Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Cada vez más agencias de financiamiento están demandando políticas de datos abiertos. Esta no es una tendencia solo en países industrializados, sino también en países de ingresos medios como Brasil y Colombia.

Desde agencias de ayuda bilateral hasta fundaciones filantrópicas y consejos nacionales de investigación, las instituciones están reconociendo el potencial del acceso abierto para avanzar en la ciencia, la colaboración e innovación.

El Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC, por sus siglas en inglés) no es la excepción. Esta institución también considera que los datos de investigación abiertos cumplen con el principio científico de permitir que otros confirmen o desafíen la investigación.

Su Declaración de Principios de Datos Abiertos, lanzada en noviembre pasado, subraya la importancia de los datos abiertos de investigación para acercarse al mandato del centro. Señala a los investigadores que el manejo de datos debe ser conducido de manera que maximice el potencial para compartirlos –pero reconoce que, al hacerlo, no se debería poner una carga indebida sobre los investigadores. También se enfoca en compartir los datos responsablemente, detallando razones legítimas por las que un dato de investigación no debería ser compartido.

La Declaración apoya un enfoque incremental y basado en el aprendizaje hacia abrir los datos de investigación. ¿Por qué incremental? La decisión de “ir lento” proviene de una evaluación de la capacidad y la cultura dentro y fuera de la organización, y otros podrían aprender de esta experiencia.

Una evolución
Pero, primero, veamos el panorama más amplio.

Aunque las agencias de financiamiento de la investigación están avanzando hacia el acceso gratuito a los datos de investigación, sus políticas varían. Una variación clave es la cantidad y la naturaleza del apoyo –financiero o en otras formas– que se proporciona a sus beneficiarios. Las discusiones del IDRC con algunas de estas agencias han revelado que la implementación y el monitoreo de sus políticas de datos abiertos pueden ser retadoras.

Al mismo tiempo, las casas editoriales también requieren cada vez más que los autores abran sus datos. Un reciente estudio encontró que el 10 por ciento de las principales 100 revistas de ciencias sociales tenían una política de datos abiertos en 2003, y casi se cuadriplicó en tan solo 10 años –aumentando un 39 por ciento en 2015. Esta tendencia hacia políticas de datos abiertos más rigurosas es comparable con las revistas de ciencias de la vida.

Es un movimiento que puede traer beneficios significativos. Un ejemplo poderoso proviene de la decisión pionera del Proyecto del Genoma Humano de abrir los datos de secuenciación genómica. Puede haber desacuerdo sobre cómo cuantificar su impacto económico –un estudio estimó un rendimiento 141 veces mayor que la inversión original de 3.800 millones de dólares en 20 años–, pero existe un amplio consenso de que este programa de mega-ciencia fue un catalizador significativo para la investigación genómica y la economía de la salud. Otro ejemplo proviene del Desarrollo de Drogas de Código Abierto de India (OSDD, por sus siglas en inglés), un consorcio presentado por el Consejo de Investigación Científica e Industrial (CSIR por sus siglas en inglés). Una evaluación interna reciente de su trabajo informa cómo OSDD se benefició al agrupar la infraestructura de investigación y hacerla abierta: redujo el costo de la investigación de enfermedades desatendidas y enfocó un esfuerzo de investigación previamente dispar en una comunidad en red que luego podría trabajar de forma colaborativa.

Como resultado, una iniciativa cuyo objetivo era revisar el genoma del microbio responsable de causar tuberculosis, se completó en cuatro meses sin costo adicional. El impacto puede ser más incremental que el descubrimiento de un nuevo medicamento, pero es importante para avanzar en la investigación.

Al alentar y apoyar a la comunidad científica para compartir sus datos de investigación, el IDRC espera ver emerger dinámicas similares en los proyectos que financia: nuevas colaboraciones, nuevas direcciones y utilización de datos para el beneficio económico, social y ambiental. Esto incluye abordar las brechas que limitan la investigación en entornos de ingresos bajos y medios. El intercambio de datos también debería permitir a los investigadores del Sur desarrollar cada vez más el trabajo de sus pares.

Cambio de ritmo
La Declaración de Datos Abiertos de la agencia es producto del lanzamiento de una política de Acceso Abierto en 2015, la cual reconoció que las publicaciones de investigación financiadas con fondos públicos deberían ser gratuitas y abiertas en línea, y creó mecanismos flexibles para que los beneficiarios contribuyeran con su investigación al fondo global de conocimiento.

La política de Acceso Abierto se centró en compartir resultados, como artículos de revistas, libros y literatura gris de actividades de investigación financiadas por el IDRC. Si bien motivó el intercambio de datos, no fue obligatorio.

Desde entonces, y buscando informar su posición sobre los datos abiertos de investigación, el Centro evaluó su capacidad interna para respaldar los datos abiertos y la gestión responsable correspondiente. También examinó las políticas y prácticas de otros financiadores de investigación, consultó a los beneficiarios y trabajó con una cohorte de investigadores para desarrollar una guía para administrar y archivar datos de investigación.

Los resultados de ese análisis concluyeron que aún no es el momento adecuado para que el IDRC aplique una política de datos abiertos obligatoria, válida para cada proyecto de investigación.

Hacer que los datos de investigación sean abiertos es más complicado que apoyar el acceso abierto a publicaciones de investigación. Para tener éxito, la gestión y el intercambio de datos abiertos deben integrarse en el ciclo de vida general de la investigación, lo cual requiere recursos adicionales y la atención de los equipos de investigación. Como podría esperarse, la experiencia técnica de los investigadores y la capacidad de sus instituciones locales para curar los datos de investigación varían.

El IDRC reconoce que algunas instituciones de investigación y beneficiarios buscarán apoyo técnico adicional y orientación con el personal del IDRC. Esta expectativa sustenta el enfoque incremental ya que tanto el personal como los beneficiarios adquieren nuevas habilidades y profundizan su comprensión de los problemas involucrados. Deberá darse un diálogo informado, por ejemplo, sobre cómo proteger a los sujetos humanos y la propiedad intelectual. Otro problema es la compatibilidad con las leyes de privacidad al compartir datos de investigación, o cuando la naturaleza de los datos y el contexto merezcan restringir su acceso.

Sin el adecuado apoyo técnico y financiero, una política general que requiera el desarrollo de planes abiertos de manejo e intercambio de datos podría fácilmente convertirse en un requisito, y no cambiar la cultura de investigación para mejor.

Al aprender de este trabajo preliminar, los nuevos principios del IDRC dejan claro que este centro planea desarrollar gradualmente su política de acceso abierto existente y con un enfoque basado en el aprendizaje. De esta manera, seguirá contribuyendo al diálogo público y al aprendizaje sobre la apertura de datos de investigación en contextos de países en desarrollo.

Durante los próximos tres años, y antes de revisar su enfoque y compromisos, el IDRC fortalecerá la experiencia del personal y de los investigadores para promover el acceso abierto a los datos de investigación. Por ahora, el enfoque inmediato es hacer que se abran los datos más útiles y reutilizables, y trabajar con aquellos investigadores que apoyan esa visión.

Naser Faruqui es director de Programa de Tecnología e Innovación del IDRC, y presidente del Grupo de Trabajo en Datos Abiertos del centro. Puede ser contactado al [email protected]. Los coautores Katie ClancyDaniel Gregoire y David O’Brien son miembros del grupo de trabajo.

Este artículo fue publicado originalmente en la Edición Global de SciDev.Net.


Temas relacionados