Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Transformar las ciudades en sostenibles: hechos y cifras

Crédito de la imagen: Paul Smith / Panos

De un vistazo

  • Para 2050, dos tercios de la población mundial —6.2 mil millones— vivirán en áreas urbanas

  • Ciudades pequeñas y medianas de los países desarrollados son las que más crecen

  • Ciudades inspiradoras experimentan en planeamiento y diseño integrado

Shares
Kate Hawley examina cómo evolucionan las áreas urbanas hacia la sostenibilidad, sus retos, tendencias y soluciones.
 
El 54 por ciento de la población mundial ya vive en regiones urbanas, y las proyecciones estiman que el porcentaje se seguirá incrementando por lo menos hasta el año 2050 [1]. El cambio de un mundo dominado por lo rural a lo urbano señala con más fuerza que nunca la necesidad de transformar la forma como se desarrollan las ciudades. Arquitectos, ingenieros, planificadores urbanos, la sociedad civil y los formuladores de política enfrentan el reto de crear ciudades sostenibles, saludables, ‘inteligentes’, ‘verdes’, adaptables, inclusivas, productivas, seguras, flexibles y resilientes. Estas son solo unas cuantas características que ayudarán a los centros urbanos a prosperar frente al aumento de la población, el crecimiento de los asentamientos informales y la contaminación y degradación ambiental que a menudo se combina con una deficiente gobernabilidad y prestación de servicios.
 
Algunas ciudades del mundo están a la vanguardia, ayudando a la comunidad del desarrollo a imaginar alternativas para los modelos que hoy predominan sobre desarrollo urbano, y centrándose en crear ‘ciudades para las personas’ ambientalmente amigables en lugar de enfocarse en el crecimiento económico. Este Especial comparte el pensamiento innovador en planificación, diseño y tecnología urbana para resaltar algunas de las soluciones transformadoras que están cambiando la manera como el mundo ve a las ciudades.
 
Evoluciona el pensamiento sostenible para las ciudades
 
La investigación y las reflexiones sobre las ciudades sostenibles comenzó en la década de los años ochenta, pero el término sostenibilidad se incorporó al diálogo global en los noventa, introducido por la Comisión Mundial de Ambiente y Desarrollo [2]. En particular, el papel fundamental que jugaron las dimensiones ambientales y sociales de las actividades económicas humanas para crear un mundo mejor emergió durante la Cumbre de la Tierra en Río en 1992 [3]. Al influir en las discusiones, un informe de la agenda de cambio —de la IUCN (siglas en inglés de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza), el WWF (siglas en inglés del Fondo Mundial para la Naturaleza) y el PNUMA (Programa Ambiental de Naciones Unidas) — puso de relieve cómo los humanos construyen los paisajes a expensas del ambiente, y urgió a enfocarse en el desarrollo sostenible [4].
 
A medida que evolucionó el discurso sobre la sostenibilidad, comenzaron a tomar forma las definiciones y características de las ‘ciudades sostenibles’. A fines de los noventa, David Satterthwaite, experto clave en esta materia, propuso las características de una ciudad “exitosa” [5]. Sostuvo que una ciudad necesita garantizar ambientes saludables de trabajo y de vida, y suministrar infraestructura de servicios básicos como agua potable, saneamiento y gestión de residuos. También señaló que —en concordancia con los principios básicos del desarrollo sostenible— una ciudad requiere existir en equilibrio con los sistemas ambientales, por ejemplo garantizando el balance de los niveles freáticos y una baja contaminación ambiental.
 
La definición de ciudades sostenibles continuó creciendo después de los noventa, incorporando ideas sobre cómo se podrían usar los recursos hoy, sin comprometer su disponibilidad en el futuro [6]. Algunos sugirieron que para que una ciudad sea realmente sostenible debe satisfacer todas las necesidades de sus residentes [7]. Sin embargo, la definición de qué es un área urbana sigue siendo difícil de describir: las ciudades tienen muchas características diferentes.
 
Las áreas que pueden clasificarse como urbanas se basan en: umbrales de población (por encima de un determinado número de habitantes); densidades demográficas (personas contadas por metro cuadrado); proporciones de empleo (los empleados en el sector agrícola comparados con los del sector industrial); o la existencia de servicios urbanos típicos como tuberías de agua, electricidad e instalaciones educativas y de salud [8].
 
Las discusiones sobre la sostenibilidad urbana comenzaron entonces a incluir el diseño y la planificación espacial (conocidos como la ‘forma urbana’) para hacer ciudades ‘amigables con el usuario’ mediante sistemas de transporte que fueran accesibles para todos [9]. A partir de esto, las definiciones sobre la forma urbana se volvieron más detalladas, con referencias al uso de espacios densos, compactos, con transporte público, políticas ambientales y gestión integrados [10].
 
Durante las reuniones preparatorias de la conferencia URBAN21 (julio 2000), una de las primeras conferencias mundiales dedicadas a temas urbanos, se definió a la sostenibilidad urbana como “la mejora de la calidad de vida en una ciudad, incluyendo sus componentes ecológicos, culturales, políticos, institucionales, sociales y económicos, sin dejarle una carga a las generaciones futuras” [11].
 
Tan solo unos meses después, se adoptaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), incorporando un objetivo de sostenibilidad ambiental. En 2005, la Cumbre Mundial de Desarrollo Social introdujo el concepto de los ‘pilares’ económico, social y ambiental para el desarrollo. Ahora, a medida que se desarrolla la agenda pos 2015 que reemplazará a los ODM,  las negociaciones están en marcha para asegurar un lugar para el Objetivo de Desarrollo Sostenible urbano (Objetivo 11 del actual borrador de ODS) que asegurará ciudades verdes, bien planificadas, inclusivas, resilientes, productivas, seguras y saludables.
 
Tendencias urbanas
 
La población urbana mundial es de 3.9 mil millones de personas. Más de la mitad vive en ‘pequeñas’ ciudades con menos de 500.000 habitantes, mientras que aproximadamente el 12 por ciento reside en megaciudades (de más de 10 millones de habitantes) [1]. La Figura 1  muestra cómo se distribuyen en el mundo las ciudades de diferentes tamaños. Para 2050, se estima que dos tercios de la población mundial —alrededor de 6.2 mil millones de personas— vivirán en centros urbanos [1]. En otras palabras, veremos un crecimiento urbano (aumento de las poblaciones urbanas) y de urbanización (una mayor cantidad de gente estará viviendo en las ciudades) [8].

    Definición del tamaño de una ciudad por su población:

  • Megaciudades: 10 millones o más
  • Ciudades grandes: 5 a 10 millones
  • Ciudades medianas: 1 a 5 millones
  • Ciudades pequeñas: 500.000 a 1 millón 
    Adaptade de: World Urbanization Prospects [1]
Desde el 2000, las ciudades de África y Asia han crecido más rápidamente que las de otras partes del mundo (Figura 2). Y se estima que más de la mitad de las poblaciones de estos continentes vivirá en las ciudades en el 2050. Para entonces, se espera que tan solo India, China y Nigeria agreguen 2.5 mil millones de personas a sus áreas urbanas [1].
 
Curiosamente, los asentamientos urbanos de más rápido crecimiento no son las megaciudades que tan a menudo aparecen en los titulares, sino las ciudades de tamaño medio y las más pequeñas que albergan menos de un millón de habitantes [1]. Para el 2025, las megaciudades representarán solamente el 10 por ciento del crecimiento mundial urbano. Las ciudades medianas y grandes contribuirán con más de la mitad del crecimiento global, seguidas muy de cerca por las ciudades pequeñas [12].

Mapamundi que muestra los diferentes tamaños de las ciuades y la proporción de la población clasificada como urbana
 
CitySizes-map (FILEminimizer).jpg
Figura 1. Mapamundi interactivo que muestra los diferentes tamaños de las ciudades y la proporción de la población que se clasifica como urbana. Fuente: Nacionaes Unidas Nations World Urbanization Prospects [1]. Para ver una versión interactiva de este mapa via el IIED, presione aquí

La mayor parte de ciudades medianas y pequeñas estará en los países de bajos y medianos ingresos. Y estos por lo general enfrentan retos de sostenibilidad diferentes a los de las megaciudades, por ejemplo las tasas de pobreza pueden ser más altas y los desafíos podrían estar relacionados con la eficiencia más que con la disponibilidad de los servicios básicos [1, 13, 14].

Las ciudades del mundo con mayor crecimiento están en África y Asia

CitySizes-graph (FILEminimizer).jpg
Figura 2: Ciudades del mundo con mayor crecimiento por región. Fuente: Naciones Unidas World Urbanization Prospects [1] 

Dinamizadores y retos del crecimiento
 
El crecimiento urbano es alimentado principalmente por el crecimiento natural de la población y la migración del campo a la ciudad [8]. La migración es impulsada básicamente por incentivos económicos como el comercio, pero también por la búsqueda de una mejor calidad de vida.
En la primera de dos entrevistas, David Satterthwaite, investigador senior del International Institute for Environment and Development, conversa con Imogen Mathers sobre la manera como la falta de claridad y consenso en los términos usados para describir temas urbanos afecta la política y el planeamiento. También discute sobre la necesidad de ir más allá de la dicotomía urbano-rural en los debates y políticas sobre ciudades. (En inglés)
Junto con las presiones por el aumento de la población, las ciudades encaran numerosos retos ambientales y socioeconómicos (Ver Recuadro 1).
 
Los asentamientos informales (barriadas) que por lo general ocupan las áreas que se ubican en los alrededores del centro de las ciudades (localidades periurbanas) constituyen indudablemente una característica singular de las ciudades del mundo en desarrollo. Aproximadamente una de cada siete personas —en total mil millones— vive  en asentamientos informales y en hogares autoconstruidos; se espera que este número llegue a los tres mil millones en el 2050 [13]. Los habitantes de las zonas marginales se enfrentan a retos distintos, como la inseguridad en la tenencia de los terrenos y viviendas inseguras. Los servicios públicos como las redes de energía eléctrica o la infraestructura de saneamiento no existen. Esto, y el vivir en cuartos compartidos, aumenta el riesgo de contraer enfermedades infecciosas [15]. Sin embargo, los barrios marginales son también centros para el autoempleo, el desarrollo comunal y la innovación.


Recuadro 1. Retos del crecimiento urbano: datos clave

  • Pobreza 
  • La pobreza urbana (personas que viven con menos de US$1 al día) ha aumentado en 13 por ciento en los últimos 10 años, por lo que ahora se estima que 28 por ciento de residentes urbanos viven en pobreza [16]. 
  • Energía
  • En la mayoría de países de ingresos bajos y medianos, aproximadamente el 30 por ciento de los habitantes de la ciudad carece de acceso a electricidad o calefacción [17]. El uso de energía en las ciudades en crecimiento es intensivo en varios sectores como el energético, de calor, transporte y residuos sólidos
  • Alimentación
  • Las personas con bajos ingresos que viven en zonas urbanas con frecuencia tienen que comprar sus alimentos, y son especialmente vulnerables a las fluctuaciones de precios. Por ejemplo, en 2003, en Tanzania, los precios locales de los alimentos se elevaron en 81 por ciento debido a la variación del precio mundial del maíz [18]. 
  • Transporte
  • La congestión del tránsito es un desafío de larga data para las áreas urbanas de los países en desarrollo. Además de causar problemas de movilidad, perjudica a la salud humana: la contaminación del aire por causa del tráfico está vinculada a un mayor riesgo de muerte por enfermedades respiratorias y cardiovasculares [19]. Y el 91 por ciento de los accidentes de tránsito en el mundo se produce en los países de bajos y medianos ingresos, a pesar de que hay menos propietarios de vehículos que en los países desarrollados [20].
  • Residuos sólidos
  • Las municipalidades de los países en desarrollo por lo general gastan hasta la mitad de sus presupuestos en manejo de residuos. Sin embargo, no es inusual que entre el 30 y el 60 por ciento de los residuos sólidos se dejen sin recoger, y que menos de la mitad de la población tenga ese servicio [21, 22]. Su manejo deficiente origina contaminación y enfermedades.
  • Agua y saneamiento
  • El mal drenaje del alcantarillado y otras aguas residuales deja a mucha gente viviendo en ambientes contaminados. La OMS estima que 2.4 mil millones de personas carecerán aún de sistemas mejorados de saneamiento en el 2015 [23].
  • Salud
  • La contaminación favorece la transmisión de enfermedades a través del aire, el agua y los insectos vectores. Las infecciones respiratorias, gastrointestinales y de la piel son comunes en las áreas urbanas [21]. Enfermedades crónicas como la obesidad con frecuencia acompañan a la urbanización debido a los cambios en los hábitos de vida de las personas.
  • Cambio climático
  • La mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero proviene de las áreas urbanas: aproximadamente el 70 por ciento a nivel mundial [24]. Pero las ciudades de los países en desarrollo contribuyen solo con una pequeña porción, debido a que los residentes tienden a usar menos de los recursos que consumen mucha energía. El Banco Mundial estima que se gastan aproximadamente entre US$80 y 100 mil millones al año en adaptación climática en las áreas urbanas [25, 26].
  • Riesgo de desastres 
  • Las áreas urbanas tienden a atraer a las poblaciones vulnerables y por lo general deficientemente equipadas para hacer frente a los desastres y eventos extremos [24, 27, 28].
  • Vivienda
  • Globalmente, mil millones de personas —la mayoría de los países en desarrollo— vive en refugios inadecuados. Problemas como la inseguridad en la propiedad de los terrenos, escasas habilidades en la construcción y acceso limitado a los mecanismos financieros resulta en escasez de viviendas asequibles y seguras. La mayor parte de la población de bajos ingresos va construyendo paulatinamente sus hogares a través del financiamiento informal, pero tienden a levantar estructuras que son vulnerables a los desastres [29].

Urbanismo innovador
 
Para afrontar esos retos, algunas ciudades de los países en desarrollo son pioneras en la transformación a través de planeamientos innovadores, diseños integradores y uso de tecnología. Ya sea que se llamen ciudades sostenibles, ciudades ecológicas, ciudades bajas en carbono, ciudades ‘inteligentes’ o ciudades con energía cero, se esfuerzan por brindar un ambiente seguro y saludable para todos sus residentes. Y comparten características clave de desarrollo sostenible: uso reducido de energía, invasión mínima de espacios ecológicos, menos materiales de construcción perjudiciales o más sistemas de circuito cerrado para el manejo de residuos [30].
 
Todas estas ciudades dan importancia a las políticas, la programación y el planeamiento. Entonces, ¿cómo se crea una ciudad sostenible con planificación urbana?

En esta segunda parte de la entrevista, David Satterthwaite, del International Institute of Environment and Development, conversa con Imogen Mathers sobre los grandes vacíos de información que existen en crecimiento urbano y urbanización. Explica cómo los proyectos de hacer mapas digitales por parte de los residentes locales están ayudanto a generar mejor información sobre ciudades y por qué la comunidad internacional debe hacer más para comprometerse con los gobiernos locales así como con los organismos nacionales.
La perspectiva puede parecer abrumadora. Pero las soluciones pueden ser grandes o pequeñas. Líderes determinados del hemisferio sur, así como influyentes arquitectos, ingenieros y organizaciones de la sociedad civil pueden impulsar el cambio. Por ejemplo, algunas ciudades se han propuesto emisiones bajas en carbono, sea mediante el desarrollo de sistemas de inventario de gases de efecto invernadero de alta tecnología para monitorear las emisiones, o mediante la creación de vecindarios ‘verdes’ y ‘caminables’ a través del planeamiento participativo. En los Emiratos Árabes Unidos, las ciudades de Dubai y Masdar están integrando espacios verdes, con metas de cero emisiones netas, sistemas de reutilización de agua y agricultura urbana [31, 32]. En Nairobi, Kenia, las comunidades están usando tecnologías modernas para levantar mapas de las áreas marginales, ayudando a los planificadores y políticos a ver cómo proporcionar mejores servicios [33]. En algunos casos, el liderazgo de la ciudad ha cambiado para incluir a expertos, como ingenieros, arquitectos y planificadores urbanos, que brindan sus conocimientos técnicos para influir en su visión de sostenibilidad (Recuadro 2).
Recuadro 2. Jaime Lerner y la transformación de Curitiba
Jaime Lerner se convirtió en alcalde de Curitiba, Brasil, en 1971. En el curso de tres periodos de gobierno transformó a Curitiba en un ejemplo de ciudad sostenible que continúa siendo fuente de inspiración. Urbanista de profesión, Lerner fue el primer alcalde ajeno a la política y llevó su experiencia técnica a su cargo, que ahora ha logrado que el liderazgo político de la ciudad sea una calificación más común. Curitiba fue la primera en introducir un sistema de Buses de Tránsito Rápido (BTR) que desde entonces ha sido ampliamente adoptado. Y tomó enfoques de la ‘ecología humana’ para la sostenibilidad urbana, creando 52 metros cuadrados de espacio verde por persona [34].
City-Card-Curitiba2 (FILEminimizer).jpg

Pero quizás la solución más transformadora fue la de incluir a los migrantes y sus asentamientos informales en el planeamiento de la ciudad. A comienzos de los noventa Curitiba tenía 209 barriadas, que representaban una novena parte de su población. La ciudad instituyó un programa de compra de basura, por el cual pequeños camiones recorrían los estrechos caminos de los asentamientos informales recolectando la basura y la reciclaban en lugares designados. Los residentes podían intercambiar su basura por cupones que podían usar para adquirir alimentos y otros suministros (por ejemplo, dos kilos de material reciclable generaba suficientes cupones como para obtener un kilo de comida).
 
Para hacer frente a la afluencia continua, la ciudad también desarrolló una nueva área para albergar a 30.000 migrantes. Debido a que muchas familias migrantes tenían competencias para la construcción, la ciudad les proporcionó una parcela de tierra, los títulos de la misma, materiales de construcción y acceso a expertos para que los asesoraran en la edificación. Este tipo de planeamiento creó mejores condiciones de vida porque la gente se sintió propietaria de su terreno, y la singularidad de cada casa se convirtió en una expresión de la creatividad e ingenio de las personas.
 

Diseño urbano integrador
 
El diseño integrador, que se enfoca en la optimización de sistemas enteros en lugar de un solo componente, se está volviendo más notable. Los sistemas de transporte podrían integrar ciclo-rutas, rutas de buses y líneas de tren; o las nuevas construcciones de edificios pueden integrar la planificación del sitio con materiales locales y sistemas de reducción de energía y agua; o incluso construir diseños que imiten los procesos naturales (Recuadro 3). La ciudad de Bogotá, en Colombia, es un buen ejemplo de cómo la integración de estrategias de movilidad en el diseño urbano pueden mejorar las credenciales de sostenibilidad de una ciudad (Recuadro 4).
 
En Dar es Salaam, Tanzania, se está construyendo un sistema de BTR, con autobuses de gran capacidad bajos en carbono planificados para el transporte urbano. Los buses serán más silenciosos, más limpios y más rendidores en combustible que los buses tradicionales, y capaces de transportar más de 100 pasajeros [35].
Recuadro 3. Movilidad integrada en Bogotá

Enrique Peñalosa, elegido alcalde de Bogotá en 1998, ideó una ‘estrategia integrada de movilidad’ para enfrentar la congestión masiva de tráfico, comenzando con un sistema de BTR, el TransMilenio. Lanzado en el 2000, sus cuatro líneas recorren 55 km de la ciudad. Es el primer sistema de transporte masivo de Bogotá. Los autobuses de TransMilenio son tres veces más veloces que los autobuses tradicionales de la ciudad de Nueva York y transportan 36.000 personas por hora en cada dirección [36].

City-Card-Bogota.gif
Pero el BTR fue solamente el principio. Como los ferrocarriles de la ciudad eran caros y ya no eran necesarios, el dinero que no se usó en ellos financió 350 kilómetros de rutas para bicicletas protegidas que se desarrollaron usando una estrategia denominada ‘ciclorutas’. Esta estrategia integró las ciclovías en un patrón de uso mixto del suelo. Una red para bicicletas conecta los principales vecindarios de la ciudad; a continuación, una red secundaria de vías para bicicletas se conecta a la red principal de la ciudad, apoyada por una tercera red completándose así un diseño de malla. En 2005, Bogotá recibió el Premio al Transporte Sostenible, otorgado por primera vez por un consorcio de expertos y organizaciones que trabajan en transporte sostenible, reconociendo la recuperación de los espacios públicos para uso de los ciudadanos.

El diseño integrador también está comenzando a afianzarse como una forma del mundo en desarrollo para acometer retos que los países del hemisferio Norte no enfrentan. Ofrece oportunidades para que el Sur lidere con innovación, y con la inclusión de muchas partes interesadas en el proceso [37].
 
En 2013, un concurso para diseño de casa resiliente, organizado por ISET-International y la Universidad Hue en Da Nang, Vietnam, encargó a arquitectos, planificadores e ingenieros diseñar un sistema integrado de viviendas que pudiera resistir los tifones anuales que golpean la costa central de Vietnam (y que se espera serán más frecuentes e intensos con el cambio climático) [38]. Los diseños combinaron el planeamiento del sitio, el diseño y la tecnología de la construcción. Incorporaron dos elementos fundamentales de las viviendas resistentes a los tifones: que todas las partes estructurales de la edificación estuviesen conectadas por vigas y pilares de hormigón armado; y que cada casa tuviera un ‘cuarto seguro a prueba de fallas’, hecho con hormigón armado, que ofreciera un refugio de emergencia durante los calamitosos tifones. El diseño también tomó en cuenta los patrones del asentamiento, por ejemplo sin caminos paralelos o zigzagueantes para reducir la presión del viento en las construcciones. Y utilizaron formas de construcción simples así como techos de dos aguas para reducir el riesgo de tifones. 
Recuadro 4. Biomimetismo: copiando el diseño integrador de la naturaleza

El biomimetismo es un nuevo enfoque científico para diseñar edificios que utiliza la naturaleza como modelo, mide y aconseja para resolver problemas humanos complejos [39]. En Harare, Zimbabue, se han diseñado una oficina y un centro comercial imitando los montículos de auto enfriamiento de las termitas de África. Las termitas los construyen de manera muy elaborada, tienden allí su alimento, un hongo que requiere una temperatura constante de 30.5°C para sobrevivir a pesar de que las temperaturas del exterior pueden variar desde menos de 4 grados hasta más de 38 grados centígrados. Las termitas abren y cierran los orificios de calefacción y ventilación según sea necesario. Los orificios  pueden succionar el aire a través de los túneles o recintos en las paredes de barro, amortiguando las fluctuaciones de temperatura antes que el aire llegue al centro del montículo.

City-Card-Harare.jpg

El complejo de oficinas de Zimbabue copió este proceso para diseñar un sistema de ventilación donde la masa del edificio enfría o calienta el aire, regulando la temperatura interna. El edificio usa 10 por ciento menos energía que otras construcciones similares, ahorrando más de US$3 millones en costos de energía en los que se habría incurrido si se hubiera instalado un sistema de aire acondicionado [40].


Tecnologías urbanas
 
La tecnología ha transformado las formas de supervisar, gestionar y diseñar los sistemas urbanos como los de tráfico y agua. Las tecnologías más exitosas se han combinado con programas que fomentan su uso, ofreciendo herramientas grandes y a pequeña escala para las ciudades que promueven la sostenibilidad. Pero a veces esos sistemas son costosos, y podrían no adaptarse necesariamente al promedio relativamente rápido de urbanización de la ciudad (Ver Recuadro 5).
 
En el Caribe, en las afueras de la ciudad capital de Puerto Príncipe, se ubica la primera planta de tratamiento de aguas residuales de Haití. Dicha planta, introducida hace cuatro años y financiada por agencias donantes, opera de manera diferente a otras del mundo en desarrollo: los camiones recogen las aguas residuales de pozas sépticas privadas, letrinas y canales. Su costo es significativamente menor que si se tuviera que excavar las calles de Puerto Príncipe para tender las redes de desagüe subterráneas. Y el producto se usa como compost para la agricultura. [41]
 
También se han introducido iniciativas de pequeña escala a nivel del hogar. Por ejemplo, la empresa sin fines de lucro Sanergy proporciona saneamiento a los asentamientos urbanos de Kenia asociando un modelo de franquicia con un baño de bajo costo y alta calidad que ocupa un espacio muy reducido. Los residuos se recogen diariamente y se convierten en material orgánico o se usan para generar energía renovable. Los operadores locales compran y operan la instalación, asegurándose de que permanezca limpia y accesible.
 
Una empresa social con fines de lucro de la India ha abordado el reto del suministro de agua de manera similar. El costo de instalar tuberías de agua en cada casa es alto, demanda mucho tiempo y a veces es imposible. Savajal proporciona cajeros automáticos de agua con energía solar, que venden agua potable a quienes no tienen acceso a un sistema en la ciudad. Inicialmente se instaló en áreas rurales, pero ahora está siendo introducido en Delhi. Los dispensadores aceptan tarjetas inteligentes similares a las tarjetas telefónicas prepago y están disponibles las 24 horas del día.
Recuadro 5. La Oficina del comando central de Río

En Río de Janeiro, Brasil, una oficina de mando central operativo —la más ambiciosa del mundo— usa tecnologías de comunicación inalámbricas. Inició sus funciones en 2010 a través de una asociación con IBM [42]. Esta oficina actúa como un centro de intercambio de información de 30 agencias gubernamentales de la ciudad. Permite que la información fluya desde las calles para brindar una respuesta rápida y coordinada a las emergencias, así como para actividades en curso como tráfico o recolección de residuos. 

City-Card-Rio.jpg
Las capacidades de monitoreo del sistema se activan automáticamente durante eventos extremos como inundaciones, alertando a los ciudadanos en las localidades vulnerables. Las tecnologías de información hacen que tal sistema sea posible, pero al alto precio de US$14 millones. Y no necesariamente resuelve retos subyacentes como la infraestructura ineficiente [37]. El impacto general del sistema todavía no es muy claro [43]. Se afirma que los tiempos de respuesta se han reducido en un 30 por ciento en contraste con las cuentas de la población local y las estadísticas que muestran un reciente aumento del crimen [44, 45, 46].

¿Hacia dónde vamos?
 
La mejor planificación, el diseño integrado y las tecnologías instrumentales están transformando a las ciudades. Sin embargo, el escalamiento de los casos innovadores que hemos compartido en este artículo constituye aún un desafío. Y una ‘talla única’ no se ajustará necesariamente a todas las ciudades, mientras que las soluciones que funcionan en el mundo desarrollado no sirven necesariamente para el mundo en desarrollo. Por lo tanto, el conocimiento necesita ser compartido en ambas direcciones. Basar los esfuerzos de sostenibilidad urbana en las realidades locales tiende a dar los mejores resultados. Por ejemplo, aprender de las comunidades de migrantes en los asentamientos informales es una forma de reimaginar el planeamiento urbano. 
Teddy Cruz, arquitecto y urbanista, explora la "ciudad del futuro" en esta conversación TED (en inglés).
Las redes y comunidades de práctica están garantizando que las lecciones aprendidas se compartan globalmente: la Fundación Rockefeller recientemente lanzó el Desafío 100 Ciudades Resilientes, y el Banco Mundial, junto a otros socios, está financiando la Iniciativa Ciudades Habitables Bajas en Carbono para compartir métodos y herramientas. El objetivo final es transformar las ciudades para que sean lugares verdes, bien planificados, inclusivos, resilientes, productivos, seguros y saludables para vivir.
 
Kate Hawley es investigadora asociada en economía de ISET International en Colorado, Estados Unidos. Se le puede escribir a [email protected] y en Twitter @KateISET
 
Este artículo forma parte del especial de SciDev.Net sobre ciudades sostenibles

La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net
Definiciones
Asentamientos informales o barriadas  Grupos de unidades de vivienda construidas en terrenos sobre los que sus residentes no tienen derecho legal.
Buses de Transporte Rápido (BTR)  Sistema de transporte público de gran capacidad que combina elementos como paraderos, vehículos ‘limpios’ y avanzadas tecnologías digitales en un sistema integrado. Utiliza autobuses o vehículos especializados para trasladar pasajeros de manera rápida y eficiente a sus destinos. Se puede adaptar fácilmente a las necesidades particulares de cada comunidad y puede incorporar tecnologías, como gestión del tráfico, que dan como resultado más pasajeros y menor congestión.
Ciudades bajas en carbono  Ciudades enfocadas en reducir su huella de carbono y en mantener las emisiones tan bajas como sea posible. Véase también ciudades ecológicas y ciudades con energía cero. 
Ciudades con energía cero (Neta)  Ciudades enfocadas en producir la energía que requieren en un año determinado, dando como resultado un uso neto de energía igual a cero. Las ciudades con energía cero tienen tres características principales: incorporan la máxima eficiencia energética en el diseño completo de la ciudad, generan energía en el lugar y compran energía renovable producida fuera del lugar para satisfacer sus necesidades restantes de energía. Véase también ciudadaes bajas en carbono.
Ciudades ecológicas Ciudades construidas bajo el principio de vivir dentro de los límites medioambientales. Muchas ciudades ecológicas —o ecociudades— aspiran a eliminar todas las emisiones de carbono, producir energía que procede completamente de fuentes renovables y por lo general incorporan principios ‘verdes’ en el diseño de la ciudad. Las ciudades con objetivos menos estrictos pueden ser descritas como ciudades ‘verdes’. Véase también ciudades de baja emisión de carbono y ciudades con energía cero.
Ciudades ‘inteligentes’  Ciudades que han integrado los sistemas de tecnología e información en sus operaciones para manejar los recursos de manera más eficiente, mejorando el monitoreo y facilitando la toma de decisiones. La visión de una ciudad inteligente es la de un ‘urbanismo interconectado’, en el que todos los sistemas se integran en un mecanismo de control central sobre la base del día a día.
Ciudades resilientes  Ciudades diseñadas para responder y enfrentar sistemáticamente las presiones humanas, naturales y de otro tipo. Su objetivo es resistir a crisis, como los desastres naturales, absorverlas e incluso crecer después de tales eventos.
Ciudades ‘verdes’ Ciudades que han establecido como prioridad volverse más responsables ambientalmente. Usan técnicas de manejo para reducir el impacto ambiental, calculan su ‘huella ecológica’ (una medida de la cantidad de recursos que usan) o cumplen objetivos de eficiencia energética y energías renovables. Las ciudades que presentan características similares suelen describirse como ciudades ecológicas.
Crecimiento urbano  El aumento, en términos absolutos, del número de personas que vive en los pueblos y ciudades. Proviene del crecimiento demográfico natural en las áreas urbanas pero también de la migración rural-urbana; a veces también refleja los cambios administrativos en la designación de la tierra de uso rural a urbano. La tasa de crecimiento urbano es el aumento de la población urbana en el tiempo o el ritmo del crecimiento de la población urbana.
Desarrollo sostenible Definido por la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo como “el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer todas sus necesidades”.
Diseño integrador  Diseño que tiene en cuenta el sistema urbano en su totalidad. Usualmente es un proceso iterativo que tiene por objeto involucrar a todas las partes interesadas, rompiendo los tradicionales enfoques lineales, donde el diseño es transmitido del propietario al arquitecto, constructor y ocupante. Un enfoque de este tipo brinda flexibilidad para lograr nuevas soluciones en cada nuevo entorno donde se aplica.
Forma urbana  La forma urbana puede ser imprevista (natural) o de desarrollo planificado de una ciudad. Muchas características constituyen la forma urbana, como el escenario (topografía, ubicación, suelos, etc.), los edificios y cómo el entorno construido se relaciona con el espacio al aire libre (como parques y áreas verdes).
Periurbano El área que circunda una ciudad, entre las zonas urbanas y rurales. 
Pobreza urbana A nivel mundial, la pobreza absoluta se define como tener un ingreso diario menor a US$1, pero la pobreza urbana es mucho más difícil de determinar y definir. Muchos elementos que por lo general no se presentan en los asentamientos rurales contribuyen a la pobreza urbana, como el costo de los bienes y el transporte. Así, muchos argumentan que la pobreza urbana se puede medir más adecuadamente como pobreza relativa (definida por estándares que varían dependiendo del asentamiento).
Sistemas de ciclo cerrado  Sistemas en los cuales todos los desechos son reciclados y reutilizados. Por ejemplo, las ciudades están comenzando a adoptar instalaciones de tratamiento de aguas servidas descentralizadas que capturan el calor de las aguas residuales y que pueden usarse para calentar los hogares. La basura orgánica se convierte en biocombustible o fertilizante.
Urbano No hay una sola definición acerca de qué hace que un área sea urbana. Se le puede definir por uno o más de los siguientes elementos: el número mínimo de personas que viven en una zona; la densidad poblacional de un área; el número de personas empleadas en diferentes sectores, especialmente en los sectores no agrícolas; y la existencia de servicios básicos como carreteras, electricidad o centros de salud. Solo una cuarta parte de los países usa el tamaño y la densidad de sus poblaciones para definir un asentamiento urbano, y muchos también consideran criterios administrativos como los límites definidos y gestionados por diferentes entidades gubernamentales.
Urbanización  El aumento en la proporción de la gente que vive en las ciudades y pueblos en relación con las áreas rurales. La tasa de urbanización es el aumento en la proporción de la población urbana en el tiempo, calculada como la tasa de crecimiento urbano menos la tasa de crecimiento demográfico total.
 
Este artículo forma parte del especial de SciDev.Net sobre ciudades sostenibles

La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net

Referencias

[1] United Nations World Urbanization Prospects: the 2014 revision, highlights  (UN Department of Economic and Social Affairs, 2014)
[2] André Sorensen Towards Sustainable Cities (Ashgate Publishing, 2014)
[3] Eva Charvekwieiz Transitions to sustainable production and consumption: concepts, policies, and actions (Shaker Publishing, Maastricht, 2001).
[4] IUCN and others. World conservation strategy: living resource conservation for sustainable development , (IUCN, UNEP, and WWF 1980)
[5] David Satterthwaite Sustainable cities and cities that contribute to sustainable development? (Urban Studies, 1997)
[6] Herbert Girardet Cities people planet: liveable cities for a sustainable world (John Wiley & Sons Ltd UK, 2004)
[7] Jorge Hardoy and others Environmental problems in an urbanizing world (Earthscan Publications, 2001)
[8] United Nations The state of the world’s children 2012: children in an urban world (UN Children’s Fund, 2012)
[9] Timothy Elkin and others Reviving the city: towards sustainable urban development (Friends of the Earth, 1991)
[10] Elizabeth Williams and others (eds) A compact city: a sustainable urban form? (E & FN Spon, 2004)
[11] P. Anastasiadis and G. Metaxas Sustainable city and risk management (1st WIETE Annual Conference on Engineering and Technology Education. Pattaya, Thailand, 2010)
 [12] McKinsey Global Institute Urban world: mapping the economic power of cities (2011)
[13] United Nations World economic and social survey 2013: sustainable development challenges (UN Department of Economic and Social Affairs, 2013)
[14] Barney Cohen Urbanization in developing countries: current trends, future projections, and key challenges for sustainability (Technology in Society, 2006)
[15] Diana Mitlin and David Satterthwaite Urban poverty in the global south: scale and nature (Routledge, 2013)
[16] Lawrence Haddad Poverty is urbanizing and needs different thinking on development (The Guardian, 5 October 2012)
[17] Global energy assessment: toward a sustainable future (Cambridge University Press, Cambridge, UK and the International Institute for Applied Systems Analysis, Laxenburg, Austria, 2012)
[18] Marc Cohen and James Garrett The food price crisis and urban food (in)security (Environment and Urbanization, 2010)
[19] WHO and UNEP Healthy transport in developing cities (WHO and UN Environment Programme, 2009)
[20] WHO Road traffic fact sheet (WHO, 2013)
[21] Lance Saker and others Globalization and infectious diseases: a review of linkages (UNICEF, UNDP, World Bank, & WHO, 2004)
[22] World Bank Urban solid waste management
[23] Neil Armitage The challenges of sustainable urban drainage in developing countries (SWITCH Conference, Paris 2011)
[24] Aromar Revi and others Urban areas (Intergovernmental Panel on Climate Change Working Group II, contribution to the 5th Assessment Report, 2014)
[25] Jeb Brugmann Financing the resilient city (Environment and Urbanization, 2012)
[26] The World Bank Cities and climate change: an urgent agenda (World Bank, 2010)
[27] United Nations Revealing risk, redefining development: the 2011 global assessment report on disaster risk reduction (United Nations, 2011)
[28] IFRC World disasters report: focus on urban risk (International Federation of Red Cross and Red Crescent Societies, 2010)
[29] United Nations Housing for all: the challenges of affordability, accessibility and sustainability (UN Human Settlements Programme, 2008)
[30] Peter Naess Urban planning and sustainable development (European Planning Studies, 2001)
[31] The sustainable city (Diamond Developers)
[32] The Masdar ‘Green’ city (CH2M HILL)
[33] Susan Anyangu-Amu Kenya: mapping an Africa slum (Inter Press Service News Agency, 2010)
[34] Paul Hawken and others Natural Capitalism (Little Brown and Company, New York USA, 1999)
[35] Kizito Makoye Green machine: Dar es Salaam backs low-carbon buses to beat traffic jams (The Guardian, 27 March 2014)
[36] Sarah Munir Transport Planning: case study Bogota, Columbia (Published on Scribd, 2012)
[37] Busby Perkins+Will and Stantec Consulting Roadmap for the integrated design process (2007)
[38] ISET-International A concept of resilient housing: Da Nang, Vietnam (Boulder, Colorado USA, 2014)
[39] Janine Benyus Biomimcry (William Morrow and Company, Inc, New York USA, 1997)
[40] Abigail Doan Biomimetic architecture: green building in Zimbabwe modeled after termite mounds (Inhabitat, 2012).
[41] Richard Knox Port-Au-Prince: a city of millions, with no sewer system (NPR, 13 April 2012)
[42] Natasha Singer Mission control, built for cities (The New York Times, 3 March 2012)
[43] ARUP Innovators: international case studies on smart cities (Report produced for the UK Department for Business Innovation and Skills, October 2013)
[44] Jesse Berst Why Rio's citywide control center has become world famous (Smart Cities Council, September 2013)
[45] Christopher Frey World Cup 2014: inside Rio’s Bond-villain mission control (The Guardian, 23 May 2014)
[46] Clarissa Thomé Violência no Rio de Janeiro retoma níveis pré-UPPs (Estado, 3 May 2014) 
Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.