Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Seis países caribeños están libres de la transmisión de madre a hijo/a del VIH y sífilis. Se trata de Anguila, Antigua y Barbuda, Islas Caimán, Montserrat y San Cristóbal y Nieves.
 
Con Cuba, que cumplió este hito el 30 de junio de 2015, son siete los estados y territorios caribeños certificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que garantiza que ningún niño o niña nazca con alguna de estas dos enfermedades.

Este es un logro increíble dados los altos índices (en la región) y tenemos la intención de avanzar aún más en el futuro”.

Timothy Harris, Primer Ministro de San Cristóbal y Nieves y vocero del Caribe en temas de salud

 
Timothy Harris, Primer Ministro de San Cristóbal y Nieves, y vocero del Caribe en temas de salud, destacó en la ceremonia de validación de los seis estados o territorios, realizada en su isla (1° de diciembre), que en los últimos seis años el Caribe ha reducido en 52 por ciento las nuevas infecciones por VIH en infantes.
 
“Este es un logro increíble dados los altos índices (en la región) y tenemos la intención de avanzar aún más en el futuro”, añadió. En el Caribe existen 310 mil personas con VIH, cifra importante si se toma en cuenta la baja densidad poblacional de la región.
 
En esta subregión de las Américas, las nuevas infecciones de VIH en niños bajaron desde 1800 a menos de mil entre 2010  y 2016. En ese año, 74 por ciento de embarazadas con VIH tuvo acceso a la terapia antirretroviral. Las cifras de sífilis congénita –un caso cada 10 mil nacidos vivos– no variaron en ese período.
 
El tratamiento y prevención de la transmisión materno-infantil de VIH y SIDA no es cien por ciento efectiva, por lo que la OMS define la eliminación de su transmisión como la reducción hasta un nivel tan bajo que ya no constituye un problema de salud pública.
 
Los indicadores para certificar que un país ha alcanzado las metas de eliminación de la transmisión madre a hijo de ambas enfermedades incluyen que la tasa de transmisión materno-infantil sea menor a 50 casos por 100 mil nacidos vivos por un año completo, y que el número de embarazadas diagnosticadas con VIH o sífilis y tratadas sea del 95 por ciento al menos por dos años.
 
Según Maeve Brito de Mello, Asesora en Prevención de VIH y Enfermedades de Transmisión Sexual de la Organización Panamericana de la Salud, los elementos clave para eliminar este tipo de transmisión fueron un fuerte compromiso político por lograr la meta por parte de los gobiernos y de los sectores público y privado, dirigidos por los ministerios de salud.
También han contribuido la cobertura universal de cuidado prenatal de calidad; las pruebas de VIH y sífilis realizadas al comienzo del embarazo y el tratamiento inmediato de madres infectadas, además de contar con una red de laboratorios de nivel internacional y proteger los derechos humanos de las mujeres con VIH.
 
Dice a SciDev.Net que los países certificados muestran claramente que se pueden incorporar programas para enfermedades específicas en los sistemas generales de salud, “logrando así sinergias positivas”. Consultada por qué otros estados de la región aún no logran la certificación, Brito de Mello señala las inequidades en el chequeo y tratamiento de embarazadas pertenecientes a ciertos subgrupos, como migrantes indocumentadas o que viven en subregiones con bolsones de pobreza.
 
Asimismo, la falta de registros sistemáticos para evaluar las intervenciones recomendadas durante el cuidado prenatal, sobre todo en el caso de la sífilis, y la falta de laboratorios que cumplan las normas internacionales.
 
Para Karin Palmer, funcionaria del Servicio de Salud de la Mujer de las Islas Caimanes, lo primordial para lograr estos resultados es la educación, para que el público entienda la importancia de saber si una futura madre está contagiada y así prevenir la transmisión de la enfermedad al bebe por nacer.

> Enlace a la nota de prensa de la OPS/OMS sobre la eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH y sífilis en seis países del Caribe

Referencias

> Informe Prevención de la infección por el VIH bajo la lupa. Un análisis desde la perspectiva del sector de la salud en América Latina y el Caribe 2017 

Temas relacionados