Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[KINGSTON] Un sistema de notificación voluntario permitirá a los países del Caribe rastrear medicamentos falsificados y de calidad inferior, así como las reacciones adversas que causan diversos fármacos y que son informadas a través de sus respectivas patentes.
 
Llamado VigiCarib, se trata de una herramienta en línea que forma parte del Sistema Regulatorio del Caribe (CRS), y es administrado por el organismo responsable de la salud pública en la región: la Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA). Entró en funcionamiento el 5 de febrero.
 
El sistema permite a cualquier persona, incluido el público, informar sobre los productos y reacciones adversas, pero Charles Preston, consultor de la OMS/OPS que está supervisando la puesta en marcha del sistema, señala que por ahora se están enfocando en implementar centros reguladores del gobierno y de los proveedores de salud.
 
VigiCarib cuenta con el apoyo de los ministros de salud de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud.
 
"La iniciativa se basa en una serie de personas como coordinadores, inspectores, personal de CARPHA y de la OPS/OMS que tendrán a su cargo analizar la información, realizar inspecciones y comprobaciones para identificar los datos ingresados sobre los productos problemáticos, compartir la información y hacer recomendaciones a los gobiernos sobre las acciones regulatorias a tomarse", explica Preston a SciDev.Net.

[VigiCarib]… protegerá la salud de los pacientes y les ayudará a ahorrar dinero, pero también protegerá al farmacéutico de los medicamentos falsos y adulterados”.

René Riveron, Asociación de Farmacéuticos del Caribe, Belice

 
Esas acciones podrían incluir desde alertas a las autoridades reguladoras y al público de los países miembros hasta el retiro de los productos del mercado. Las penalidades contemplan el decomiso, la anulación del registro y la exclusión de la lista de medicamentos autorizados, pero su aplicación dependerá de cada país en forma individual.
 
Para el químico Robert Kerr, con más de 30 años de experiencia en la Oficina de Normas de Jamaica, si bien es una buena idea, dicho sistema "no llega lo suficientemente lejos como para proteger a los ciudadanos".
 
Kerr aclara que el sistema "no exime a los gobiernos de sus responsabilidades de proteger a sus ciudadanos", y recuerda que un acuerdo regional similar para los plaguicidas, establecido por el Grupo Coordinador de Juntas de Control de Plaguicidas del Caribe (CGPC) en 1994, no ha funcionado porque los mismos gobiernos que esperan beneficiarse no lo respaldan suficientemente.
 
Rene Riveron, farmacéutico de Belize, comenta a SciDev.Net que el sistema es una buena manera de proteger la integridad de la industria farmacéutica. "Protegerá la salud de los pacientes y les ayudará a ahorrar dinero, pero también protegerá al farmacéutico de los medicamentos falsificados y adulterados", dice.
 
Según Riveron, la Asociación de Farmacéuticos del Caribe (CAP) es idónea para el buen manejo de VigiCarib pues sus miembros son profesionales que representan a 24 países de la región, lo que le permite recolectar los datos porque solo los farmacéuticos registrados pueden ser miembros. CAP recopila activamente información internacional y de sus miembros la cual circula y publica en su sitio web.
 
Hasta ahora, el monitoreo de los medicamentos y sus efectos secundarios habían sido incompletos, dejando a los estados y organismos profesionales esta función.
 
Preston espera que el sistema agilice el intercambio de recursos; proporcione un marco por el cual fabricantes y distribuidores puedan ser responsables de los productos que traen al mercado, y asegure que la seguridad y calidad de los productos sea constantemente monitoreada.

Temas relacionados