Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Un nuevo test para detectar virus del zika desarrollado por científicos brasileños ha sido aprobado para su comercialización en Brasil y pronto prevé su distribución en el sistema de salud pública del país.

El kit se desarrolló después del brote de la epidemia del virus del zika en 2015 que causó una tasa desproporcionadamente más alta de microcefalia entre la población local: casi 3.800 casos de recién nacidos. En años anteriores, el promedio de casos de microcefalia era inferior a 200 al año.

Si bien hoy toma entre 15 y 30 días diagnosticar el zika, la nueva herramienta puede detectar en menos de cuatro horas la presencia del virus en pacientes infectados. Funciona incluso en personas que han tenido dengue, fiebre amarilla y chikungunya, pues es capaz de sortear los resultados cruzados con estos virus.

Según el virólogo Edison Luiz Durigon, profesor del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo (USP) y líder del equipo que desarrolla el kit, el examen tiene “entre 92 y 100% de precisión”.

“Desarrollamos reactivos que no dan ningún resultado cruzado con otras enfermedades y mantienen su alta precisión. Las pruebas serológicas que ya existían fueron desarrolladas por multinacionales y habían sido probadas en áreas que no eran endémicas del dengue, dando resultados cruzados”, dijo a SciDev.Net.

“Esta es la primera vez que una de nuestras pruebas tiene gran alcance más allá de la Academia. Podremos prevenir futuros casos de microcefalia o síndromes congénitos”.

Edison Luiz Durigon, Instituto de Ciencias Biomédicas, Universidad de São Paulo.


La investigación recibió un financiamiento de US$ 300.000 (R$ 1,5 millones) de la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (FAPESP), una institución pública financiada por los contribuyentes con la misión de apoyar la ciencia en todos los campos del conocimiento.

Las pruebas clínicas se realizaron con 3.500 mujeres principalmente de áreas endémicas. El kit que ha sido aprobado por la Agencia Reguladora de Salud de Brasil (Anvisa) será comercializado por la compañía local AdvaGen Biotech con sede en la ciudad de Itu. Se venderá a un precio de no más de US$ 10 (R$ 30).

“Todo el proceso de desarrollo del kit tomó alrededor de dos años hasta que recibimos la aprobación de Anvisa. Queríamos que fuera un examen de bajo costo en un formato que la mayoría de los laboratorios pudieran usar”, enfatizó Durigon.

La prueba funciona con una muestra de sangre y utiliza la conocida técnica de laboratorio llamada ELISA (Enzyme Linked Immuno Sorbent Assay).

Las áreas endémicas serán una prioridad para la distribución de kits, particularmente en la parte noreste del país donde se concentran la mayoría de las infecciones.

Fiocruz_20070502_peterilicciev_00107
La nueva herramienta puede detectar en menos de cuatro horas la presencia del virus del zika en pacientes infectados (en la imagen: análisis de entomología con larvas de Aedes aegypti).
Crédito de la imagen: Peter Ilicciev / Fiocruz [CC BY-NC 2.0].

Ahora, los científicos están colaborando con las autoridades de salud pública que pronto abrirán una convocatoria pública para licitar la distribución de este kit al Sistema Nacional de Salud.

Además, los científicos están abogando para convencer a las autoridades sanitarias nacionales sobre lo importante que es incluir este kit entre las pruebas de rutina prenatales requeridas, porque además de la microcefalia, los bebés que han estado expuestos al virus pueden desarrollar otras lesiones cerebrales. Estas lesiones inicialmente son indetectable, pero podrían desencadenar un deterioro cognitivo.

“Por eso que debemos hacer un seguimiento continuo durante el embarazo para detectar si han estado expuestos al virus, incluso si no tienen síntomas”, argumentó Durigon.

Los investigadores brasileños ya han recibido consultas desde Colombia y México, que han mostraron interés en implementar el uso de este kit.

“Para nosotros es un hito importante. Esta es la primera vez que una de nuestras pruebas tiene gran alcance más allá de la Academia. Podremos prevenir futuros casos de microcefalia o síndromes congénitos”, afirmó. Para Valtencir Zucolotto, del Grupo de Nanomedicina y Nanotoxicología del Instituto de Física de São Carlos de la USP, desarrollar este tipo de kits rápidos beneficia el diagnóstico de enfermedades infecciosas, pues pueden tener impactos muy positivamente el tratamiento temprano.

“Las pruebas rápidas como esta pueden ofrecer resultados de manera más simple sin la necesidad de grandes equipos analíticos y personal altamente calificado”, dijo a SciDev.Net.

Zucolotto y su equipo también están trabajando en el desarrollo de un biosensor que pueda indicar la presencia de material genético o anticuerpos del zika o dengue en la sangre. Están utilizando un biosensor electroquímico para identificar material genético a través de electrodos o chips desechables. Esta tecnología se está optimizando actualmente en pruebas de laboratorio.

Mientras tanto, Durigon junto con un equipo del Instituto Butantan, Sao Paulo, han comenzado a desarrollar una vacuna contra el zika dirigida a mujeres embarazadas. El Instituto Butantan suministra al sistema de salud pública brasileño 90 por ciento de los sueros antiveneno y 65 por ciento de todas las vacunas distribuidas en el país.


La investigación es financiada por FAPESP, donante de SciDev.Net.

Temas relacionados