Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[LIMA] Generar 47 solicitudes de patentes tras cinco días de capacitación sobre cómo desarrollar estas herramientas parece un buen augurio para la aspiración del Perú, de convertirse en un generador de patentes en América Latina para 2021 y revertir la tendencia actual que lo ubica muy por debajo del promedio regional. En 2017, el país solo registró dos patentes a nivel internacional.
 
La capacitación fue organizada en la capital peruana por el CAF-banco de desarrollo de América Latina y reunió desde el 19 al 23 de marzo a diez grupos procedentes de universidades, centros de investigación de todo el país, y empresas proveedoras del sector minero, que fueron seleccionados entre 95 grupos que postularon a la convocatoria.
 
En la inauguración del evento, Alvaro Atilano, coordinador de la Iniciativa Regional de Patentes del CAF lanzó el reto, ante un auditorio aún demasiado formal y solemne pues prácticamente ninguno de los participantes se conocía: ¿y si al terminar la semana logramos tener por lo menos 40 conceptos tecnológicos que resuelvan problemas nacionales y/o internacionales y se puedan patentar? El resultado final no ha podido ser mejor, para entusiasmo de todos, organizadores  y capacitados.
 
Desde 2015, Perú viene desarrollando una estrategia que lo catapulte de su invisible participación en patentes internacionales y permita que las patentes locales sean invenciones que ayuden al desarrollo.
 
La patente local es un título de propiedad otorgado por el Estado que faculta al titular a ejercer el derecho exclusivo de comercializar su producto durante un periodo de vigencia determinado y en un territorio específico. Las patentes internacionales protegen la invención en todos los países que han suscrito el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT).
 
El año pasado, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI) recibió 355 solicitudes de patentes locales, una cifra insignificante comparada con otros países de la región, pero que en realidad significa un aumento de 300 por ciento, pues entre 2008 y 2016 se presentaban 98 solicitudes de patentes en promedio al año, según se dio a conocer en el evento.  
 
Hasta el momento, Perú ha suscrito acuerdos de aceleración de patentes con España y Japón, y en la región con los países de la Alianza del Pacífico y del Mercosur, y tramita otro con EE.UU. Este mecanismo permite la inscripción de una patente local ante una oficina de patentes del país con el que se tenga el acuerdo.
 
Ivo Gagliuffi, presidente del Consejo Directivo del INDECOPI, considera tales acuerdos como un paso efectivo para llevar a nivel internacional muchas invenciones locales, pero reconoce a SciDev.Net. que los avances que se vienen haciendo en el tema “se han divulgado muy poco, ni siquiera los interesados los conocen”.
 
Según cifras presentadas por el CAF en la inauguración del taller, solo en 2017, Brasil —que ostenta el récord en la región— presentó 568 solicitudes de patentes a nivel internacional, México 289, Chile 197, Barbados 114 y Colombia 100.
 
“Y mejor ni hablar de los países desarrollados”, señala Gagliuffi. “Por ejemplo, Japón presentó 45.220 solicitudes”.
 
Precisamente, cerrar esa brecha con los países desarrollados es el objetivo de la Iniciativa Regional de Patentes Tecnológicas para el Desarrollo del CAF que desde 2016 ha realizado ya 20 talleres en siete países latinoamericanos, capacitando a casi 900 especialistas y generando 977 productos tecnológicos con posibilidades de patentarse. El de Lima ha sido el número 21 y el primero de este año.
 
“Esta iniciativa es una prueba de lo que podemos obtener con la puesta en práctica de asociaciones públicas-privadas”, señaló en la inauguración Elenora Silva Pardo, directora del CAF en el Perú.
 
Allí propuso que la región empiece a pensar en inversiones conjuntas con empresas de otros países, principalmente de Asia, potencie la creación de patentes y haga un pacto por la productividad.
 
Para Fabiola León-Velarde, presidenta del Concytec-Perú, la vinculación entre universidades, sector privado y gobierno es primordial para la generación de patentes. “Pero debemos ser conscientes de que en el caso peruano el apoyo a la ciencia, tecnología e innovación data de apenas 8 o 10 años”, dice a SciDev.Net.
 
“Hasta antes de este período, la universidad se ocupaba de sus asuntos, básicamente docentes, y la empresa de generar negocios. Ninguno pensaba en mirarse mutuamente como solucionadores de problemas para generar productos de valor agregado”, complementa.
 
A través de talleres y otras iniciativas, el Concytec espera incrementar la cantidad de solicitudes de patentes locales en diez por ciento cada año para llegar al 2021 —cuando Perú celebrará el bicentenario de su independencia— con cien por ciento de incremento respecto a la actualidad. Ello, aunado a los acuerdos internacionales que se celebren permitirá a este país andino posicionarse a nivel regional.
 
“Tenemos que hacer aún mucha pedagogía entre las empresas sobre lo que verdaderamente significa innovación, que va más allá de la mejora de los negocios y procesos”, remarca León-Velarde.
 
Con ese fin, Indecopi, Produce y Concytec coordinan con el CAF la inclusión de otros sectores productivos que requieren urgentemente innovación tecnológica en futuros talleres de este tipo.