Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Científicos luchan contra enfermedad mortal de bananos
  • Científicos luchan contra enfermedad mortal de bananos

Crédito de la imagen: Miguel Dita

De un vistazo

  • Hongo mata bananos Cavendish y sus esporas contaminan el suelo por décadas

  • Raza 4 tropical está afectando Asia, África Oriental y el Medio Oriente

  • Científicos de África y América Latina aumentan investigación sobre enfermedad

Shares
Los científicos en países en desarrollo luchan por hallar la cura contra un hongo devastador que amenaza con aniquilar el comercio mundial de los bananos y hundir a millones de agricultores en la pobreza.

Alrededor del mundo, los bananeros están perdiendo la batalla contra la raza 4 tropical, un hongo del suelo que mata los bananos Cavendish, la única variedad que se cultiva para el mercado internacional. La enfermedad se descubrió a inicios de los años ochenta en Malasia, pero ahora ha empezado a barrer los cultivos en muchas áreas del Sureste Asiático, así como en África y en el Medio Oriente [1].

El patógeno Raza 4 Tropical, una nueva raza de la enfermedad conocida como ‘mal de Panamá’, escapó de Asia en el 2013. Para el 2015 había infectado plantaciones en Jordania y Mozambique, así como en Líbano y Pakistán; muchos científicos temen una epidemia en África Subsahariana [2].

“El impacto en las áreas agrícolas es inmenso, con pérdidas significativas de plantas y la inhabilidad de erradicar el hongo de los campos afectados”, dice Altus Viljoen, fitopatólogo en la Universidad Stellenbosch en Suráfrica.

La enfermedad puede ser devastadora para los pequeños agricultores de bananos, quienes proveen gran parte de las 17 millones de toneladas de bananos Cavendish comercializadas cada año –la mayoría hacia países ricos en donde esta fruta es popularmente consumida como merienda saludable [3]. Los bananos también son un alimento básico en muchos países tropicales, y la principal fuente de proteínas para más de quinientas millones de personas alrededor del mundo.

La Raza 4 Tropical, una variante del hongo Fusarium oxysporum, se transmite a través de material vegetal infectado, pero también contamina el suelo mediante el contacto con ropa y zapatos de los trabajadores de las plantaciones.
 
Mapa banano en el mundo

En Indonesia y Malasia el hongo arrasó con más de 5.000 hectáreas de bananos Cavendish entre 1992 y 1993, dice Agustín Molina, quien lidera los esfuerzos en investigación sobre bananos en la región Asia-Pacífico para Biodiversity Internacional, una organización mundial de investigación.

“El comercio de exportación de banana en Malasia e Indonesia falló en prosperar por causa de la Raza 4 Tropical”, indica. “Ahora, decenas de miles de agricultores de banana en las Filipinas, China y Taiwán podrían verse afectados”.

Molina y su equipo intentan trabajar con agricultores locales para sensibilizarlos acerca de la amenaza y contener la expansión del hongo. Él aboga por baños de pies, regular el movimiento de los trabajadores e imponer cuarentenas para los semilleros y otro material vegetal importado.

A pesar de tales esfuerzos, la Raza 4 Tropical ha cruzado el Océano Pacífico. Con la presencia del hongo en Mozambique, otros países africanos que dependen ampliamente de la exportación de Cavendish –como en el caso de Uganda- temen por sus cultivos.

"Si no se hace nada en los próximos diez años, se perderán miles de millones de dólares en los cultivos", dice Enoc Kikulwe, un científico asociado de la división de Uganda de Bioversity International.

La razón de la rápida expansión de la Raza 4 Tropical es el comercio global. Uganda, el tercer mayor productor mundial de bananos, importa camiones y equipo para agricultura usados desde China, los que rara vez son desinfectados antes del embarque –poniendo al país en riesgo. Asimismo, Sudán exporta bananos en camiones hacia Líbano y Omán, en donde los semilleros que se cultivan en Jordania o Pakistán son vendidos a Mozambique.

Estadísticas de banano
Crédito: Panamadisease.org

Una vez que el hongo ha infectado una planta se propaga por su xilema, el tejido tubular que transporta el agua desde sus raíces. Estos tubos se obstruyen, la planta marchita y muere. El hongo continúa alimentándose del tejido necrosado y libera esporas que ingresan al suelo y atacan cualquier material susceptible que esté con contacto con la planta.

Científicos de África Subsahariana han intensificado su investigación sobre la enfermedad con la esperanza de prevenir su continua expansión. Pero el financiamiento es escaso y los gobiernos locales aún no están suficientemente alertas, dice Eldad Karamura, coordinador regional de la Red de Investigación Bananera para África oriental y meridional.

“Estamos bajo amenaza”, dice. “Necesitamos mucha más sensibilidad hacia el problema por parte de los generadores de políticas, y capacitar a más científicos, así como comprar equipo”, agrega.

Actualmente, un laboratorio de la Universidad Stellenbosch en Suráfrica es el único del África Subsahariana que puede comprobar la presencia de la Raza 4 Tropical. Un comité ugandés de expertos en esta enfermedad dice que ese país también podría hacer pruebas, pero necesitaría USD2.5 millones para preparar las instalaciones necesarias. Futuros planes de largo plazo podrían incluir investigación tanto en modificación genética para producir plantas resistentes al hongo, como otras especies de banana para reemplazar el cultivar Cavendish en mercados internacionales dice el comité.

Karamura ha visto de primera mano la devastación que la Raza 4 Tropical causa en las plantaciones de banano. “Cuando visito plantaciones en Mozambique o Asia, no regreso a Uganda con los mismos zapatos; los dejo ahí”, dice.

Sin embargo, el hongo representa la mayor amenaza para América Latina y el Caribe. Esta región es responsable del 25 por ciento de los cultivos mundiales de banano, y del 80 por ciento de las exportaciones globales. Pero los agricultores locales todavía se están recuperando de una infección previa, la causada por la Raza 1, el primer caso del mal de Panamá.

El mal de Panamá apareció en los años cincuenta en América Latina y el Caribe, casi aniquilando el comercio global en los bananos Gros Michel, variedad predecesora de Cavendish. Como con la Raza 4 Tropical, las esporas del hongo pueden sobrevivir en el suelo durante décadas.
Brasil mercado local de banana
Puesto de venta de bananos en un mercado local de Brasil.
Crédito de la imagen: Miguel Dita.
Para tener una idea del impacto potencial de la Raza 4 Tropical si se le deja propagar a nivel mundial, ayuda conversar con Javier Chinchilla, un agricultor de pequeña escala de bananos Gros Michel en Costa Rica, quien sigue cultivando esta variedad menos popular de bananos pues no puede competir con grandes compañías bananeras que cultivan Cavendish.

El fantasma del mal de Panamá aún lo acecha; su parcela solía tener 30.000 plantas de banano en los años ochenta, y ahora tiene cerca de 500.

“Vendemos Gros Michel en las ferias agrícolas locales, pero es cada vez más difícil tener buenas cosechas” dado que el hongo permanece en el suelo, explica Chinchilla. “Mis dos hermanos tuvieron que salirse del negocio, y conmigo trabajan mi padre y otras seis personas, de las que dependen sus familias. Todos dependemos del banano”.

Chinchilla trata de mantener su plantación a flote al sembrar café, chayotes y maíz en su finca, combinadas con los bananos. Pero, como miles de agricultores más en la región, ha dejado de sembrar banano en grandes áreas de terreno por causa de la invasión del mal de Panamá.

“La producción es, hasta cierto punto, nómada”, dice Ana Cecilia Tapia, investigadora de la Universidad de Costa Rica. “Los agricultores cambian de finca cuando se contamina el lote puesto que no tienen mayor recurso tecnológico para atacar la enfermedad”.
Productor brasileño de banano
Un productor brasileño verifica un planta enferma. El tejido vascular afectado presenta un color más oscuro.
Crédito de la imagen: Miguel Dita.
De cara al alto riesgo de una infección por la Raza 4 Tropical, el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) ha reunido a investigadores y a tomadores de decisión.

Este grupo intenta movilizar financiamiento para la investigación y preparación, tales como un mejor monitoreo de los cultivos. “Además coordinamos acciones con organismos regionales fitosanitarios y conformamos grupos técnicos especializados para la atención y el manejo de Raza 4 Tropical”, dice Carlos Ramón Urías, Director Regional de Sanidad Vegetal de este organismo.

El grupo aboga por alejarse de la dependencia hacia el cultivar Cavendish. Hay aproximadamente mil especies diferentes de bananos; si otras especies se cultivaran para su venta, los agricultores podrían verse menos afectados por la llegada de la enfermedad, mientras que el hongo podría tener menos posibilidades de propagarse, argumenta OIRSA.

Pero las preferencias de los consumidores, principalmente en Europa y los Estados Unidos, restringen estas opciones. Cavendish, la variedad que cubre el 47 por ciento de todos los bananos que se cultivan a nivel global, representa lo que muchos consumidores creen que los bananos deberían ser: grandes, largos y amarillos. Debido a esto, los agricultores de pequeña escala como Chinchilla temen que los compradores rechacen variedades locales, que podrían ser más pequeñas, con más sabor, e incluso de otros colores, como rojas o verdes.
Con poca acción internacional, la responsabilidad para encontrar una solución, o por lo menos una estrategia, contra la Raza 4 Tropical, yace en las manos de científicos del sur global [4]. Chinchilla colabora con investigadores de la Universidad de Costa Rica con la esperanza de que esto le ayude a su plantación a sobrevivir a esta enfermedad, en el caso de que ingresara a América Central.

“Ya habíamos descartado sembrar bananos”, dice. “Pero seguimos por necesidad, y porque le hemos dado un voto de fe a los científicos. Ellos quieren encontrar la cura”.

La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net

Referencias

[1] A. B. Molina and others Recent occurrence of Fusarium oxysporum f. sp. cubense Tropical Race 4 in Asia in ISHS-ProMusa Symposium on Recent Advances in Banana Crop Protection for Sustainable Production and Improved Livelihoods (ISHS, 2007)
[2] N. Ordoñez and others First report of Fusarium oxysporum f. sp. cubense Tropical Race 4 causing Panama disease in Cavendish bananas in Pakistan and Lebanon (Plant Disease, January 2016)
[3] Gianluca Gondolini Fighting banana diseases — the end of Cavendish? (Food and Agriculture Organization of the United Nations, 5 February 2014)
[4] S. Vellema y otros The threat of Panama disease to the role of banana and plantain in realising food security: linking local realities to a global problem (Wageningen University, 2013)
[5]  M. Dita; P. Echegoyén y L. Pérez. Plan de contingencia ante un brote de la raza 4 tropical de Fusarium oxysporum f. sp. cubense En un país de la región del OIRSA, OIRSA, 2013.
[6] Urías, C. and others. Plan de Acción de América Latina y el Caribe para la Prevención y Preparación contra el Mal de Panamá (Fusarium oxysporum f. sp. cubense) Raza 4 Tropical. OIRSA, 2015. (ver documentos relacionados en la columna a la derecha).
Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.