23/05/14

Brasil: ganadería intensiva reduciría gases invernadero

ganado Instituto Centro de Vida Flickr.jpg
Crédito de la imagen: Centro de Vida / Flickr

De un vistazo

  • Brasil podría reducir hasta 26% la emisión global de gases de efecto invernadero provenientes de la deforestación
  • Para eso serían necesarias políticas de subsidio a la agricultura semiintensiva o que graven la extensiva
  • Ambas políticas reducirían la deforestación del bosque amazónico en 50% entre 2010 y 2030

Enviar a un amigo

Los detalles proporcionados en esta página no serán usados para enviar correo electrónico no solicitado y no se venderán a terceros. Ver política de privacidad.

[SAO PAULO] Brasil podría reducir hasta 26 por ciento la emisión global de gases de efecto invernadero (GEI) provenientes de la deforestación si subsidiase el sistema de producción ganadera semiintensiva, sugiere un estudio en PNAS (20 de mayo).
 
Usando un modelo económico, los investigadores proyectaron los resultados de la producción agrícola global, los cambios en el uso de la tierra y la reducción de la emisión de GEI entre 2010 y 2030 bajo dos posibles políticas de intensificación de la ganadería en Brasil.
 
En un escenario se cobraría un impuesto anual sobre el ganado criado en pastizales convencionales. En el otro, se subsidiaría la producción ganadera en pastizales semiintensivos, sistema basado en la crianza de más ganado en menos espacio.

 

“La reducción de emisiones resultantes de una menor deforestación superaría el aumento de las emisiones procedentes del mayor consumo de carne”.

Avery Cohn

Aunque su costo de implementación es mayor que la producción extensiva —con el ganado suelto en grandes pastizales—, el sistema semiintensivo se considera un excelente sistema de gestión de la tierra.

Los investigadores verificaron que en Brasil ambas políticas reducirían la deforestación del bosque amazónico en 50 por ciento entre 2010 y 2030, lo que llevaría a una reducción de 26 por ciento en la emisión global de GEI generados por la deforestación.
 
Además, al gravar la ganadería convencional el país reduciría en 52 por ciento la emisión resultante de la producción agrícola y otros usos de la tierra.
 
Sin embargo, el subsidio aumentaría los ingresos del sector, mientras que el impuesto los reduciría. Así, el subsidio aumentaría la producción de carne, mientras que el impuesto la disminuiría.
 
“Esas políticas cambiarían la producción y el consumo de carne en Brasil y en otros países, llevándoles a la deforestación. Pero la reducción de emisiones resultantes de una menor deforestación superaría el aumento de las emisiones procedentes del mayor consumo de carne”, dice a SciDev.Net Avery Cohn, profesor asistente de la Universidad de Tufts, Estados Unidos, y autor principal del estudio.
 
Añade que no es claro qué tecnologías surgirían para compensar las pérdidas de la ganadería extensiva gravada con impuestos, lo que puede abrir camino a sistemas industrializados, que están creciendo en Brasil. “Si eso es una preocupación, se necesitan políticas, como las que controlan y regulan la contaminación del agua por las instalaciones industriales”, destaca.
 
Para Fernando Baldi, agrónomo de la Facultad de Ciencias Agrarias y Veterinaria de la Universidad Estatal Paulista, las conclusiones sobre la adopción de políticas para el uso de la tierra son promisorias y muestran que Brasil puede tener una producción agrícola y ganadera sostenible.
 
Pero, dice a SciDev.Net:, “hay beneficios adicionales que se pueden obtener también bajo el sistema intensivo de producción, como la mejora en la calidad de la carne debido a la reducción de la edad de sacrificio del ganado, lo que puede favorecer el acceso de Brasil a nuevos mercados”.

References

PNAS 2014 111 (20) 7236-7241; published ahead of print April 28, 2014, doi:10.1073/pnas.1307163111

Trust-Logo-Stacked