Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SAN JOSÉ] Existen al menos 208 plantas medicinales centroamericanas empleadas tradicionalmente para tratar mordeduras de serpientes, pero la falta de evidencia científica sobre su eficacia y seguridad impide que sean popularizadas.
 
Así lo determina una revisión de la literatura científica publicada en la última edición del Journal of Ethnopharmacology, que analiza el uso de este saber ancestral en siete países centroamericanos y concluye que este campo se encuentra todavía en una etapa muy temprana, con pocos avances en pruebas preclínicas y clínicas.

Pasar de un extracto demostrado en un laboratorio a un fármaco que llegue al mercado es un camino largo”.

José María Gutiérrez, Instituto Clodomiro Picado, Costa Rica


La información está dispersa: solo nueve de estas 208 plantas fueron mencionadas en tres estudios o más. Entre las más citadas están las hojas y corteza del bejuco guaco (Aristolochia trilobata) y la raíz, hojas y corteza de la tortilla de los sapos (Cissampelos pareira L.).
 
Cada año, entre 1,2 y 5,5 millones de personas en el mundo sufren mordeduras de serpientes. De estos casos, 5.500 ocurren en los siete países centroamericanos analizados (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá).
 
Aunque algunos como Costa Rica cuentan con una adecuada cobertura de sueros antiofídicos, otros del Sur Global carecen de estos tratamientos, particularmente en zonas rurales.
 
Peter Giovannini, uno de los autores e investigador del Jardín Botánico Real de Kew, en el Reino Unido, dice a SciDev.Net  que en áreas donde el suero no está disponible, las personas suelen utilizar plantas medicinales como tratamiento de primera mano contra las mordeduras de serpientes, pese a la carencia de datos que comprueben su eficacia.
 
“Por esto es importante entender las bases científicas para su uso”, explica Giovannini, quien sostiene que los sueros son actualmente el mejor método de tratamiento, pero pueden ser costosos y difíciles de transportar a zonas rurales.
 
Sin embargo, hasta ahora las publicaciones científicas no documentan pruebas de laboratorio realizadas por especialistas en tratamientos con plantas medicinales.
 
“La evidencia con cierto grado de rigor analítico es mucho más limitada”, dice José María Gutiérrez, investigador del Instituto Clodomiro Picado en Costa Rica, uno de los principales centros de América Latina en el estudio de mordeduras de serpientes y sus tratamientos. Gutiérrez reconoce que los remedios tradicionales han hecho aportes cruciales para la medicina moderna, pero duda de que puedan reemplazar los sueros antiofídicos.
 
“Pasar de un extracto demostrado en un laboratorio a un fármaco que llegue al mercado es un camino largo”, advierte Gutiérrez, quien ha investigado el uso de plantas medicinales contra mordeduras, pero señala que su instituto no lo prioriza. 
 
> Enlace al estudio

Temas relacionados