Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Crisis en la ciencia mexicana

Shares

[CIUDAD DE MEXICO] En el Programa Especial de Ciencia y Tecnología 2001-2006, el gobierno del presidente Vicente Fox se comprometió a alcanzar una inversión en ciencia del uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al final de su gobierno, pero en el 2003, a inicios de su tercer año en el poder, la cifra continúa estancada en el 0.42 por ciento del PIB.

En los últimos 20 años y luego de tres gobiernos, este indicador se ha mantenido sin variación. Muchos científicos que esperaban mejores condiciones han preferido salir del país o, en el mejor de los casos, buscar el financiamiento a través de colaboraciones con sus colegas de otros países.

"Es la misma historia de siempre; desde hace 20 años hemos estado esperando que esta situación cambie y nunca cambia, nunca hay dinero", señaló René Drucker, coordinador de la Investigación Científica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), institución que realiza cerca del 50 por ciento de la investigación del país. "No hay una política de Estado, hay palabras y el compromiso en el discurso, pero en la práctica no existe".

Según las cifras más recientes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), organismo rector de la política científica mexicana, la inversión para el 2003 asciende a poco más de 28 mil millones de pesos (2 mil 500 millones de dólares), de los cuales el 80 por ciento proviene del financiamiento público y el 20 por ciento restante, de la iniciativa privada.

Para poder alcanzar la cifra prometida se hubiera requerido un aumento de por lo menos 13 mil millones de pesos (mil 100 millones de dólares) cada año de forma sostenida durante los seis años que dura el periodo presidencial, o lo que es lo mismo, un aumento de casi 50 por ciento cada año tomando como base el presupuesto del año 2000.

Jaime Parada Ávila, director general del Conacyt, señaló que tanto la inversión del gobierno federal como el presupuesto otorgado al Consejo recibieron un aumento del 11 y 9 por ciento respectivamente para este año, insuficiente para la comunidad científica y para la meta planteada. Sin embargo, por primera ocasión en lo que va del gobierno actual, Parada justificó el incumplimiento de las metas trazadas en materia de ciencia y tecnología por el gobierno, a la falta de recursos fiscales. "La inversión para el 2003 es insuficiente de acuerdo con las necesidades del país; se debería invertir por lo menos el triple de este monto", dijo. "Para alcanzar la meta del uno por ciento del PIB, se requiere triplicar el gasto y llegar a los 70 mil millones pesos (6 mil 400 millones de dólares)".

El funcionario subrayó que con los recursos fiscales disponibles no es posible cumplir algunas de las metas establecidas, como incrementar el número de investigadores y doctorados, ya que se plantearon bajo la "hipótesis y el supuesto de la elevación de los recursos fiscales en el gobierno".

Por su parte, el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, José Antonio de la Peña, afirmó que de esta manera "se cancela la perspectiva de alcanzar el uno por ciento del PIB destinado a la ciencia y la tecnología al final del sexenio. Revertir una inversión tan reducida será muy difícil".

De la Peña mencionó que desde hace dos años se ha sufrido un fuerte atraso por la falta de recursos para apoyar proyectos, la formación de nuevos científicos y la contratación de investigadores. "El rezago de un año más se acumula a todos los retrasos anteriores y sus efectos los sufriremos muy pronto", dijo.

A nivel internacional, México se encuentra fuera de competencia internacional como lo demuestra el último lugar que en este rubro mantiene el país dentro de los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
De acuerdo con los indicadores del año 2002 sobre ciencia y tecnología de la OCDE, México se ubica en último lugar con sólo el 0.42 por ciento del PIB, y es superado por Turquía con el 0.63, Grecia el 0.67 y República Eslovaca con 0.69 por ciento del PIB. Con relación al promedio de América Latina, región donde la OCDE registra un promedio de inversión del 0.60 por ciento del PIB, México tiene uno de los índices más reducidos.

Además, México se sitúa muy lejos de la inversión que realizan países como Finlandia, que destina el 3.37 por ciento de su PIB, Japón con 2.98, Estados Unidos con el 2.70 y Corea con 2.68 por ciento.

"No ha habido una política que impulse la actividad científica; para el gobierno no tiene importancia y se le puede dejar a un lado en caso de emergencias presupuestarias", afirmó René Drucker. "Mientras se continúe con esa idea, seguiremos siendo de los países menos desarrollados del mundo y, ciertamente, estaremos en la cola de los países de la OCDE".

Juan Ramón de la Fuente, rector de la UNAM, criticó severamente la política científica del gobierno, y señaló que la ciencia mexicana ha sufrido un estancamiento en por lo menos las últimas dos décadas.

"El problema real de la ciencia en nuestro país es que no se ha definido una política y un interés de Estado", dijo De la Fuente. "A pesar de la fuga de talentos de México y de la crisis que amenaza de manera irreversible a la ciencia da la impresión de que no hay un proyecto de largo aliento en la materia".

Señaló que las políticas actuales se basaron en una visión de corto plazo, donde se puso más atención en lo mediático y no se realizó un análisis más minucioso. "No fueron rigurosamente meditadas ni fue un ejercicio responsable".

Durante más de 20 años, muchos científicos habían albergado la esperanza de que "algún día" la ciencia ocupara un lugar fundamental en las políticas del Estado, más aún después del derrocamiento del PRI por Vicente Fox. Sin embargo, éste no ha cumplido su promesa de cambio que tanto prometió en su campaña electoral.

"Ha habido un cambio en el actual gobierno, pero ha sido un cambio para mal", indicó Drucker. "La esperanza de los científicos ya se está agotando".

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.