Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[BUENOS AIRES] Realizar intervenciones que buscan apoyar la salud mental de personas en lugares donde existan riesgos de desastres naturales, si se lleva a cabo antes de que ocurran, podría generar más resiliencia en las poblaciones a la que vez que reduciría el tiempo de recuperación y los síntomas asociados.
 
Así se desprende de las conclusiones de un trabajo realizado con la población de Haití, pero que podría extenderse a otros ámbitos latinoamericanos (y mundiales). El aporte de esta investigación se basa en que en general las intervenciones en salud mental se dan después de ocurridas las catástrofes, y en este caso los expertos analizaron el efecto de aplicar la ayuda sanitaria antes de que ocurran los desastres.
 
“La intervención previa a los desastres reduce síntomas como depresión, estrés postraumático, ansiedad, entre otros problemas de salud mental asociados con la aparición de un desastre”, según identificó el trabajo liderado por Courtney Welton-Mitchell, investigadora del Instituto de Ciencias del Comportamiento y del Centro de Desastres Naturales de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), y publicado en Psychological Medicine.

“La intervención previa a los desastres reduce síntomas como depresión, estrés postraumático, ansiedad, entre otros problemas de salud mental asociados con la aparición de un desastre”.

Courtney Welton-Mitchell, Universidad de Colorado


Para su investigación, los investigadores eligieron Haití, uno de los países más pobres de América Latina, y su capital, Puerto Príncipe, que tienen vulnerabilidades particulares a sismos, huracanes, inundaciones y aludes, todo lo cual ha generado altas tasas de trastornos mentales en la población.

En su estudio, los expertos trabajaron en comunidades haitianas expuestas a tres terremotos e inundaciones en tres momentos diferentes durante tres días entre julio de 2014 y abril de 2015. Para evitar “ruidos” interculturales, el estudio fue realizado por trabajadores locales. Según la hipótesis, una breve intervención y psicoeducación así como un contexto que genere cohesión social y apoyo entre pares podía resultar efectivo.

Meses después de la psicointervención, la zona sufrió la habitual temporada de huracanes con inundaciones asociadas, tras lo cual se recolectaron los datos a través de entrevistas estructuradas de 45 a 60 minutos. En ese relevamiento —que se basó en entrevistas y no fue cuantitativo— se encontró más cohesión social, más intención de ayudar a quienes tengan problemas, así como menor cantidad de problemas como depresión, ansiedad o estrés postraumático. Diversos estudios muestran que la prevalencia de estrés prostraumático en sobrevivientes de desastres llega hasta 40 por ciento; la depresión hasta 54 por ciento, cuando los presupuestos dedicados a estos temas no pasan 0,4 por ciento. Por el contrario, sentirse preparado puede aumentar la eficacia y percepción de seguridad.
 
Para Welton-Mitchell, este modelo es una intervención de costo más bajo que intervenir después, con alto rendimiento en la relación costo-beneficio y que se podría hacer con los recursos de trabajadores de la salud mental ya existentes en los diferentes países.
 
Justamente, ante estas virtudes, Enrique Stein, psiquiatra y psicólogo social de la Universidad del Comahue y del comité de salud mental de las Fuerzas Armadas argentinas, destaca que la experiencia haitiana es trasportable a otros lugares y es una línea que debería tomarse para disminuir los impactos de los desastres.
 
Sin embargo, señala algunas preocupaciones: “Ocurre que un requisito es tener equipo permanente de monitoreo en áreas específicas y continuidad (8/10 años), lo que podría lograrse si hubiera claramente una política de prevención en aquellos lugares, municipios o provincias que estén pensando en prepararse, algo que casi no existe. En un momento de escasez presupuestaria general, lo veo complicado”.

Enlace al artículo en Psychological Medicine.

Temas relacionados