Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Entender la feminización del Zika y el impacto del comportamiento de las mujeres en la enfermedad es clave para fortalecer las políticas de prevención y tratamiento del virus, concluyó estudio del Centro de Programas de Comunicación Johns Hopkins, en Maryland.

El trabajo —publicado en la revista científica PLOS Neglected Tropical Diseases— hace un llamado a la inclusión de la mirada de género en los programas de salud pública en base a un análisis realizado en República Dominicana.

Este país fue seleccionado para la investigación por ser uno de los cuatro países centroamericanos en los que la Agencia para el Desarrollo Internacional de EEUU (USAID) tenía un programa para la prevención de Zika, explicó a SciDev.Net Tilly Gurman, investigadora senior del centro y autora principal del estudio.

Además, en República Dominicana, entre 2015 y 2017 se confirmaron 335 casos de zika, 271 de los cuales fueron en mujeres embarazadas, lo que también ilustra la feminización de la enfermedad en la región.

Como ejemplo se puede citar Brasil, que ha concentrado más de la mitad de los casos de zika entre 2015 y 2018, y que solo entre enero y agosto de 2015 —año en que el país declaró la epidemia como emergencia de salud pública nacional— registró 196.976 casos, de los cuales 67 por ciento son mujeres, según informes de la prensa nacional en aquel año.

“Nuestro estudio subraya la importancia de examinar las consideraciones de género únicas en países de América Latina con la feminización del Zika. El propósito era ayudar a las organizaciones que estaban involucradas en actividades de prevención a desarrollar programas más efectivos de cambio social y de comportamiento”, agregó Gurman.

“Educar en la igualdad a niños, niñas, hombres y mujeres, es una medida fundamental para prevenir las terribles consecuencias que ya hemos visto del virus Zika en toda su extensión”.

Elena Marbán, Instituto de Salud Global de Barcelona.


En República Dominicana en particular, la investigación consistió de discusiones de doce grupos focales con 54 mujeres en la República Dominicana —mitad de las cuales estaban embarazadas— y exploró el papel de género entre parejas.

Según Gurman, los resultados del estudio identificaron tres formas en que el género puede influir en la prevención del Zika.

“Primero, la tasa de casos de Zika incluye desproporcionadamente mujeres. Segundo, las mujeres tienden a ser las responsables del cuidado de los niños nacidos con el síndrome congénito de Zika (la microcefalia). Tercero, las mujeres también se encargan de la prevención de Zika en y alrededor del hogar”, describió Gurman.

Hacer partícipes a los hombres en decisiones acerca de salud sexual y reproductiva, acompañamiento a las mujeres en las visitas prenatales, responsabilidad compartida en las tareas de casa, y el uso del preservativo como medida de prevención del Zika durante el embarazo, son algunas de las recomendaciones y conclusiones del estudio.

Sobre la base de que los hombres se ven a sí mismos como “protectores de su familia”, una de las recomendaciones es incorporar el papel de los varones como “protectores en los mensajes de comunicación de riesgos, sin reforzar los estereotipos dañinos” y promover su papel en la prevención del Zika como co-responsables, resaltó Gurman.

Desafortunadamente, se encontró que el conocimiento sobre la transmisión sexual del Zika es bajo. Además, tanto en hombres como en mujeres se identificó que sugerir el uso del condón o la abstinencia durante el embarazo se percibe como un signo de infidelidad, destacó. Sobre un estudio similar que realizaron em El Salvador, Gurman comento que halló resultados muy parecidos. “Por ejemplo, los hombres se enfrentan a barreras estructurales para asistir a las visitas prenatales con su pareja; muchas parejas no usan condones durante el embarazo debido a la falta de comunicación entre pareja”, detalló.

Para Elena Marbán, investigadora del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por La Caixa, este es un estudio necesario y bien diseñado pues incluye el enfoque de género de la conceptualización, la metodología y el análisis.

La investigadora dijo a SciDev.Net que la temática de género debería ser un tema transversal a casi todos los programas de prevención de enfermedades.

“El Zika es un tema que se relaciona con educación sexual, igualdad de género, derechos reproductivos, co-responsabilidad de las cargas de trabajo, tareas domésticas, cuidados, salud mental y emocional. Educar en la igualdad a niños, niñas, hombres y mujeres, es una medida fundamental para prevenir las terribles consecuencias que ya hemos visto del virus Zika en toda su extensión”, sostuvo.

Al no existir tratamiento ni una vacuna disponible frente al Zika, el modelo de acción de salud pública frente a la epidemia se centró en la prevención de la enfermedad, básicamente evitar picaduras de mosquitos y “post-poner embarazos”.

Marbán es crítica ante la medida impulsada por algunos gobiernos e instituciones internacionales que instaron a posponer el embarazo como medida preventiva, pues no tiene en cuenta el contexto local en el que muchas personas viven “con acceso limitado a métodos de planificación familiar, altas tasas de violencia sexual a las que se enfrentan mujeres de muchos de los países afectados”.

Enlace al estudio en PLOS Neglected Tropical Diseases

Temas relacionados