23/08/14

Parásito Leishmania fortalece al insecto vector

mosquito_flebotomo_AFPMB_Edgar Rowton_flickr.jpg
Crédito de la imagen: College of Agriculture, April Sorrow/Flickr

De un vistazo

  • Expertos detectan que el parásito de la leishmaniasis protege a su insecto vector
  • Los mosquitos infectados con el parásito tienen más resistencia a bacterias
  • El hallazgo permite comprender mejor la relación parásito-vector

Enviar a un amigo

Los detalles proporcionados en esta página no serán usados para enviar correo electrónico no solicitado y no se venderán a terceros. Ver política de privacidad.

[BRASILIA / RECIFE] Científicos de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) observaron que la estrategia de controles bacterianos para detener la propagación de la leishmaniasis no es eficaz, al comprobar que el parásito Leishmania protege a los mosquitos flebótomos que la portan de las infecciones bacterianas.
 
El hallazgo fue publicado en Parasites & Vectors (23 de julio) y sugiere que el parásito actúa como un probiótico (un microorganismo vivo cuya ingestión es beneficiosa) en los insectos que transmiten la enfermedad a los humanos. 
 
En el estudio, el equipo de investigadores del Reino Unido, del Instituto Oswaldo Cruz/Fundación Oswaldo Cruz y de la Universidad Federal de Piauí, de Brasil, dividieron una comunidad de flebótomos en dos grupos.
 
El primer grupo recibió sangre infectada con la Leishmania mexicana y, luego, una solución con la bacteria Serratia marcescens, letal para estos insectos.

“El hallazgo permite comprender cómo el protozoario interacciona con el huesped y desarrollar vacunas y tratamientos eficientes”

Christian Reis

 
El segundo grupo recibió solamente la bacteria. Al final, observaron que los insectos infectados con la Leishmania tuvieron una tasa de supervivencia cinco veces más alta que aquellos sin la Leishmania.
 
Los resultados apuntan que la presencia del parásito puede representar una ventaja para los insectos portadores, y que la Leishmania los hace resistentes a las infecciones bacterianas.
 
Mauricio Sant’Anna, profesor de la Universidad Federal de Minas Gerais que participó del estudio, dice a SciDev.Net que el próximo paso para obtener una medida de control efectiva sobre la leishmaniasis es “aislar una bacteria simbionte que crezca en el intestino del insecto portador, que sea transmitida a la generación siguiente y que pueda ser fácilmente modificada genéticamente para producir proteínas que actúen reduciendo la densidad de Leishmania en el intestino del insecto”.
 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente surgen alrededor de 1,5 millones nuevos casos de leishmaniasis en el mundo, entre 700.000 y 1,3 millones casos de leishmaniasis cutánea y entre 200 y 400.000 de leishmaniasis visceral.
 
Para Christian Reis, jefe del departamento de Microbiologia del Centro Aggeu Magalhães en Pernambuco (Brasil), el hallazgo permite “comprender cómo el protozoario interacciona con el huesped y desarrollar vacunas y tratamientos eficientes”, señala a SciDev.Net.
 
Por su parte, Alexandre Reis, investigador científico de la Universidad Federal de Ouro Preto (Brasil), dice a SciDev.Net que el resultado del estudio es un paso adelante en la lucha contra la leishmaniasis.
 
“Este es un avance en la comprensión de la relación parásito-vector. Antes se pensaba que la Leishmania sería dañina para los insectos, pero ahora sabemos que es un protector”, concluye.
 
Enlace al artículo en Parasites & Vectors

Trust-Logo-Stacked