Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Por más de un siglo, el pilar del tratamiento para la mordedura de serpientes ha sido el suero antiofídico o antiveneno elaborado a partir de anticuerpos producidos por caballos inyectados con veneno de serpientes.

Así, cuando Andreas Hougaard Laustsen y sus colegas desarrollaron en su laboratorio un antiveneno que era efectivo y que no acarreaba el riesgo de efectos secundarios severos de los anticuerpos derivados de caballos, cumplió la promesa de un tratamiento más seguro para el envenenamiento por mordedura de serpientes, una enfermedad desatendida que mata unas 138.000 personas por año.

En esta entrevista, Laustsen, asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en envenenamiento por mordedura de serpientes y jefe del Laboratorio de Farmacología Tropical de la Universidad Técnica de Dinamarca, explica a SciDev.Net acerca de cómo la biotecnología moderna puede ayudar a enfrentar un enemigo antiguo: las serpientes venenosas.

¿En qué difiere su antiveneno experimental de los existentes?

Es importante subrayar que los antivenenos existentes, cuando se producen adecuadamente, salvan vidas y son efectivos en neutralizar el veneno de las serpientes. Se basan en anticuerpos —hay algunos formatos diferentes y específicos—, pero podría decirse que esencialmente se basan en anticuerpos derivados de caballos.

El problema es cuando se toma algo derivado de caballo y se inyecta en una persona; el sistema inmunitario humano lo reconoce como extraño. De ese modo podría causar la llamada enfermedad del suero, o terminar en anafilaxis, lo cual es una reacción hiperalérgica inmediata, un efecto similar al que desarrollan los alérgicos a las avispas cuando los pica este insecto.

Así que pensamos, ¿por qué no sustituir los anticuerpos de caballos con anticuerpos humanos? Y ya que estamos en eso, en vez de usar a personas para producir anticuerpos —lo cual, por supuesto, no sería ético—, por qué no utilizar algunas de las tecnologías que se emplean para producir anticuerpos monoclonales o anticuerpos terapéuticos.

Ocho de los diez medicamentos más vendidos son anticuerpos humanos, y debido al gran interés en este campo, muchas tecnologías de producción se han desarrollado para usar estas moléculas a un bajo costo. Esencialmente, el objetivo es eliminar el riesgo de reacciones adversas a los antivenenos y poder producirlos a un menor costo.

¿Cuáles son los otros obstáculos de usar anticuerpos extraídos de animales?

Al usar anticuerpos de un caballo, el organismo no diferencia entre anticuerpos que reconocen toxinas del veneno y aquellos que ha desarrollado el caballo contra otras cosas, como bacterias y virus. Para 99 por ciento de los antivenenos se tiene todo un lote (de anticuerpos) y probablemente cerca de 70 al 90 por ciento de ellos no trabajan contra toxinas de serpiente relevantes a nivel médico, por lo que esos anticuerpos no hacen nada bueno.

Lo que estamos tratando de hacer es limitar el número de anticuerpos que queremos producir a solo aquellos que pueden detectar toxinas de serpientes que sean relevantes. Si se consideran todos los venenos de serpientes se estima que hay alrededor de 25.000 componentes en estas sustancias dañinas. Queremos enfocarnos en los componentes más relevantes del veneno, lo cual implica también menores costos de desarrollo.

¿Cuáles son los próximos pasos de su investigación?

Hemos desarrollado anticuerpos contra algunas de las neurotoxinas más importantes de la mamba negra. Si solo nos enfocamos en enfrentar a esta serpiente, probablemente necesitaremos dos anticuerpos más en los que estamos trabajando. Así, podemos tener el subconjunto completo de anticuerpos que pueden ser usados para hacer un llamado ensayo de rescate.

Este tipo de ensayo consiste en inyectar veneno en un ratón simulando la mordedura de una serpiente (normalmente es una inyección intramuscular); luego esperar un rato y finalmente inyectar el antiveneno directamente en las venas, y así comprobar si se salva la vida del ratón. Esta etapa podría alcanzarse en un año, dependiendo de un par de temas.

Es importate pregutarse si un producto como ese podría ser llevado a ensayos clínicos y a desarrollo ulterior. Sin embargo, no creo que sea comercialmente viable o relevante producir solo veneno contra la mamba negra. Creo que simplemente hay muy poca cobertura de especies. Si observas África, donde vive la mamba negra, lo que puede ser relevante es que haya un antiveneno que funcione contra las cinco especies de mamba, así como contra las mordeduras neurotóxicas de la cobra.

Esto es relevante porque cuando se piensa en cómo podría funcionar el producto final, el médico tratante no debería tener muchas dudas sobre si el veneno es efectivo ante una determinada mordedura.

¿Por qué los medicos a veces dudan de usar antivenenos?

En muchos casos, las víctimas de las mordeduras de serpientes no tienen necesariamente un envenenamiento severo. Hay muchas serpientes que muerden en seco. Visto desde la perspectiva de la serpiente, su misión no es matarte y comerte (no hay serpientes lo suficientemente grandes para tragar un humano). Su objetivo es básicamente disuadirnos.

Así, algunas serpientes muchas veces hacen muchas mordidas secas para alejarnos, mientras que otras serpientes tienden a inyectar veneno. Dado que hay ciertas cuestiones con los antivenenos, ambas en términos de costos y de reacciones adversas, los médicos dudan sobre si utilizarlos hasta que sea indicado, lo cual básicamente significa dejar que el paciente desarrolle síntomas. (En esta etapa) se podría decir que ya se está perdiendo la carrera contra las toxinas.

¿Qué tan optimista es usted acerca del desarrollo de nuevos antivenenos?

Estamos apenas iniciando lo que se podría llamar la próxima generación en sueros antiofídicos. Muchos intentos han sido esporádicos, con personas que encuentran algo que funciona un poco. Espero que esto cambie drásticamente en los próximos dos años.

Niguna persona que entienda de antivenenos se pregunta si los antivenenos son correctos en términos terapéuticos. Lo que se preguntan es si es muy caro de desarrollar y producir.

Hay pocos laboratorios de investigación en antivenenos que tienen instalaciones adecuadas para la identificación de anticuerpos.

Las personas que entienden de venenos no tienen las instalaciones o infraestructura para desarrollar anticuerpos. Muchos de los laboratorios que tienen las instalaciones para hacerlo no saben que la mordedura de serpientes es un problema. O no tienen interés en ello, porque el envenenamiento por mordedura de serpientes no es comercialmente atractivo.

Este artículo fue producido por la edición global de SciDev.Net. Encuentre el artículo original en inglés, aquí.

Temas relacionados