo, durante la Semana de Fapesp Londres (25-27 de setiembre).

En esta entrevista de Luisa Massarani, Cortez destaca la importancia del programa de etanol de Brasil y cuestiona a aquellos que plantean supuestos efectos negativos de ese programa. Según el investigador, Brasil estableció una relación dinámica entre investigación y producción particularmente después de 1975, que involucró al gobierno y al sector privado, cuando se creó el “modelo brasileño”, combinando la producción eficiente de azúcar y etanol.

En su presentación, usted dijo que mantendría una posición fuerte contra una parte de la literatura que llama la atención sobre los supuestos efectos negativos del programa de etanol de Brasil...

Sí, existe la idea de que los biocombustibles están amenazando, por ejemplo, la producción de alimentos y la disponibilidad de la tierra. Nuestra experiencia es contraria a eso. La producción de biocombustibles implica llevar más tecnología a la agricultura, permite que los sectores de la agricultura absorban conceptos como el cálculo de los costos.
Como existen controversias hacia los biocombustibles, siempre están en discusión. Por ejemplo, en temas ambientales hay una transferencia para la agricultura de una mayor preocupación en relación con estas cuestiones. Por ejemplo, hay una preocupación en torno a los que trabajan con la caña de azúcar. Su salario es mayor que en otros sectores de la agricultura. Las normas ambientales para la agricultura de la caña de azúcar también son más estrictas que en otros sectores.
La caña de azúcar para producir etanol usa solo 0,4 por ciento de la superficie total del país. Además, Brasil se convirtió en uno de los mayores productores de grano de forma concomitante con la expansión del programa de etanol. De ninguna manera la producción de etanol ocurrió en detrimento de la producción de granos. Nunca en la historia de la población brasileña hubo tan buen abastecimiento, y hemos estado exportando alimentos.
La carne, por ejemplo: Brasil es uno de los principales exportadores de carne vacuna, pollo y cerdo del mundo! Lo mismo ocurre en términos de leche y vegetales. En cuanto al café, Brasil mantiene su posición de principal productor y exportador de café. La gente empieza a creer en cosas, pero, en cambio, tienen que estudiar más y entender mejor la realidad brasileña.
 
¿Pero Sao Paulo tiene una situación diferente, no?

Sí, en Sao Paulo ya estamos usando 30 por ciento del territorio para la agricultura —es decir, la situación está más cerca de la de un país europeo. Brasil utiliza para la agricultura ocho por ciento del territorio, que es una cifra baja teniendo en cuenta el panorama internacional. Incluso si sacamos la Amazonia, representa una sexta parte del territorio brasileño. En Estados Unidos, la cifra es de 15 por ciento; en Francia, 40 por ciento; en el Reino Unido, casi 50 por ciento.

“Hay una sinergia importante entre el sector de la investigación y el productivo, que es responsable del gran éxito del programa de etanol”

Luis Cortez

Una cuestión interesante que ha planteado en su presentación fue que el éxito del programa de etanol en Brasil se debe al vínculo entre la investigación y la producción.

Sí, Brasil estableció una relación dinámica entre la investigación y la producción sobre todo después de 1975, que involucró al gobierno y al sector privado, cuando se creó el “modelo brasileño”, que combinó la producción eficiente de azúcar y etanol.  
Por ejemplo, los programas para la mejora de la caña de azúcar tuvieron un éxito significativo. Hubo un aumento de los diferentes tipos de caña de azúcar, pasando de cinco a 500 en 20 años. Hubo un esfuerzo importante en hacer que toda la producción sea sostenible, con una perspectiva aplicada a la investigación. En Sao Paulo, también ha habido un importante esfuerzo en la genómica, que puede dar resultados pronto.
Cada dos semanas tenemos talleres y hay alrededor de 500 investigadores en el estado de Sao Paulo que están involucrados directa o indirectamente en esta investigación. Hay una sinergia importante entre el sector de la investigación y el productivo, que es, por supuesto, responsable del gran éxito del programa de etanol. Pero también esta sinergia es responsable de alguna “falta de éxito”, es decir, podríamos estar prestando atención también a otros aspectos del programa de etanol, como el automotriz.
 
Dijo también que otros países podrían beneficiarse del modelo de etanol de Brasil.

En América Latina, Colombia ya es muy fuerte en esa zona. Otros países, como Guatemala, Mozambique y Sudáfrica, también podrían beneficiarse con el modelo brasileño de etanol, aunque por supuesto eso siempre necesitará de una adaptación al contexto del país. Este es uno de los aspectos de nuestro proyecto, es decir, analizar en qué sentido nuestro modelo puede ser transferido. Ya tenemos buenas colaboraciones con Sudáfrica. Pero Mozambique será un desafío mayor, pues recién están empezando. La comunidad científica todavía es pequeña. Ya existe una destilería instalada allí, pero el principal reto será encontrar científicos locales para que colaboren. Ellos necesitarán desarrollar su propio programa en base a las variedades locales de caña de azúcar. Este no sería un proyecto a corto plazo.
 
Fapesp es una de las agencias que apoyan a SciDev.Net
 
Presentación del Luis A.B. Cortez en pdf
 


Brazil crea centro de investigación para el grafeno


thoroh de souza_Luisa Massarani
Eunézio Thoroh de Souza de Souza, director del nuevo centro para el grafeno. Crédito: Luisa Massarani.


Con un costo de US$7,5 millones, un centro de investigación para el grafeno —material que puede ser usado en celulares hasta aviones— será creado en 2014 en Brasil.
El grafeno es una lámina plana de un átomo de espesor compuesta por carbonos que están densamente compactados en una red cristalina en forma de panal. “Hay mucha expectativa en todo el mundo en torno a este material, pues es barato, accesible y tiene varias aplicaciones potenciales”, explicó a SciDev.Net Marcelo Knobel, experto en nanotecnología de la Universidad Estadual de Campinas, Brasil.
Para la Universidad de Manchester, el grafeno va a revolucionar el siglo XXI: “Es el material más fino conocido y sin embargo es también uno de los más fuertes. Conduce la electricidad tan eficientemente como el cobre y supera a todos los otros materiales como conductor de calor”.  
El editor de Ciencia de la BBC, David Shukman, llama la atención sobre el hecho de que el grafeno, aislado en 2004, tiene ya más de 5.000 patentes —más de 2.000 por organismos chinos (Ver Grafeno: Aumento de patentes revela carrera mundial).

“Con el nuevo centro queremos desarrollar dispositivos y procesos que puedan satisfacer las necesidades de la sociedad”

Eunézio Thoroh de Souza

Shukman escribió que las pantallas táctiles flexibles, la iluminación dentro de paredes y las baterías mejoradas se encuentran entre las posibles primeras aplicaciones de este material.
MackGrafe, como se llamará el nuevo centro, tiene como objetivo investigar las propiedades del grafeno y otros nanomateriales con un pensamiento de ingeniería aplicada. “Queremos desarrollar dispositivos y procesos que puedan satisfacer las necesidades de la sociedad”, dijo a SciDev.Net Eunézio Thoroh de Souza, director del nuevo centro, durante la Semana Fapesp Londres (25-27 de setiembre).
Un área de investigación prioritaria para el centro es la fotónica para la comunicación óptica, que puede hacer que Internet funcione más rápido. “Ya tenemos resultados que muestran que el grafeno puede hacer la diferencia”, dijo Souza, que combina su tiempo como científico con el de cantante de ópera profesional.
Según de Souza, el objetivo es que MackGrafe trabaje junto con la industria. “Esperamos una fuerte colaboración con la industria para desarrollar tecnologías que satisfagan las necesidades de la sociedad”, afirmó.
MackGrafe, un centro que ocupa 6.500 metros cuadrados, es una iniciativa de la Universidad Presbiteriana Mackenzie, un centro educativo privada en Sao Paulo que aporta dos terceras partes del presupuesto del nuevo centro. El otro tercio es otorgado por la Fapesp.
“En Brasil, casi toda la investigación es llevada a cabo por universidades públicas; en ese sentido, la iniciativa de Mackenzie es única”, dijo a SciDev.Net Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de Fapesp.
MackGrafe es parte del programa de Fapesp que busca establecer colaboraciones entre instituciones del Estado de Sao Paulo e investigadores de alto nivel en el exterior. En este aso, la colaboración fue establecida con el investigador Antonio Hélio de Castro Neto, profesor de la Universidad Nacional de Singapur y de la Universidad de Boston de EE.UU.
 
Fapesp es una de las agencias que apoya a SciDev.Net.

 


 



Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.