Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

A pesar de que la vacuna contra el rotavirus ha reducido exitosamente las hospitalizaciones y la mortalidad de niños con enfermedad diarreica grave en todo el mundo, aún no logra un éxito total en varios países en desarrollo, donde se siguen reportando miles de muertes cada año.

“Se ha demostrado que las vacunas contra el rotavirus son seguras y eficaces para reducir la carga de la enfermedad grave del rotavirus”, señala a SciDev.Net Eleanor Burnett, especialista de la División de Enfermedades Virales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

Ella es autora de un artículo reciente que confirma el éxito de la vacuna, con base en 101 trabajos de 47 países de los cinco continentes. Todos ellos introdujeron la vacuna entre 2006 y 2013, especialmente después de que la Organización Mundial de la Salud recomendara su uso en 2009.  

Los rotavirus afectan prácticamente a todos los niños entre los 3 y 5 años; provoca cuadros severos de diarrea y altos niveles de deshidratación. La OMS recomienda que la primera dosis de cualquiera de las dos vacunas disponibles internacionalmente (Rotarix™ y RotaTeq™) se aplique lo antes posible, después de las 6 semanas de edad.

Según el estudio de Burnett, publicado en The Journal of Infectious Diseases, gracias a la introducción de la vacuna, entre 2006 y 2019 las hospitalizaciones de niños menores de 5 años por rotavirus se redujeron en 59 por ciento, y tanto las hospitalizaciones por gastroenteritis aguda como la mortalidad por este padecimiento bajaron en 36 por ciento.

“Los programas que ya han introducido la vacuna contra el rotavirus deben seguir esforzándose por lograr una alta cobertura de vacunación contra el rotavirus. Estos resultados deberían alentar a los países que siguen considerando la aplicación rutinaria de la vacuna contra el rotavirus”.

Eleanor Burnett - División de Enfermedades Virales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Estados Unidos.


Pero lo que revela ese artículo y otros estudios publicados en la última década es que el éxito de la vacuna no parece ser el mismo en todo el mundo debido a diferencias importantes en el número de casos, el acceso y la eficacia de estos medicamentos.

Por un lado, el número de casos que existen en países en desarrollo en comparación con los desarrollados es mucho mayor.  En su estudio global más reciente, la Organización Mundial de la Salud reportó un promedio de 215.000 muertes por rotavirus en niños menores de 5 años en 2013. La mayoría ocurrió en países en desarrollo: 56 por ciento en África Subsahariana y 22 por ciento en el Sudeste Asiático.

"[Los rotavirus] afectan sobre todo a países en vías de desarrollo donde el acceso al agua potable, la salud y saneamiento es escaso o nulo; en los países de África Subsahariana y de Asia ocurre más de la mitad de las muertes por rotavirus anualmente en el mundo", explica a SciDev.Net Fernando López Tort, virólogo del Centro Universitario Salto, en Uruguay.

Las vacunas, en consecuencia, han reducido la mortalidad de manera diferenciada. Un estudio de la Organización Mundial de la Salud de 2016, reporta que en los países desarrollados la cifra de muertes por rotavirus bajó de 993 en 2008 a 336 en 2013, mientras que en los países en desarrollo esta cifra pasó de 527.081 a 214.470 muertes en el mismo periodo, con un número alarmante de muertes en África Subsahariana (121.000) y el Sudeste Asiático (70.000).

Otra diferencia entre regiones tiene que ver con el acceso a las vacunas. Datos del Rota Council muestran que de los 70 millones de niños menores de 5 años en el mundo, el 57 por ciento no tiene acceso a ellas: significa que uno de cada 2 niños en el mundo tiene acceso a una vacuna contra rotavirus.

enfermera y bebé
No sólo rotavirus sino otros patógenos que causan diarrea son transmitidos a través del agua no potable.

La misma organización señala que hasta agosto de 2018, 98 países habían introducido las vacunas como parte de sus programas de inmunización infantil, pero ninguna había alcanzado la cobertura total. África tiene la mayor cobertura (74%), le sigue América Latina (54%), Europa (36%) y el Sudeste Asiático (18%). 

Acceso desigual
Pero no solamente se trata de asegurar el acceso. Un desafío paralelo de muchos países es lograr que los niños lleguen a los centros de salud para recibir todas las dosis (entre 2 y 3, dependiendo de la marca) en los tiempos correctos.

En México, por ejemplo, un estudio reportó que si bien la cobertura mejoró en todo el país, no todos los niños completaron la serie en los intervalos de dosis recomendados. Incluso, fueron menos quienes lo hicieron con Rotateq -tres dosis-, que con Rotarix -dos dosis- (57,0 frente a 43,2 por ciento). Estas diferencias fueron aún más pronunciadas en el sur, comparativamente menos desarrollado que el norte. Sin embargo, no existe a la fecha ninguna explicación al por qué se prefiere una marca sobre la otra.

“Cuando la cobertura de la vacuna es baja o cuando no se logra el cumplimiento oportuno de la serie completa, los lactantes se quedan vulnerables a las enfermedades infecciosas y su impacto negativo en su salud”, afirman los autores.

Algo similar ocurre en varios países de Asia, como Pakistán, donde cada minuto muere un niño debido a diarrea e infecciones respiratorias agudas, según un artículo del 2018. “Es doloroso porque estas muertes ocurren debido a un sistema de salud inadecuado (…) Incluso una megaciudad de Pakistán como Karachi no ha garantizado al cien por ciento el suministro de agua y tanto rotavirus como otros patógenos entéricos se detectan en el agua proporcionada a la ciudad”, refiere el estudio. Los patógenos entéricos que suelen provocar más enfermedades son las Salmonellas, las Escherichias y las bacterias del género Campylobacter.

Todos estos problemas relacionados con el acceso a la vacuna o a adecuados sistemas de salud y de higiene en los países en desarrollo propician implicaciones sociales importantes.

"Seguramente la continuidad (de niños hospitalizados con gastroenteritis aguda) en el sistema educativo se verá discontinuado, lo que implica un costo socio-económico para la familia, ya que al menos uno de los integrantes del núcleo familiar tendrá que ausentarse de su lugar de trabajo para cuidar del niño y llevarlo a la institución de salud para su tratamiento", aseguró López Tort.

Por lo tanto, los especialistas coinciden en que es importante continuar con los esfuerzos para implementar las vacunas. “Los programas que ya han introducido la vacuna contra el rotavirus deben seguir esforzándose por lograr una alta cobertura de vacunación contra el rotavirus. Estos resultados deberían alentar a los países que siguen considerando la aplicación rutinaria de la vacuna contra el rotavirus”, afirmó Burnett.

> Enlace al artículo en Journal of Infectious Diseases

Temas relacionados