Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[RÍO DE JANEIRO] El anuncio del gobierno brasileño de que aplicaría la vacuna contra la fiebre amarilla con un quinto de la dosis convencional para enfrentar la epidemia de la enfermedad presentada en 2017-2018, causó controversias en los medios masivos y las redes sociales. La campaña, iniciada en febrero de este año, está dirigida a atender 20 millones de personas.

Pero un artículo publicado en journal Vaccine (27 de junio) trae evidencias científicas de que la llamada vacuna ‘fraccionada’ de hecho puede ser útil en el combate contra la enfermedad.
 
En el estudio, los investigadores brasileños evaluaron la duración de la inmunidad ocho años después de la administración de la dosis reducida, realizada en el año 2009, después de otra epidemia.
 
Participaron del estudio 318 adultos jóvenes hombres (reclutas militares) que recibieron la vacuna con dosis distintas. Los participantes eran seronegativos antes de la vacunación y no se han revacunado desde entonces.

Es necesario, por supuesto, poder establecer cuál será la respuesta en niños; si deberán recibir la dosis completa, o si una dosis fraccionada tendrá una respuesta adecuada de eficacia inicial, pero requerirá de un refuerzo varios años después para sostener la duración de la misma”.

Tomás A. Orduna, Hospital de Infecciosas F.J. Muñiz, Argentina

 
De acuerdo con el artículo, “el 85,2 por ciento de los participantes permanecieron seropositivos a la fiebre amarilla ocho años después de la vacunación, sin diferencias significativas entre los grupos que recibieron la dosis reducida y los que recibieron la dosis completa”. Los autores concluyen que las “dosis reducidas parecen haber inducido una inmunidad tan durable como la dosis completa”.
 
Sin embargo, para Reinaldo de Menezes Martins, investigador de Bio-Manguinhos de la Fundación Oswaldo Cruz y uno de los autores del artículo, la vacuna fraccionada solo debe ser indicada en situaciones críticas.
 
"Creo que tenemos mayor experiencia con la vacuna con la dosis completa que con la vacuna fraccionada y, si hay disponibilidad, la vacuna con la dosis completa es preferible”, dijo a SciDev.Net. “Además, solo un fabricante de la vacuna, Bio-Manguinhos, llevó a cabo estos estudios”.
 
De acuerdo con los autores, existe una escasez mundial de la vacuna contra la fiebre amarilla, y el problema es recurrente debido, por un lado, a su producción limitada y, por otro, a la ampliación de la circulación del virus, con riesgo creciente de urbanizarse o de reurbanizarse en varios países.

vacuna fiebre amarilla, vacuna by panos.jpg
Crédito: Panos.
 
La enfermedad es endémica especialmente en las zonas tropicales de África, América Central y Sudamérica.
 
“Aproximadamente 450 millones de dosis son necesarias para alcanzar alrededor de 80 por ciento de la cobertura mundial en las zonas afectadas con la enfermedad, mientras la producción anual de la vacuna es sólo 80 millones de dosis”, afirmaron los autores en el estudio.
 
En este sentido, Tomás A. Orduna, jefe del Servicio de Patologías Regionales y Medicina Tropical del Hospital de Infecciosas F.J. Muñiz, en Argentina, consideró que “los resultados del artículo son muy importantes en función de la actual situación epidemiológica que demanda una necesidad creciente de vacunas contra fiebre amarilla, la cual no puede ser satisfecha por la producción mundial de la misma”.
 
“Por ello, más allá de la respuesta inmediata en relación a seroconversión, que ha sido establecida en diversos trabajos, demostrar que la duración de la misma se equipara entre la dosis completa versus la fraccionada, permite iniciar un camino hacia la posibilidad de no necesitar refuerzos después de recibir un quinto de la dosis, y así poder cubrir  cinco veces más personas que lo que la producción actual podría satisfacer con la administración de dosis plena”.
 
Y agregó: “Es necesario, por supuesto, poder establecer cuál será la respuesta en niños; si deberán recibir la dosis completa, o si una dosis fraccionada tendrá una respuesta adecuada de eficacia inicial, pero requerirá de un refuerzo varios años después para sostener la duración de la misma”. El virus de la fiebre amarilla circula actualmente en las regiones metropolitanas de Brasil con mayor densidad poblacional, alcanzando a 32,3 millones de personas que viven, incluso, en áreas que nunca tuvieron recomendación de vacunarse. Este valor es cuatro veces superior al de la epidemia de 2009.
 
Entre el 1° de julio de 2017 y el 28 de febrero de 2018 se han confirmado 723 casos y 237 muertes de fiebre amarilla en Brasil; hay otros 785 casos posibles de la enfermedad, de acuerdo con el Ministerio de la Salud. Entre el 1 de julio de 2016 al 30 de junio de 2017, se confirmaron 576 casos y 184 muertes.

Enlace al artículo completo en journal Vaccine

Temas relacionados