Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Colaboración Norte-Sur ayuda a quedarse en casa

[BERNA, SUIZA] Participar en alianzas de investigación Norte-Sur puede beneficiar las perspectivas profesionales de un científico en los países en desarrollo, según una encuesta realizada a alumnos de uno de los principales programas de investigación financiados por Suiza.

Un análisis de 44 alumnos —de África, Asia y América Latina — que participan de un programa de investigación Norte-Sur financiado por Suiza reveló que más del 90 por ciento de ellos permanece en los países en desarrollo después de obtener su doctorado, y en su mayor parte trabajan en el mundo académico.

El informe también encontró que las mujeres de familias muy pobres tenían menos probabilidades que los hombres de iniciar estudios de doctorado pero, una vez se gradúan, sus carreras experimentan el mismo impulso que los hombres.

El informe ‘Seguimiento de las Trayectorias Profesionales de los Alumnos’, fue presentado en una conferencia realizada en Berna, Suiza, esta semana (20-22 agosto). Asistieron alumnos de doctorado del Programa Norte-Sur de los Centros Nacionales de Competencia en Investigación de Suiza (NCCR por sus siglas en inglés), organizado por la Universidad de Berna.

El Programa NCCR ha capacitado a 112 estudiantes de doctorado en los últimos 12 años, en áreas que incluyen salud, recursos naturales y pobreza, con el propósito de contribuir al desarrollo sostenible y a la creación de capacidades.

El informe muestra que más del 60 por ciento de los ex alumnos del programa procedentes de países del Sur mejoraron sus trabajos y salarios después de obtener sus doctorados, lo que indica una fuerte demanda de investigadores calificados en el Sur.

Casi dos tercios de los estudiantes de doctorado provenían de niveles socioeconómicos bajos.

Las personas de estos estratos son más propensas a entender los desafíos del desarrollo sobre el terreno, señala el informe, y por lo tanto realizan investigaciones que beneficien a los pobres e incorporan sus perspectivas.

Claudia Michel, investigadora del NCCR y una de las autoras del informe, dijo a SciDev.Net que los hallazgos aparentemente contradicen la generalizada creencia popular de que las alianzas Norte-Sur pueden conducir a la fuga de cerebros, y favorecen a los estudiantes de niveles socioeconómicos más altos. Los datos de la encuesta disipan esos mitos, afirmó.

“Si un sistema de investigación está bien coordinado, bien administrado y bien financiado, lo más probable es que los posgraduados con maestrías o doctorados se queden en casa (a disfrutar de esos beneficios)”, señaló a SciDev.Net Francisco Becerra, jefe de proyectos y programas del Consejo de Investigación en Salud para el Desarrollo (COHRED por sus siglas en inglés).

Los factores que causan los altos niveles de retención de estudiantes del NCCR deberían identificarse y replicarse en otros programas, añadió.

Sarah Ayeri Ogalleh, de Kenia y estudiante de doctorado del programa Norte-Sur de NCCR, dijo a SciDev.Net que la mayoría de los investigadores del Sur quieren quedarse en su país de origen porque allí está su familia y porque desean impulsar el desarrollo de su patria.

Ogalleh agregó que el programa del NCCR ayuda a los estudiantes a quedarse en casa mediante la construcción de capacidades y vinculándolos con redes y alianzas que continúan incluso después que los estudiantes han terminado el programa.

Aunque el programa ha capacitado a estudiantes de doctorado tanto en carreras de los sectores de investigación y desarrollo, la mayoría de estudiantes optan por seguir carreras de investigación en la universidad, en lugar de entrar al sector de desarrollo.

Sin embargo, más del 65 por ciento de estudiantes del Sur dijeron que sus resultados científicos, herramientas o recomendaciones habían sido recogidos por socios no académicos, particularmente gobiernos nacionales.

Enlace a la encuesta completa: (en inglés) [1.46MB]