Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Apoyar el enfoque de código abierto para el desarrollo

Un modelo de Código Abierto para el Desarrollo (CAD) que conecte la solución de problemas con los desafíos locales puede ser la clave para abordar la pobreza, promover la democracia y reducir la mortalidad infantil, dice Rajiv Shah, administrador de la Agencia de los EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID).

Según Shah, dentro de una generación se puede terminar con las muertes infantiles, mejorarse la educación, reducirse la extrema pobreza en más del 60 por ciento y además será posible que florezcan más democracias alrededor del mundo. Pero para que esto ocurra se tendrá que hacer algo más que el establecimiento de objetivos.

“Necesitamos salir del modelo de desarrollo de arriba hacia abajo que se impulsa institucionalmente y adoptar un modelo CAD que permita a más personas en todas partes hacer frente a esos desafíos”, afirma Shah.

Las instituciones se adaptan lentamente a una comunidad de desarrollo en expansión, anota. Ahora, avanzar implica establecer alianzas con líderes empresariales y religiosos, filántropos y jóvenes. Y los inventores de cualquier parte del mundo tienen ahora la capacidad de usar las tecnologías de la información para hacer frente a retos específicos.

“El desarrollo es demasiado importante y la creatividad demasiado difusa como para ser dejados en manos de las instituciones de desarrollo posteriores a la II Guerra Mundial”, prosigue Shah. USAID debe apoyar un enfoque de código abierto para el desarrollo que sirva como plataforma para conectar los retos de aquellos a los que puede ayudar en todo el mundo.

Una serie de ‘Grandes desafíos’, lanzada por la agencia de EE.UU. ha promovido que más de 1.500 innovadores propongan nuevas herramientas y enfoques para resolver los problemas del desarrollo. Es parte de una agenda de avanzada de USAID, cuyo compromiso es apoyar a las instituciones locales.

Hay signos de que dicho enfoque puede producir resultados a gran escala, lo que Shah describe como “la última prueba del código abierto para el desarrollo”. Por ejemplo, la iniciativa Alimentar el Futuro (Feed the Future) ayudó a que millones de personas en Kenia y Etiopía sobrevivieran sin ayuda alimentaria durante la sequía de los últimos años.

No obstante, el verdadero potencial del enfoque de código abierto es demostrado por la siguiente etapa del proyecto: trabajar con seis países para mejorar las asociaciones público-privadas como parte de una nueva alianza que busca sacar de la pobreza a 50 millones en una década.

“Nuestro papel es ser facilitadores y conectores, no la parte encargada”, aclara Shah, lo cual significará acostumbrarse a renunciar al control. Pero posibilitar redes de actividad tiene un potencial ilimitado y puede motivar a los profesionales del desarrollo a enlazar su trabajo con las personas a las que va dirigido.

Enlace al artículo completo en la página web de USAID (en inglés)