Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SÃO PAULO] Un cambio en la legislación que establece las reglas sobre dónde y cómo se puede explorar la vegetación nativa en Brasil podría poner en riesgo hasta 15 millones de hectáreas de selva tropical de la Amazonia, según un nuevo estudio.
 
El llamado Código Forestal, aprobado en 1965, estableció que los propietarios de terrenos en los estados de la región amazónica deberían guardar 80 por ciento de sus tierras como reservas legales para la protección de la vegetación nativa. 
 
Luego, esta legislación ambiental se revisó en 2012, estableciendo una regla que estipula que las áreas de reservas legales podrían reducirse de 80 a 50 por ciento si más de 65 por ciento del territorio del estado está cubierto por unidades de conservación o reservas indígenas.
 
Brasil todavía tiene millones de hectáreas de tierras sin propietario, que se espera que se destinen a la conservación a través de la creación de nuevas unidades de conservación y reservas indígenas, a partir de un programa agrario aprobado en 2017. Llamado Terra Legal, el programa apunta a destinar y regularizar tierras sin propietario en la región amazónica en los próximos cinco años.
 
Sin embargo, esta regla podría permitir a los propietarios apelar a la disposición legal de 2012, que podría aumentar la deforestación legal en áreas antes protegidas en varios estados de la región amazónica.

“La enmienda también podría causar grandes emisiones de dióxido de carbono, lo que contribuye al calentamiento global”.

Flávio Freitas, Real Instituto de Estocolmo (Suecia)


Los propietarios de tierras en estados como Amapá, Amazonas, Acre y Roraima —que están cubiertos en gran parte con vegetación nativa y tienen extensas áreas de tierra no designada— calificarían para reducir el alcance de sus áreas de protección de vegetación nativa de 80 a 50 por ciento.
 
Las conclusiones se basan en un estudio publicado en Nature Sustainability, que evaluó los posibles impactos de reducir el requisito de reserva legal en la protección de áreas forestales en terrenos públicos y privados en la Amazonia.
 
Los expertos utilizaron un modelo espacial que combina los datos de tenencia de la tierra para las unidades de conservación, las reservas indígenas, las tierras militares y los límites de las propiedades rurales privadas, con simulaciones de los límites de las propiedades rurales en regiones donde no se dispone de conjuntos de datos de la tenencia.
 
Así hallaron que hasta 154,000 kilómetros cuadrados de tierra privada previamente protegida estarían disponible para la deforestación legal, un área aproximadamente del tamaño de Túnez.
 
“Además de este impacto, la enmienda también podría causar grandes emisiones de dióxido de carbono, lo que contribuye al calentamiento global”, explica a SciDev.Net Flávio Freitas, agrónomo brasileño en el Departamento de Desarrollo Sostenible, Ciencia y Tecnología Ambientales del Real Instituto de Estocolmo, Suecia, y uno de los autores del estudio, que fue financiado por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (FAPESP).
 
“Estas debilidades legales deben solucionarse con urgencia, especialmente cuando [el presidente electo] Jair Bolsonaro llega al poder”, dice a la SciDev.Net William Laurance, biólogo de la Universidad James Cook en Australia. Laurence agrega que Bolsonaro está mucho más inclinado que otros líderes a permitir que los agronegocios utilicen áreas remotas y vulnerables de la Amazonía que podrían perder su protección legal.
 
“Esto es muy preocupante porque las tierras privadas que se quedarían desprotegidas se encuentran dispersas por todo el oeste y centro de la Amazonia y la explotación forestal en estas áreas podría conducir a una gran pérdida y fragmentación de bosques, tala ilegal, construcción de caminos y minería”, dice Laurance.
 
Los ambientalistas y algunos científicos consideran a Bolsonaro como una catástrofe para la selva amazónica.
 
“Las victorias conservadoras en las elecciones parlamentarias de este año podrían acelerar la aprobación de la legislación propuesta que eliminaría efectivamente las licencias ambientales y detendría la creación de nuevas áreas protegidas”, escribió Philip Fearnside, ecólogo del Instituto Nacional de Investigación en la Amazonia (Inpa) en Brasil, en el blog de la Alianza de Investigadores Ambientales y Pensadores Líderes.
 
“Creemos que los hallazgos del estudio pueden apoyar la formulación de políticas públicas dirigidas a mitigar los efectos negativos de una posible reducción en la protección de la vegetación nativa en las tierras privadas de la Amazonia”, dice Freitas.


El estudio publicado en Nature Sustainability cuenta con el apoyo de FAPESP, donante de SciDev.Net.
 
Enlace al estudio completo en Nature Sustainability