Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Por lo general los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no logran los profundos cambios necesarios para alcanzar sus ambiciosas metas debido a la falta de coordinación entre los 17 propósitos, según se dijo en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés).

“La realidad es que si solo se los ve como objetivos aspiracionales, lo que sucede es lo que está ocurriendo ahora: que los gobiernos simplemente están marcando lo que están haciendo como parte de la obligación de los ODS”, señaló Peter Gluckman, de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, en una mesa redonda durante el evento, celebrado en Washington DC, del 14 al 17 de febrero.

Los ODS fueron adoptados por las Naciones Unidas en setiembre de 2015, y demandan a los gobiernos que alcancen ciertos objetivos, como acabar con la pobreza, erradicar el hambre y asegurar que todas las personas tengan acceso a energía limpia y accesible en 2030.

Es casi una orden que si asistes a esas reuniones debes usar la insignia de los ODS, pero la pregunta es hasta qué punto realmente entienden la necesidad de transformación, que ya no es un enfoque incremental”.

Naoko Ishii, directora ejecutiva del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF)

Sin embargo, el hambre global ha aumentado por tercer año consecutivo, de acuerdo con el más reciente informe de la ONU sobre la seguridad alimentaria mundial, mientras que menos de cinco por ciento de los países está en vías de cumplir los objetivos de obesidad infantil y de tuberculosis, según un estudio publicado en The Lancet en 2017.

Las emisiones globales de carbono también aumentaron un dos por ciento en 2018 hasta alcanzar un máximo histórico, según un informe de la Universidad de East Anglia del Reino Unido y del Global Carbon Project. La tendencia es impulsada por incremento en el uso de carbón, petróleo y gas.

“No me malinterpreten; esos [ODS] son de importancia crítica y estamos totalmente comprometidos, pero seamos honestos, pues hay muchas palabras y conversaciones, pero quizás poca acción”, enfatizó Daan du Toit, director general adjunto de cooperación internacional en el Departamento de Ciencia y Tecnología de Sudáfrica, durante la mesa redonda.

Naoko Ishii, directora ejecutiva de la organización financiadora Fondo Mundial para el Medio Ambiente (Global Environment Facility) con sede en DC, dijo que en su Japón natal, la gente usaba los distintivos de los ODS en las reuniones de políticas, pero eso no siempre significaba que entendieran los cambios que se necesitan para implementar los objetivos.

“Es casi una orden que si asistes a esas reuniones debes usar la insignia de los ODS, pero la pregunta es hasta qué punto realmente entienden la necesidad de transformación, que ya no es un enfoque incremental”, dijo Ishii.

Concesiones
Uno de los problemas, según el panel, es que con frecuencia hay una compensación entre los diferentes ODS, lo que significa que un objetivo se logra en detrimento de otros.

Un ejemplo es el del Mar de Aral, en la frontera entre Kazajstán y Uzbekistán, anteriormente el cuarto lago interior más grande del mundo. Los ríos que alimentan el lago se han desviado para regar las tierras agrícolas del desierto, lo que ha causado una reducción de más de 90 por ciento desde la década de los años sesenta.

“El riego de las tierras agrícolas ayudó a lograr un objetivo de los ODS, el número dos, que apunta a mejorar la seguridad alimentaria”, dijo Hongbo Yang, del Instituto Smithsonian de Conservación Biológica, con sede en EEUU. “Pero ese progreso se logra sacrificando otra meta, el ODS número 14, que tiene como fin proteger la vida silvestre acuática”.

Una solución es que los gobiernos lleven a cabo un análisis amplio de cómo cuestiones como el uso de la tierra, la biodiversidad y el clima se afectan mutuamente cuando formulan sus políticas, señaló Guido Schmidt-Traub, de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible con sede en Francia.

Sin embargo, en muchos países esto no se está haciendo. “Es como si los bancos centrales fijaran tasas de interés sin un modelo macroeconómico”, ejemplificó. Del mismo modo, la financiación de la ciencia también debe coordinarse mejor para garantizar que la naturaleza conflictiva e interdependiente de los ODS se tenga en cuenta en los proyectos de investigación, opinaron en otro panel.

Por ejemplo, organizaciones como la agencia de financiamiento para la ciencia en EEUU —la National Science Foundation (NSF) — deben crearse para trabajar a escala mundial con el fin de promover que la investigación sobre los ODS sea relevante para todos los países y no solo para las prioridades nacionales o regionales, según Thomas Hertel, de la Universidad de Purdue en el estado de Indiana, EEUU.
“Una entidad global es lo que nos estamos perdiendo ahora”, dijo Hertel en la reunión.

Lo importante es que los investigadores y los responsables de la formulación de políticas se unan para abordar las concesiones entre los diferentes objetivos y las distintas regiones del mundo, se escuchó en el evento.

“Esa es la motivación detrás de este simposio”, dijo Jianguo Liu, de la Universidad Estatal de Michigan, quien organizó una de las reuniones paralelas sobre los ODS. “Tratar de dar el primer paso para abordar este tipo de problemas, no solo entre los diferentes objetivos, sino también entre los diferentes lugares del mundo”.

Artículo original publicado en la edición Global de SciDev.Net

Temas relacionados