Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Más de tres décadas de investigación en medicina y farmacología y un sólido sistema de salud son la clave para que Cuba haya logrado eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y de la sífilis, coinciden expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y autoridades de salud pública de ese país.
 
“El sistema de salud cubano ha tenido un elemento esencial sustentado en las investigaciones,  lo que ha permitido construir un modelo perfeccionado a partir de la evaluación de cada uno de nuestros resultados”, dijo a SciDev.Net Roberto Morales Ojeda, ministro cubano de salud pública.
 
El 30 de junio, Cuba se convirtió en el primer país del mundo en recibir de la OMS la validación por haber eliminado la transmisión de madre a hijo del VIH y de la sífilis.

“El programa para enfrentar el VIH se inició en 1986 y para sífilis en 1970; desde entonces, la investigación ha jugado un papel decisivo en el perfeccionamiento del sistema de salud”.

Roberto Morales Ojeda, Ministro de Salud Pública de Cuba

 
“Una red nacional de servicios de salud que cuenta con recursos humanos capacitados, medicamentos, incluyendo antirretrovirales, servicios de laboratorio y un sistema de información con cobertura nacional para el monitoreo y la evaluación del programa son los componentes que condujeron a este logro”, añade el ministro.
 
La transmisión de madre a hijo se considera eliminada cuando las tasas de infección alcanzan a menos de 2 de cada 100 bebés nacidos de mujeres con VIH, y a menos de un caso por cada 2.000 nacidos vivos en el caso de sífilis.
 
El proceso de validación exige la elaboración de un informe nacional y la visita al país solicitante de un comité de expertos convocado por la OPS, que presenta un informe a la OMS. Anguila, Barbados, Canadá, Estados Unidos, Montserrat y Puerto Rico también han solicitado la validación.
 
"El éxito de Cuba demuestra que el acceso y la cobertura universal de salud son factibles y clave del éxito", afirma Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud.
 
“El programa para enfrentar el VIH se inició en 1986 y para sífilis en 1970; desde entonces, la investigación ha jugado un papel decisivo en el perfeccionamiento del sistema de salud”, enfatiza el ministro.
 
Según el funcionario, Cuba cuenta con siete mil proyectos de investigación sobre distintos cuadros de salud, cuyos avances se reflejan en la literatura médica publicada sobre el control del VIH, por ejemplo.
 
Cuba produce sus propios medicamentos e insumos para el diagnóstico, hecho que marca una diferencia con otros países, en los que el costo de algunos antrirretrovirales puede constituirse en una barrera para el tratamiento de personas con HIV, explica a SciDev.Net Mónica Alonso, Asesora Regional de VIH de la OPS/OMS.
 
Los insumos y medicamentos que utilizamos son costosos y todos importados, lo que obliga al gobierno a una inversión permanente, reconoce la Bioquímica Marisa Corazza, a cargo del Centro Provincial de VIH/SIDA del Instituto Biológico Dr. T. Perón (Argentina).
 
Ella considera que el factor principal del éxito en Cuba es “la prevención: evitar la transmisión vertical por la implementación de un riguroso seguimiento de las pacientes”.

Temas relacionados