Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

En medio de la pandemia de COVID-19, el neurocientífico Luiz Eugênio Mello, profesor de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp), asumió como director científico de una de las principales agencias de financiación a la investigación en Brasil, la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo (FAPESP).

Aunque FAPESP se refiere solo a São Paulo, el estado es responsable por aproximadamente la mitad de la producción científica brasileña, con un presupuesto anual —para este año— de alrededor de mil millones de reales (unos US$ 195 millones). Este monto es cercano al presupuesto de la agencia nacional, el Consejo Nacional para el Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), que es de 1.200 millones de reales (US$ 234 millones).

En esta entrevista con SciDev.Net, Mello comparte su visión estratégica para la agencia y la ciencia.
 
¿Cuál es su visión estratégica para el futuro de FAPESP?
Tengo la intención de aumentar la eficiencia de la agencia. Entendiendo que no importa cuán buena sea la institución —es un paradigma incluso en comparación con los estándares internacionales—, siempre es posible mejorar las organizaciones. El aumento de la eficiencia de la agencia es un objetivo estratégico importante.
 
Cuando hace referencia a aumentar la eficiencia, ¿a qué se refiere? Uno de los aspectos que ha defendido es la reducción de la burocracia. ¿Sería esto?
Exactamente. Al reducir la burocracia y simplificar el trabajo, eliminando la repetición de tareas, es posible utilizar mejor el tiempo de personas bien preparadas y altamente calificadas, como los coordinadores asistentes y los coordinadores de área. Son personas que a menudo están involucradas en un trabajo más burocrático y quizás menos valioso.
 
Para la ciencia brasileña en momentos de COVID-19 hay oportunidades y desafíos importantes. ¿Cuáles serían las principales oportunidades?
Las oportunidades se encuentran principalmente en la reducción de la barrera geográfica. América del Sur es un continente con una fracción menor de la población mundial y con un porcentaje menor de actividades de ciencia y tecnología en comparación con el resto del mundo.

“Las oportunidades se encuentran principalmente en la reducción de la barrera geográfica (...) En un momento en que los viajes internacionales son limitados, el contacto es principalmente por medios digitales”.

Luiz Eugênio Mello, director científico de FAPESP

 

En un momento en que los viajes internacionales son limitados, el contacto es principalmente por medios digitales. En ese sentido, no importa si estoy en un país vecino, como Francia o Alemania, o si estoy en un país remoto como Brasil. La colaboración podría tener lugar de la misma manera. Diría que esta es una oportunidad, solo que depende de una dificultad, que es el conocimiento previo. Las relaciones entre los seres humanos se establecen sobre la base de la confianza, y esa confianza debería ganarse de antemano para simplificar el proceso.
 
La ciencia ha tenido, o puede tener, un papel relevante para enfrentar la epidemia. ¿Podría ser esta también una oportunidad importante para la ciencia brasileña, como fue en el caso del Zika?
El zika fue un episodio único en el sentido de que no afectó a los países centrales. No presentó un problema de salud pública en Inglaterra, Francia, Estados Unidos, donde no hubo casos. En Brasil representó un problema relevante y único, brindando una oportunidad a los científicos brasileños para abordar la construcción de conocimiento y soluciones a ese problema de salud pública.

En contraste, COVID-19 es un problema mundial y la competencia también lo es. Por otro lado, los estudios sobre la efectividad del medicamento A o B, o la efectividad de la medida del comportamiento A o B, se implementan simultáneamente en todo el mundo y, en este sentido, la colaboración es nuevamente importante. Si puedo comparar mis resultados con los de colegas de otros países, iré más allá.
 
Un sector que COVID-19 ha afectado enormemente es la economía. El presupuesto de FAPESP corresponde a 1 por ciento de los ingresos fiscales totales del estado de São Paulo. ¿Cuál podrá ser el impacto para FAPESP?
De hecho, como el presupuesto de FAPESP está vinculado a la recaudación de impuestos del estado de São Paulo (1 por ciento de los ingresos obtenidos a nivel estatal se asigna como recursos para inversiones en FAPESP), si los ingresos fiscales del estado caen, el de FAPESP también cae. El pronóstico es que caerá.

Por otro lado, FAPESP está relativamente preservado en comparación con otras agencias en el país y en el extranjero. Además, ya hemos tomado medidas para adaptarnos al impacto en el presupuesto.
 
¿Qué medidas ha previsto FAPESP para protegerse de ese impacto?
Me refiero, por ejemplo, a contratos en moneda extranjera. FAPESP tiene aproximadamente US$ 100 millones en contratos en monedas extranjeras. Entonces, si US$ 100 millones correspondieron a 400 millones de reales, en un momento dado de la crisis correspondieron a 600 millones de reales. Una carga de 200 millones de reales.

Este impacto es teórico porque el tipo de cambio ya se ha reducido de alrededor de 6 a cerca de 5, la volatilidad del tipo de cambio ha sido grande.
Por otro lado, los viajes al extranjero se han limitados por varias razones. FAPESP tiene un tipo de beca llamada Beca de prácticas en el extranjero, que se suspendió. Otras becas que no están en uso, pero que estaban siendo procesadas o que serían enviadas, cerraron su ventanilla, u no van a ser evaluadas.

También se están revisando todas las importaciones que excedan los US$ 50 mil para evitar este impacto de la fluctuación del tipo de cambio. Paralelamente, se han implementado otras medidas internas que establecen un mayor rigor en los procesos de análisis para mantener un fondo de reserva presente y sólido en la agencia. De ese modo, si el estado cae en bancarrota, todavía podría pagar las subvenciones sin atraso para los becarios, y podría honrar los proyectos sin demoras.
 
Otras agencias brasileñas de apoyo a la investigación se encuentran en una situación deteriorada, con recursos reducidos. ¿Qué tipo de impacto está teniendo esto en São Paulo?
Es un impacto muy grande e importante. FAPESP nunca tuvo la ambición de ser el único apoyo al desarrollo de la ciencia y la tecnología en el estado de São Paulo, no hay forma de que FAPESP por sí solo pueda asumir esta tarea.

Los recursos de otras instituciones que apoyan la ciencia y la tecnología también son esenciales en el estado de São Paulo. Una eventual disminución de los recursos tanto del CNPq como de la Coordinación para el Mejoramiento del Personal de Educación Superior (Capes) tendría un impacto desastroso en el desarrollo de la ciencia y la tecnología en el estado de São Paulo.

De hecho, el CNPq parece estar logrando preservar sus becas, pero ha tenido una reducción sustancial en la financiación. Si no fuera por la epidemia, la asignación de fondos para el CNPq destinado a financiación este año sería de 16 millones de reales (US$ 2,9 millones). Con la epidemia se liberó una gran cantidad de recursos, pero específicamente destinados a confrontar COVID.
 
En Brasil, desde 2019 ha habido una gran discusión en torno a las ciencias sociales y humanas. En su opinión, ¿cuál es el lugar de estas disciplinas en la ciencia brasileña y en la ciencia en general?
Son primordiales. Es imposible decir que A es mejor que B. Las tres categorías —ciencias humanas, ciencias de la vida y ciencias exactas— son igualmente importantes y tienen la misma prioridad dentro del alcance de FAPESP.

Mi esposa e hija son artistas visuales, mi hijo estudia cine. Con una familia así, posiblemente sería expulsado si no lo valorara, y tal vez ni siquiera tuviera esta familia. Estoy poniendo mi perspectiva personal, pero es para ilustrar que entiendo la importancia de estas áreas, de las actividades asociadas con las ciencias humanas y sociales aplicadas. Parece absurdo limitar la inversión específicamente a aquellas áreas que pueden dar como resultado un retorno económico aparentemente más inmediato.

“Es un trabajo apasionante porque al final lo que me mueve, lo que mueve a muchas otras personas, es la posibilidad de cambiar el mundo, de contribuir a un mundo mejor (...) FAPESP es una palanca increíble”.

Luiz Eugênio Mello, director científico de FAPESP

 
La Organización Mundial de la Salud ha estado muy preocupada por las noticias falsas vinculadas a la ciencia y la salud. El director, Tedros Adhanom, ha señalado que es tan grave como el virus mismo desde el punto de vista del daño. ¿Cómo ve este fenómeno?
Las noticias falsas son un gran problema. Es un fenómeno complejo cuya mera antagonización a través de la clarificación, aunque importante, no parece ser la forma más efectiva.

La estrategia de simplemente oponerse tampoco parece ser eficiente. Es casi como poner una tela roja frente a un toro. La tela roja es una noticia falsa y el toro es la verdad: genera un debate interminable. Se entiende que los trolls se alimentan de ira y odio. Para ellos, el choque es mucho más energizante y motivador.

En esta pelea, la historia ya está contada y el lado de las noticias falsas tiende a ganar, porque tiene la energía para hacerlo, vive de ello.

Me sorprende ver que en el siglo XXI haya movimientos antivacunas, de terraplanismo; es absurdo. En lugar de usar estos términos, prefiero decir que hay personas que no creen en evidencia científica sólida y materializada. Es casi como un culto. En este sentido, existe este sesgo de creencia, de que las personas creen lo que quieren creer. El remedio principal para las noticias falsas es un remedio a largo plazo y es el remedio educativo.
 
¿Qué significa asumir la dirección de una agencia del tamaño de FAPESP en momentos de pandemia?
No me puedo quejar porque pedí estar en ese puesto, lo solicité, luché por él, tuve éxito, fui nominado y elegido. Por supuesto, no sabía que sería en esta contingencia.

Pero lo que puedo decir es que es un trabajo apasionante porque al final lo que me mueve, lo que mueve a muchas otras personas, es la posibilidad de cambiar el mundo, de contribuir a un mundo mejor donde las cosas son mejores de lo que son.

Este cargo ciertamente es esa palanca. Un poco como la analogía de Arquímedes: “dame una palanca y moveré el mundo”. FAPESP es una palanca increíble.
 


FAPESP es uno de los donantes de SciDev.Net