Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Un consorcio internacional liderado por investigadores brasileños se ha propuesto acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos para el tratamiento de la malaria, la leishmaniasis visceral y la enfermedad de Chagas.
 
Las tres forman parte de las enfermedades desatendidas, llamadas así porque reciben poca o ninguna atención de los laboratorios públicos y privados debido a que afectan sobre todo a poblaciones y países pobres.
 
En el consorcio participan investigadores de las universidades de Campinas (Unicamp) y de São Paulo (USP) —ambas en el estado de São Paulo— y las organizaciones internacionales Medicines for Malaria Venture (MMV) y la iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, por su sigla en inglés).
 
Con una inversión de 43,5 millones de reales (aproximadamente US$10,7 millones) de los participantes para los próximos cinco años, los investigadores esperan producir compuestos que reúnan las características necesarias para pasar a las siguientes etapas de desarrollo y puedan convertirse en medicamentos capaces de satisfacer las necesidades de las poblaciones que padecen estas enfermedades.
 
“La asociación también apoyará la capacitación de nuevos especialistas en las universidades brasileñas para el tratamiento de las enfermedades desatendidas, al tiempo que brindará nuevas oportunidades de trabajo e inversiones en infraestructura para estas instituciones”, dijo a SciDev.Net Jadel Kratz, gerente de Investigación y Desarrollo de DNDi en América Latina.
 
La tarea de analizar y preparar un nuevo fármaco contra la malaria se dividirá entre el Laboratorio de Química Orgánica Sintética de la Unicamp y la MMV, con sede en Suiza y enfocada en reducir la prevalencia de malaria en los países endémicos.
 
“Mediante el análisis de la estructura de las moléculas que forman parte de la cartera de MMV, trataremos de identificar aquellas que se puedan usar para tratar la malaria por medio de una sola dosis, evitando los casos de resistencia a los fármacos”, señala a SciDev.Net Luiz Carlos Dias, químico del Laboratorio de Química de la Unicamp y coordinador del consorcio.

Nuestro objetivo es ofrecer una alternativa terapéutica que brinde un poco más de calidad de vida al paciente durante el tratamiento de esas enfermedades”.

Jadel Kratz - gerente de Investigación y Desarrollo de DNDi en América Latina

 
MMV mantiene una base de datos de moléculas listas para ser estudiadas, sintetizadas y utilizadas en el desarrollo de nuevos medicamentos.
 
“La idea es desarrollar una píldora capaz de mantener concentraciones suficientes en el plasma sanguíneo para eliminar el parásito de la malaria en un plazo no mayor a siete días”, detalla.
 
Actualmente, los pacientes infectados deben tomar diariamente medicamentos contra la malaria por muchos días — como sucede con la artimisina, obtenida de la planta Artemisia annua y usada contra el protozoo Plasmodium falciparum, el parásito causante de la forma más letal de malaria.
 
Sin embargo, desde inicios del milenio, la artimisina comenzó a perder parte de su potencia contra la enfermedad en países del África y del sudeste de Asia.
 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2017 hubo 219 millones de casos de malaria en 87 países del mundo, de los cuales 435.000 terminaron en muerte.
 
Al mismo tiempo, el Laboratorio de Química de la Unicamp trabajará en asociación con el Centro de Biotecnología Molecular Estructural de la USP y la DNDi para desarrollar nuevos fármacos contra la enfermedad de Chagas y la leishmaniasis visceral. La DNDi es una rama de la organización humanitaria Médicos sin Fronteras y su objetivo es establecer asociaciones para investigar y hacer asequibles nuevos medicamentos para las enfermedades desatendidas.
 
Se estima que 8 millones de personas en el mundo están infectadas con el Trypanosoma cruzi, responsable de la enfermedad de Chagas. En América Latina, la enfermedad sigue siendo uno de los principales problemas de salud pública, causando incapacidad en las personas afectadas y más de 10.000 muertes anuales.
 
Actualmente, solo hay dos medicamentos disponibles para enfrentar la enfermedad: nifurtimox y benznidazol. “Ambos fueron descubiertos hace medio siglo, requieren un tratamiento prolongado (entre 60 y 90 días) y causan efectos secundarios indeseables”, indica Kratz.
 
Lo mismo sucede con la leishmaniasis, cuyos fármacos tienen serios inconvenientes en términos de seguridad, resistencia, estabilidad y costos. “Tienen baja tolerancia, el tratamiento es de larga duración y son difíciles de administrar”, afirma.
 
“Nuestro objetivo es ofrecer una alternativa terapéutica que brinde un poco más de calidad de vida al paciente durante el tratamiento de esas enfermedades”, añade.
 
Daniel Martins-de-Souza, bioquímico de la Unicamp, cree que la iniciativa es bastante importante para los países latinoamericanos y los países en desarrollo de otras regiones donde estas enfermedades representan un problema de salud pública.
 
“Parece que este problema ahora está siendo tomado en serio por los investigadores y las agencias de financiamiento”, subraya. “Aun cuando no es fácil desarrollar nuevas medicinas, el consorcio reúne todo para tener éxito en la búsqueda de nuevos medicamentos para las enfermedades desatendidas”, prosigue.
 
Y añade: “no debemos aceptar la existencia de enfermedades de este tipo hoy en día”.
 

El consorcio para el desarrollo de nuevos medicamentos para las enfermedades desatendidas es respaldado parcialmente por FAPESP, donante de SciDev.Net. 

Temas relacionados