Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Con la cámara de cualquier teléfono inteligente se podría determinar, de manera precisa y a través del color de la orina, la severidad de la deshidratación de los pacientes con dengue para determinar los cuidados y tratamiento, afirmó un nuevo estudio.

Lucy Lum, una de las autoras del trabajo y profesora de pediatría de la Universidad de Malasia, dijo que mantener un correcto balance de los fluidos es clave en los casos de dengue y podría ser útil si los pacientes pueden enviar una foto de una muestra de orina para su diagnóstico. 

“Apuntamos a que cualquier persona en el mundo esté en condiciones de usar teléfonos inteligentes para capturar datos biométricos con la misma precisión que los ensayos de laboratorio”.

Lucy Lum, Universidad de Malasia

Cada año hay unas 400 millones de infecciones de dengue en el mundo y una pequeña proporción desarrolla síntomas severos hacia el día cuatro o cinco de la enfermedad. En América Latina, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), solo en los primeros cinco meses de 2020 se reportaron 1,6 millones de casos de dengue en la región.

“La mayoría de los casos fueron en Brasil (65 por ciento), seguido por Paraguay (14 por ciento), Bolivia (5 por ciento), Argentina (5 por ciento) y Colombia (3 por ciento)”, indica el reporte de la OPS. El acumulado para la década 2010-2019 fue de 16,2 millones para las Américas.

Los casos sospechosos de dengue son seguidos diariamente y el cambio hacia una orina oscura es considerado como un indicador de deshidratación.
El estudio, publicado este mes en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases, utilizó el programa Adobe Photoshop para procesar imágenes de muestras de orina de 97 pacientes de entre 13 y 60 años tomadas con un teléfono inteligente convencional.

El proceso se realizó en una cabina que elimina luces de ambientes y otros factores, para descomponer el color de la orina en bandas de tonos rojo, verde y azul (RVA). Así se halló correlación entre la situación clínica de los pacientes con los índice de hidratación mostrados por laboratorio.

Abdul Muhaimin Azhar, coautor del estudio y profesor de medicina en la Universidad de Malasia, señaló que funciona con cualquier celular.

“La capacidad esencial del smartphone que se usó en el estudio es el sensor complementario semiconductor de óxido metal que convierte las imágenes a color en los componentes digitales con los valores RVA”, dijo a SciDev.Net. “En rigor, se trata de sensores que están en todas las cámaras digitales, incluyendo las de los teléfonos inteligentes”.

El estudio agrega que el teléfono equipado con un aplicación se puede vincular a los médicos del centro de atención sanitaria. Para los pacientes, la adecuada ingesta de líquidos en el hogar puede reducir significativamente el riesgo de internación y minimizar el impacto económico del dengue en los países que sufren la epidemia.

Dada la disponibilidad de los teléfonos, incluso en áreas rurales de difícil acceso, una aplicación que rastree la hidratación puede ser una herramienta valiosa para los pacientes tanto como para el personal médico, señalan los autores. Leo Yee-Sin, directora ejecutiva del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas de Singapur, dijo a SciDev.Net que aún existen barreras para el uso de la herramienta. “Primero, los usuarios deben tener una especie de cabina estandarizada para fotos, y además ser entrenados en el uso de la aplicación y en cómo vincularla al sistema de salud, entre otros aspectos”, dijo.

Los autores reconocieron las limitaciones del estudio, incluyendo el hecho de que no se controlaron los efectos de la dieta y la medicación sobre el color de la orina.

“El próximo paso es calibrar los teléfonos inteligentes para obtener valores adecuados de RVA bajo diferentes condiciones lumínicas”, dijo Lum. “Apuntamos a que cualquier persona en el mundo esté en condiciones de usar teléfonos inteligentes para capturar datos biométricos con la misma precisión que los ensayos de laboratorio”.

La posibilidad del análisis de orina con teléfonos inteligentes se suma a otras aplicaciones que buscan restringir la epidemia de dengue a través del instrumento tecnológico.

Por ejemplo, una aplicación de Costa Rica que se usa para denunciar estanques y otras áreas de agua donde los mosquitos portadores del dengue ponen sus huevos. U otra herramienta usada en Argentina que utiliza machine learning para predecir dónde habrá más ejemplares del vector.

> Enlace al estudio en PLOS Neglected Tropical Diseases

*Con reporteo adicional de Martín de Ambrosio.

Esta nota fue producida por la oficina de Asia y el Pacífico de SciDev.Net y traducida y adaptada a América Latina.

Temas relacionados