Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Manglares desérticos de la costa del Golfo de California
  • Manglares pequeños protegen contra cambio climático

Manglares desérticos de la costa del Golfo de California
Crédito de la imagen: Octavio Aburto / Ezcurra Lab

De un vistazo

  • Pequeños manglares desérticos de Baja California, México, almacenen importantes cantidad de carbono

  • En comparación con los manglares tropicales, mucho más amplio, guardan igual o más cantidad

  • Los manglares desérticos son ecosistemas poco estudiados

Shares
[MÉXICO] Los pequeños manglares que pueblan los desiertos y zonas áridas de Baja California, al norte de México, pueden almacenar cantidades iguales o mayores de carbono subterráneo que sus contrapartes tropicales, habitualmente más amplios.
 
Así concluyó un estudio de científicos mexicanos que podría cambiar la manera en que se valoran estos hábitats. “Los manglares desérticos son un ecosistema al que no se pone demasiada atención y que no había sido estudiado antes”, dice Paula Ezcurra, autora del estudio y bióloga marina del Scripps Institution of Oceanography, en San Diego (EEUU).
 
Para conocer cuánto carbono secuestran los manglares desérticos, Ezcurra y su equipo recolectaron muestras de suelo en dos localidades del Golfo de California: Balandra y Bahía de Magdalena.

“Si quitas un manglar, todo ese carbono almacenando durante miles de años se volvería a introducir al ambiente”.

Paula Ezcurra, del Scripps Institution of Oceanography

 
Después de estimar la cantidad de carbono en cada una, compararon sus valores con los de las dos más grandes extensiones de manglar tropical de los estados de Nayarit y Chiapas.
 
Así encontraron que pese a su pequeña estatura y apariencia atrofiada, los manglares de Baja California, que cubren sólo 0,49 por ciento de la región, guardan casi 28 por ciento del carbono subterráneo del noroeste de México.
 
Este dato “me tomó por sorpresa porque es más [carbono] del que creía. Generalmente uno cree que en los árboles más grandes hay más carbono, pero este estudio demuestra que no necesariamente es así”, dice Fernanda Adame, ecóloga de humedales del Australian Rivers Institute (Australia).
 
La razón más simple, según Ezcurra, es la geografía del manglar. “Los manglares de Balandra, por ejemplo, están restringidos horizontalmente. Allí, justo junto al manglar empiezan las montañas”. Esto provocó que durante los últimos dos milenios el manglar crezca sobre sus propias raíces conforme aumenta el nivel del mar, acumulando grandes cantidades de carbono en sus sedimentos.
 
Los resultados, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (28 de marzo), se publican sólo tres meses después de la destrucción de al menos 22 hectáreas de manglar en Tajamar, Cancún.
 
Este caso es sólo el más reciente de una tendencia que acompaña a México durante años. Según datos de la FAO desde 1980 hasta 2005, México fue el país de Norte y Centroamérica que lideró la pérdida de manglares debido a cambios en el uso de suelo.
Según Ezcurra, su estudio sugiere la importancia de conservar los manglares desérticos. “Si quitas un manglar, todo ese carbono almacenando durante miles de años se volvería a introducir al ambiente. Estarías quitando un bosque que ayuda a luchar [contra] el cambio climático”.
 
Adame piensa que esta es una oportunidad para exigir al gobierno la protección y restauración de los manglares. “México es uno de los cinco países con más manglares en el mundo”, dice. “Cualquier ganancia que pueda tener al quitar un manglar es minúscula comparada con los beneficios que le da a toda la sociedad”.
 
Enlace al estudio completo (en inglés)
Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.