Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Los países ricos están “arrebatando” las enfermeras a sus vecinos de menores ingresos lo que deja a algunos países del hemisferio Sur con menos de 900 enfermeras por cada millón de personas, según una organización mundial de enfermería.

El primer informe sobre el Estado de la enfermería mundial, lanzado el Día Mundial de la Salud (7 de abril), pinta una cruda realidad de las disparidades entre los sistemas de salud de los países ricos y los pobres.

Los desequilibrios mundiales del personal esencial de enfermería se exacerban debido a la incapacidad de los países desarrollados para educar y capacitar a sus propias enfermeras, dicen los autores del informe.

Europa y las Américas tienen en promedio alrededor de 81 enfermeras por cada 10.000 habitantes. En el Pacífico Occidental la proporción es de 36 enfermeras por cada 10.000 habitantes.

“Retener al recurso humano es tan importante como su reclutamiento. Y retención significa que tenemos que tomarnos de manera mucho más seria el mejoramiento de las condiciones de trabajo”.

Howard Catton, jefe ejecutivo del Consejo Nacional de Enfermería.


Pero en África hay apenas 8,7 enfermeras cada 10.000 habitantes, y en el sudeste asiático y el Mediterráneo oriental, alrededor de 16 por cada 10.000.

“El ochenta por ciento de las enfermeras del mundo actualmente sólo atiende al 50 por ciento de la población del mundo”, dice Mary Watkins, presidenta alterna de Nursing Now, que produjo el reporte conjuntamente con el Consejo Internacional de Enfermería (ICN por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A estas regiones con escaso personal en 2030 les faltarán 5,7 millones de enfermeras, estima el informe.

“Eso significa un déficit de más del 20 por ciento, pero sabemos que es incluso más alto en ciertas regiones debido a la mala distribución que tenemos”, dijo Howard Catton, jefe ejecutivo del ICN.

Densidad personal enfermería by OMS
El mapa muestra la amplia variación en la densidad del personal de enfermería en relación con la población; las mayores diferencias se muestran en países de las Regiones de África, Asia Sudoriental y Mediterráneo Oriental y en algunos países de América Latina.
Crédito de la imagen: tomada del Estado de la enfermería mundial, versión en español. Encuentre el informe completo de la OMS aquí (en inglés).

Los datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) muestran que el número de enfermeras capacitadas en el extranjero se incrementó más del 20 por ciento entre 2006 y 2016 en los estados ricos.

En los países de altos ingresos tenemos una dependencia excesiva de la migración”, dice Catton.

“Sabemos que la migración ha sido un problema desde hace tiempo, y parece que podría ponerse peor, también debido al envejecimiento de las poblaciones de Europa y América”, añade.

“Si despojan a los países de ingresos bajos y medianos, se exacerbará la escasez y la mala distribución”, sostiene.

El reporte muestra suficiente evidencia de por qué invertir en la fuerza laboral de la salud y la enfermería, y puede ayudar a discernir adónde debería ir el dinero para que tenga el más alto impacto en la salud de la población, dice Carey McCarthy, de la OMS.

Los datos indican que hay grandes desigualdades y obstáculos, agrega. Las condiciones laborales en muchos países van “desde lo lamentable a lo vergonzoso”, dice Catton. Las enfermeras de Zimbabue ganan unos U$60 al mes mientras que las enfermeras exhaustas y en sistemas con pocos recursos sufren de altos niveles de estrés y agotamiento psicológico, lo que hace que la migración luzca como algo atractivo, explica.

“Retener al recurso humano es tan importante como su reclutamiento. Y retención significa que tenemos que tomarnos de manera mucho más seria el mejoramiento de las condiciones de trabajo”, dice Catton.

Recursos, reclutamiento, retención y capacitación continua son temas que el informe trata en profundidad, indica Andrea Sutcliffe, directora ejecutiva del Consejo de Enfermería y Obstetricia, especialmente porque enfermeras y obstetras están en la primera línea de combate al COVID-19 “sacrificando sus propias vidas mientras tratan de hacer lo posible por cuidar las vidas de los demás”.

Según un editorial de la revista Lancet, el informe de enfermería y el tercer reporte sobre el Estado de la obstetricia en el mundo, a lanzarse el año próximo, son esenciales porque ambos dan una base a la discusión global sobre el cuidado, el bienestar y el valor del trabajo y la igualdad.

“Aunque enfermeras y obstetras son vitales para la salud de todos, está claro que las comunidades médicas y de salud del mundo no están aprovechando todo el potencial de la enfermería y la obstetricia”, afirma The Lancet

“Una conclusión inevitable es que se debe a los prejuicios de género y al bajo valor que se le da al trabajo de las mujeres, que es lo que caracteriza a las llamadas profesiones feminizadas”, subraya.


> Artículo original publicado en la Edición Global de SciDev.Net