Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

La Defensoría Pública de Brasil, la organización Médicos sin Fronteras y nueve entidades de cuatro estados del país que defienden el derecho a la salud han presentado una demanda judicial ante el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), responsable de regular la libre competencia, acusando a la farmacéutica norteamericana Gilead Sciences de abusar de su derecho de patente al cobrar altos precios por el antiviral sofosbuvir y sus combinaciones, usadas en el tratamiento de la hepatitis C.
 
Los demandantes argumentan que Gilead está ejerciendo monopolio de su patente al imponer altos precios en la venta del medicamento. Desde enero de este año, cuando obtuvo del Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) el derecho de producción exclusiva del sofosbuvir, la empresa habría aumentado en promedio 1.421,55 por ciento su precio, señalan los querellantes.
 
“Esto es un caso inédito en Brasil”, dice a SciDev.Net Felipe Carvalho, asesor de la campaña de acceso a medicamentos de Médicos sin Fronteras. “Esperamos que el Cade recoja nuestra denuncia sobre el comportamiento anticompetitivo de la empresa Gilead”.
 
El organismo tiene 30 días para decidir si se acepta la demanda presentada el 21 de octubre, en cuyo caso, la empresa sería enjuiciada, pudiendo ser condenada o absuelta.

sofosbuvir by salud por derecho
El antiviral sofosbuvir es muy eficaz contra la hepatitis C pero se vende a altos precios.
 
Carvalho explica que, más allá de una multa, se pide también como penalidad que se deje de lado la patente de exclusividad de Gilead para que otras empresas puedan producir y comercializar versiones genéricas del medicamento.
 
Desde 2013 Gilead produce el sofosbuvir, medicamento que revolucionó el tratamiento de la Hepatitis C, curando al 95 por ciento de personas infectadas por el virus. Los medicamentos existentes y disponibles hasta entonces eran eficaces sólo en la mitad de los casos.
 
Más recientemente, el antibiótico también mostró su eficacia contra el virus del zika, al lograr interrumpir su multiplicación en el interior de las células neuronales humanas y organoides producidos a partir de células madre.
 
En 2015, la farmacéutica inició la producción del medicamento en Brasil. En 2018, el Ministerio de la Salud anunció un plan para eliminar la Hepatitis C al 2030.
 
El órgano gubernamental pasó entonces a tratar todos los pacientes con los nuevos medicamentos, comprándolos y distribuyéndolos gratuitamente a través del sistema público de salud. El tratamiento completo de 12 semanas para cada paciente podría costar hasta R$35.000 (alrededor de US$ 8.733).

“En este caso, el monopolio, además de ser injustificado, da como resultado precios altos que no benefician a nadie más que a la empresa”.

Ana Carolina Navarrete - Programa de Salud del Instituto Brasileño de Protección al Consumidor.

 
Sin embargo, debido a los altos precios cobrados por Gilead entre 2015 y 2017, el gobierno brasileño tuvo que limitar la distribución del medicamento solo para pacientes en estado avanzado de la enfermedad, por lo que actualmente hay 12 mil esperando obtener el tratamiento, según cifras del Ministerio de la Salud.
 
En 2018, Gilead solicitó al INPI una patente sobre el sofosbuvir. Ese mismo año, el Instituto de Tecnología Farmacéutica de la Fundación Oswaldo Cruz (Farmanguinhos-Fiocruz), en Río de Janeiro, y la empresa farmacéutica Blanver, de São Paulo, obtuvieron autorización de la Agencia Brasileña de Vigilancia Sanitaria para iniciar la producción de una versión genérica del medicamento para el mercado de Brasil.
 
La competencia forzó a Gilead a bajar su precio de R$ 639,29 (casi US$160) a alrededor de R$140,00 (aproximadamente US$34,32). Aun así, el gobierno brasileño optó por comprar los medicamentos genéricos de Farmanguinhos-Fiocruz y Blanver, que en aquella época costaban R$34,80 (alrededor de US$8,50).

“Eso muestra cómo un breve período de competencia fue capaz de reducir significativamente los precios, lo que dejó en claro que la empresa tiene la capacidad de poner precios más asequibles y los practica cuando hay otras opciones en el mercado”, advierte Ana Carolina Navarrete, abogada e investigadora del Programa de Salud del Instituto Brasileño de Protección al Consumidor.
 
Sin embargo, al ser requerida por SciDev.Net, Gilead Sciences refutó por escrito las acusaciones de prácticas abusivas de precios y explotación de patentes en Brasil.

HCV
Virus de la hepatitis C.
Crédito de la imagen: Bruce Blaus / Wikimedia [CC BY-SA 4.0].
 
“La concesión de la patente que es objeto de esta demanda judicial no influyó en el precio de nuestros medicamentos”, señala la empresa en un comunicado enviado por correo electrónico el 30 de octubre, suscrito por Ryan McKeel, responsable de prensa de Gilead Sciences.
 
“Creemos firmemente en la naturaleza innovadora de nuestros medicamentos y que nuestras solicitudes de patentes cumplen con todos los requisitos técnicos y legales necesarios”, añade.
 
En la nota, la empresa afirma estar investigando las discrepancias de precios mencionadas en la queja judicial. “Compartiremos nuestra perspectiva con el Cade a su debido tiempo”, subraya.
 
La acción promovida por la Defensoría Pública del Brasil está llamando la atención del mundo, según Carvalho. “El acceso a los medicamentos es un problema que hoy afecta a muchos países, ricos o en desarrollo”, señala. “Los gobiernos en todo el mundo están enfrentando grandes desafíos para proporcionar medicamentos a su población.” En setiembre de 2018 la farmacéutica norteamericana interpuso una demanda judicial ante tribunales brasileños para impedir que el gobierno comprara los medicamentos genéricos producidos por Farmanguinhos-Fiocruz y Blanver, argumentado que tenía derecho exclusivo de comercialización debido a la patente. Si bien la empresa no logró suspender la compra, logró suspender la entrega de los medicamentos adquiridos por el ministerio.
 
A pesar de los numerosos pedidos de diversas organizaciones sociales, el INPI concedió a Gilead el derecho de producción del sofosbuvir en enero de 2019. Desde entonces, el precio medio del medicamento subió a R$986,57 (equivalente a US$246). Ahora las entidades civiles temen que los gastos del gobierno en la compra del fármaco sean mucho mayores.
 
El mismo día que se presentó la demanda, el gobierno brasileño anunció que hará una nueva licitación el próximo mes para reabastecerse del medicamento y garantizar el tratamiento de 50 mil personas el próximo año.
 
Navarrete añade que la competencia es una herramienta poderosa para la reducción de precios. “En este caso, el monopolio, además de ser injustificado, da como resultado precios altos que no benefician a nadie más que a la empresa”.
 
En 2018, se registraron 42.383 nuevos casos de hepatitis viral en Brasil, según datos del Ministerio de la Salud. En el mundo, más de 500.000 personas viven con el virus de la hepatitis C sin saberlo, ya que es una enfermedad silenciosa que generalmente no presenta síntomas hasta que se vuelve más grave.

Temas relacionados