19/11/08

Mejor información para una mejor política sanitaria

Enviar a un amigo

Los detalles proporcionados en esta página no serán usados para enviar correo electrónico no solicitado y no se venderán a terceros. Ver política de privacidad.

El grado en que las Enfermedades Tropicales Olvidadas (ETO) contribuyen a la carga de Enfermedades Crónicas No Contagiosas (ECNC) en los países en desarrollo debe ser calculado si las ECNC quieren ser controladas eficazmente, dicen Peter Hotez y Adballah Daar.

Las muertes en el mundo a causa de las ECNC actualmente superan a aquellas provocadas por enfermedades infecciosas, mientras que el 80 por ciento ocurren en países de bajos y medianos ingresos.

Las ETO se parecen a las ECNC en que habitualmente generan incapacidad en el largo plazo a quienes las sufren. También pueden causar — o aumentar el riesgo de sufrir — muchas enfermedades crónicas, dicen los autores. El Mal de Chagas, por ejemplo, es la principal fuente de enfermedades cardiovasculares en América Latina, y la esquitosomiasis urinaria es una importante causa de cáncer de vejiga en África y Medio Oriente.

Pero los orígenes de muchas enfermedades crónicas son a menudo olvidados y no estudiados en los países en desarrollo, dicen los autores.

Dada la prevalencia de las ETO en países de bajos o medianos ingresos, es imperativo que su rol en el problema de las ECNC sea evaluado, argumentan Hotez y Daar. Tal evidencia es esencial para guiar nuevas políticas, agregaron.

Enlace al artículo completo en PLoS Neglected Tropical Diseases