Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[MANILA] Los robots y la inteligencia artificial comienzan a usarse en la lucha contra la pandemia del coronavirus en todo el mundo.
 
Los robots son usados para higienizar los hospitales, algunos usan luces ultravioletas para limpiar, todo ello con la intención de minimizar la exposición de los trabajadores al coronavirus.
 
En China, lugar donde surgió la epidemia, los robots se usan en los hospitales para llevar alimentos y medicamentos y tomar la temperatura a los pacientes. Y se despliegan drones para transportar suministros, desinfectantes en aerosol e imágenes térmicas.
 
Recientemente, a los oficiales de policía se les proporcionaron cascos inteligentes con capacidad de reconocimiento facial y una cámara infrarroja que detecta automáticamente la temperatura corporal.

“Los datos pueden ayudar a manejar los movimientos de población y contactar, detectar y aislar fuentes rápidamente. Big data y los ingenieros de información han jugado un rol muy importante en este sentido”.

Gong Ke - Federación Mundial de Organizaciones de Ingeniería

Y más allá de todo esto, la inteligencia artificial se está usando para el diagnóstico del SARS-CoV-2. “Infervision”, un software que automáticamente detecta síntomas a través del escaneo de imágenes, puede realizar diagnósticos más rápidos y reducir el riesgo de errores humanos.
 
“El sistema ayuda a los médicos a ahorrar un tiempo invaluable y a incrementar la eficacia a la hora de juzgar los síntomas”, dice Ming-Ming Cheng, profesor de la Facultad de Informática de la Universidad de Nankai, en China.
 
Robots que utilizan tecnología ultravioleta para desinfectar áreas se comienzan a usar en países de todo el mundo para minimizar la exposición al coronavirus de pacientes y trabajadores de salud
Crédito de la imagen: UVD Robots.

Además de estas innovaciones tecnológicas, la ciencia de datos también contribuye con los esfuerzos para contener la pandemia del coronavirus. 
 
Así, la Universidad Johns Hopkins tiene un mapa global que muestra el número de casos confirmados en todo el mundo en base a los reportes oficiales.
 
Y Healthmap, una iniciativa de organismos como la Escuela de Medicina de Harvard, el Hospital Infantil de Boston y la Universidad Northeastern tiene un enfoque similar, aunque también incorpora datos de las redes sociales.
 
Event Horizon lanzó un modelo matemático que predice dónde pueden esparcirse los virus basándose en las rutas de los vuelos internacionales.
 

COVID-19 confirmed cases as of 29 Feb'

Mapa animado sobre los casos confirmados de COVID-19 desde el 12 de enero de 2020.

“Los datos pueden ayudar a manejar los movimientos de población y contactar, detectar y aislar fuentes rápidamente. Big data y los ingenieros de información han jugado un rol muy importante en este sentido”, dijo a SciDev.Net Gong Ke, presidente de la Federación Mundial de Organizaciones de Ingeniería (WFEO por sus siglas en inglés).
 
Los temores respecto de la diseminación del coronavirus forzaron la postergación del primer Día Mundial de la Ingeniería para el Desarrollo Sustentable, propuesto por WFEO.
 
Gong afirma que los ingenieros están trabajando con los científicos y los médicos para desarrollar métodos más eficientes para diagnosticar el coronavirus así como para probar potenciales tratamientos.
 
“Resolver los problemas del mundo es un esfuerzo colaborativo enorme que involucra a los sectores públicos y privados y se extiende a través de las disciplinas, las fronteras y las demografías”, dice Kathy Renzetti, director ejecutivo del grupo de defensa de la ingeniería DiscoverE, con sede en los Estados Unidos.
 
Internet ha hecho que la colaboración sea significativamente más fácil. La secuenciación hecha por los científicos chinos, que estuvo disponible públicamente apenas unas semanas después del brote en Wuhan, es estudiada por investigadores y médicos de todo el mundo, en un intento por desarrollar vacunas y tratamientos contra el coronavirus. La secuenciación del genoma llevado a cabo de manera pionera en Brasil se compartió en virological.org, un foro para el análisis e interpretación de la evolución molecular y la epidemiología del virus.
 
Otros investigadores han publicado sus trabajos en bases de datos en línea, como DrugVirus.info, una plataforma de libre acceso que brinda información sobre los componentes existentes que se pueden usar para el tratamiento del COVID-19.
 
El reposicionamiento, o la reutilización de fármacos, que busca encontrar nuevos usos terapéuticos para los que ya existen, también están bajo exploración. 
 
“Tomará tiempo desarrollar drogas contra el coronavirus. De todos modos, este enfoque de reutilización lo acortará”, explica Denis Kainov, profesor asociado del departamento de medicina clínica y molecular de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.