Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Centroamérica y el Caribe han sido las principales rutas de entrada del virus Zika a Sudamérica, reveló un estudio realizado por científicos brasileños que también descubrió que la cepa del arbovirus que causó el brote epidémico en Brasil en 2015 es oriunda de Haití.

Mediante el análisis de más de 4 mil secuencias genéticas disponibles en bancos mundiales de datos públicos de dengue, chikungunya y zika –enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti–, científicos de la Fundación Oswaldo Cruz en Pernambuco trazaron la ruta del virus Zika por el mundo desde el primer caso en humanos en los años 70 en Nigeria.

Según Lindomar Pena, uno de los autores del estudio que se publicará próximamente en International Journal of Genomics, el virus permaneció estable en el continente africano hasta que, en 2007, causó un brote en las islas Yap en la Micronesia y, en 2013, generó una epidemia en la Polinesia Francesa.

“La cepa del virus de la Polinesia se diseminó por Oceanía, llegó a Sudamérica por la isla de Pascua en Chile, siguiendo hacia América Central y el Caribe. Todos los virus que llegan a Brasil, vienen de esa región”, dijo a SciDev.Net.

Conocer lo que ha ocurrido en el pasado y encontrar estos patrones nos ayuda a tomar las medidas necesarias para estar preparados ante el ingreso futuro de otras enfermedades emergentes o nuevas variantes de los agentes infecciosos”.

Adriana Troyo, Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales, Universidad de Costa Rica


El estudio es importante porque permite conocer mejor la forma en la que se dispersan los virus en América, comentó la doctora en entomología Adriana Troyo, del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales de la Universidad de Costa Rica.

“Esto denotaría que los primeros brotes no fueron detectados por los sistemas de vigilancia si no hasta que llegó a Brasil, cuando ya se había expandido”, señaló a SciDev.Net. Troyo no participó en el estudio e integra un equipo en Costa Rica que realiza investigaciones pioneras para combatir el virus del dengue, entre ellas, un innovador modelo matemático.

El primer brote en Brasil fue detectado en 2015 en Bahia, Río Grande del Norte y Pernambuco. El equipo liderado por Pena secuenció el genoma del zika de un paciente en 2016, constatando que la cepa viral provenía de Haití.

“Detectamos que hubo varias entradas simultáneas del virus. No tenemos el paciente cero, solo tenemos el registro de casos autóctonos”, sostuvo el investigador.

Hasta antes de este estudio, la comunidade científica creía que el zika había llegado a Brasil durante el Mundial de Fútbol de 2014 o durante el campeonato mundial de canoaje, realizado en el mismo año en Río de Janeiro, que recibió atletas de varios países del Pacífico afectados por el zika.

“Era una cepa compatible, pero la hipótesis carecía de datos. La información más fidedigna que tenemos ahora es que el virus vino de Haití y se multiplicó de forma drástica”, destacó. De acuerdo con el estudio, el flujo de inmigrantes haitianos a Brasil desde el terremoto en 2010 así como de militares brasileños que actuaron en la misión de paz en ese país pueden haber llevado el virus a Brasil.

Brasil puso fin a su alerta de emergencia sanitaria nacional en mayo de 2017, cuando se observó el descenso de 95 por ciento de los casos.

Este año se han registrado 5.941 casos probables de zika en el país, según el Ministerio de la Salud, una disminución de 60 por ciento en relación al mismo período de 2017.

“Conocer lo que ha ocurrido en el pasado y encontrar estos patrones nos ayuda a tomar las medidas necesarias para estar preparados ante el ingreso futuro de otras enfermedades emergentes o nuevas variantes de los agentes infecciosos”, comentó Troyo.

A la luz de los resultados, ella aboga por fortalecer e integrar los sistemas de salud y de vigilancia entre los países de la región para alertar sobre nuevos brotes y tomar acciones de prevención y control.

Puede descargar el PDF del estudio desde este enlace.

Temas relacionados