Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

La epidemia de sarampión en Venezuela es uno de los factores que explican la reaparición de la enfermedad en Brasil en febrero de 2018, dos años después de que el país fuera declarado libre de casos de 2016 por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta conclusión puede inferirse a partir de los resultados de un estudio publicado este mes en Eurosurveillance, que analizó los casos de sarampión registrados durante 2018 en la ciudad de Manaos, capital del estado de Amazonas, fronterizo con Venezuela.

Según detalla el artículo, el virus detectado en el país es idéntico al que circula en Venezuela, que atraviesa una crisis que ya causó la salida de más de tres millones de personas del país, según la ONU. Muchos de estos migrantes llegan a Brasil por los estados de Amazonas y Roraima.

Además, el estado de Amazonas es el que registra la mayor concentración de personas con sarampión. Según cifras oficiales, allí se confirmaron 9.789 casos desde febrero de 2018. Antes de esa fecha, el estado había permanecido libre de casos desde 2001.

“Hemos visto que la cobertura de vacunación es baja, lo que permite que ingrese el virus silvestre. Así, personas susceptibles, que no han sido vacunadas, se acaban enfermando”.

Dirce Bellezi Guilhem, Departamento de Enfermería, Universidad de Brasilia.


Asimismo, los expertos agregan que otro factor que propició la reaparición de la enfermedad es la baja cobertura de vacunación contra el sarampión.

“Hemos visto que la cobertura de vacunación es baja, lo que permite que ingrese el virus silvestre. Así, personas susceptibles, que no han sido vacunadas, se acaban enfermando”, dijo a SciDev.Net Dirce Bellezi Guilhem, investigadora del departamento de Enfermería de la Universidad de Brasilia y coautora de un estudio.

“El gran problema es que Brasil tiene un programa de inmunización considerado bastante eficiente, con vacunas gratuitas, pero lo que vemos es que la cobertura de vacunación lo que no está alcanzando a toda la población. Por eso tenemos esos brotes”, explicó Guilhem.

Sobre los factores que contribuyen a la caída de la vacunación en Brasil los expertos no señalan únicamente los movimientos antivacunas. Entre los motivos se cuentan, por ejemplo, la accesibilidad a los servicios de salud; la oferta y disponibilidad oportuna de las vacunas, la sostenibilidad de la producción de inmunizaciones; la capacitación de los profesionales y la inversión en estrategias para movilizar a la población en áreas con baja cobertura, dijo a SciDev.Net Mayumi Wakimoto, jefe del Servicio de Vigilancia en Salud del Instituto Nacional de Infectología de Fiocruz, que no participó en el estudio. Guilhem coincide en que el problema tiene varias causas, y afirma que con frecuencia las personas no están informadas sobre la necesidad de tomar todas las dosis de la vacuna y de hacer refuerzos a lo largo de la vida.

La recomendación de los órganos de salud es que la cobertura de la vacuna de sarampión sea de al menos el 95% de la población. Para Isabela Ballalai, vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones, el movimiento antivacunas está lejos de ser el principal motivo para la baja cobertura. “Por supuesto que las fake news perturban mucho, pero en Brasil solo 4 por ciento de la población no confía o no cree en las vacunas, lo que es muy poco”, dijo a SciDev.Net.

Según detalló a SciDev.Net en un comunicado, el Ministerio de Salud de Brasil está intensificando los esfuerzos de vacunación, con capacitación de profesionales de la salud en las áreas afectadas y refuerzo de la vacunación en todo el territorio brasileño.

Enlace al estudio completo en Euroserveillance.

Temas relacionados