Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[RÍO DE JANEIRO] En una manifestación pública, la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC, por su sigla en portugués) y la Academia Brasileña de Ciencias (ABC) repudian vehemente la intimación policial del profesor emérito de la Universidad Federal de São Paulo (UNIFESP), Elisaldo Carlini, para deponer sobre supuesta apología a las drogas, un delito que se pueda castigar con hasta tres años en la cárcel brasileña.

Intimado a dar testimonio a petición del Ministerio Público, tras estar involucrado en la organización de un simposio sobre marihuana, Carlini tuvo que comparecer en una comisaría policial en São Paulo en el miércoles 21 de febrero.

A los 87 años, Carlini es miembro titular de la ABC y director del Centro Brasileño de Información sobre Drogas Psicotrópicas (Cebrid). Premiado internacionalmente, “sigue siendo el más respetado científico brasileño con actuación en el área de drogas”, dice el manifiesto, firmado también por otras 30 organizaciones científicas.

Según el comunicado, ya en la década de 1970, Carlini produjo investigaciones pioneras que caracterizaron la acción anticonvulsivante de la marihuana, que apenas en los últimos años comenzó a ser ampliamente reconocida en Brasil. Sus investigaciones permitieron la formulación de remedios eficaces para tratar enfermedades como epilepsia y esclerosis múltiple, hoy utilizados en diversos países.

“Acusar al Dr. Carlini de apología a las drogas equivale a criminalizar la inteligencia y el conocimiento técnico-científico”.

Sidarta Ribeiro, Instituto del Cerebro de la Universidad Federal de Rio Grande del Norte

Afirman los científicos en el manifiesto: “Acusar al Dr. Carlini de apología a las drogas equivale a criminalizar la inteligencia y el conocimiento técnico-científico. Se trata de una provocación cruel y vacía contra un científico que dedicó toda su vida a la frontera del conocimiento”.

Hasta el momento, la posesión de marihuana ha sido despenalizada en 12 países de América Latina: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Jamaica, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay.

Los grados de regulación e implementación varían considerablemente entre un país y otro. En países como Uruguay y Paraguay, la investigación está reglamentada por ley.

En este contexto regional, para el neurocientífico Sidarta Ribeiro, director del Instituto del Cerebro de la Universidad Federal de Rio Grande del Norte y secretario de la SBPC, Brasil está a contramano de la historia. 

“La investigación del Dr. Elisaldo Carlini por apología al uso de drogas es de un anacronismo atroz, fruto de la completa ignorancia de la importancia de la marihuana para la medicina del siglo XXI, así como del trabajo pionero de este gran científico brasileño en el descubrimiento de las propiedades terapéuticas de la marihuana”, afirmó Ribeiro a SciDev.Net. En su opinión, la investigación policial revela una peligrosa incomprensión del papel de la ciencia en la sociedad. “La libertad de pensar y de buscar es crucial para el desarrollo de la nación”, afirmó.  

“Desafortunadamente, Brasil parece estar dando marcha atrás en la cuestión de las drogas, que tiene impacto directo en la seguridad, salud y economía”, dijo.

Para Ribeiro, el cercenamiento del debate y la persecución de científicos no es el camino más adecuado.

“Para desconsuelo de los que insisten en hacer apología de la guerra a las drogas, la legalización de la marihuana para uso medicinal, religioso o recreativo es una tendencia mundial que viene reduciendo la violencia, formalizando el mercado clandestino y produciendo ganancias reales de calidad de vida para la población; la guerra a las drogas ha fracasado globalmente y hay que superarla”, concluyó.
 

Enlace a la carta pública de la SBPC y la ABC a favor del científico Elisaldo Carlini

Temas relacionados