Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Al menos 2.312 puntos y 245 áreas de extracción ilegal de minerales, principalmente de oro, diamantes y coltán, han sido detectados en la Amazonía mediante un mapeo realizado por la Red de Información Socioambiental Georreferenciada Amazónica (RAISG), que reúne a organizaciones de la sociedad civil de seis países amazónicos: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

El objetivo del estudio fue ofrecer una visión general de la minería ilegal en el territorio amazónico, que abarca siete millones de kilómetros cuadrados. Un mapa en línea muestra los emplazamientos mineros ilegales y agrega información sobre su estado (activo o inactivo) y su impacto en áreas naturales protegidas y territorios indígenas. El material puede servir como una herramienta de inteligencia para las operaciones de control de delitos ambientales, dicen sus autores.

La mayoría de los puntos de extracción se encuentran en Venezuela (1889), seguidos por Brasil (321), Ecuador (68) y Perú (24). Entre las áreas, 132 están en Brasil, 110 en Perú y tres en Bolivia. La diferencia entre los puntos y las áreas es que estas últimas se pueden ver y delimitar mediante imágenes satelitales mientras que los puntos han sido detectados por otro tipo de información, como notificaciones de las comunidades ribereñas e indígenas y noticias aparecidas en medios de comunicación.

Sin embargo, tanto los puntos como las áreas son emplazamientos de minería ilegal. Están representados en el mapa con símbolos distintos dada la diferencia en la precisión de la información, explica a SciDev.Net Júlia Jacomini, geógrafa e investigadora del Instituto Socioambiental de la RAISG.

"Las áreas se delimitaron tras analizar las imágenes satelitales, pero para los puntos no fue posible dibujar claramente los límites. La tendencia es que, con el tiempo, mejorando la precisión del mapeo, podemos convertir algunos puntos en áreas", añade.

Los problemas socioambientales causados por la minería ilegal en la Amazonía son graves. Vale la pena recordar que la actividad está asociada con otras actividades ilícitas, como el tráfico de drogas y la prostitución infantil”.

Júlia Jacomini, Instituto Socioambiental


La RAISG también cartografió los ríos afectados por la minería y las rutas de ingreso de maquinarias e insumos, y de salida de minerales. La minería ilegal usa principalmente balsas y dragas, que tienen consecuencias ambientales en el lecho del río. Asimismo, el uso indebido del mercurio causa la muerte de peces y graves riesgos y daños para la salud humana.

Un análisis específico de la incidencia de la minería ilegal en las áreas protegidas y territorios indígenas de la Amazonía mostró que de las 55 áreas naturales protegidas directamente afectadas, 29 están en Brasil, 20 en Bolivia, cuatro en Colombia y dos en Venezuela. De los 102 territorios indígenas directamente afectados, 38 están en Brasil, 30 en Colombia, 24 en Bolivia, ocho en Perú y dos en Venezuela.

"Los problemas socioambientales causados por la minería ilegal en la Amazonía son graves. Vale la pena recordar que la actividad está asociada con otras actividades ilícitas, como el tráfico de drogas y la prostitución infantil", resalta Jacomini. La red propone un enfoque transfronterizo para abordar el problema, ya que el bioma del Amazonas cubre nueve países y la actividad minera transita entre estas fronteras.

Según la geógrafa Neli Aparecida de Mello-Théry, profesora de la Universidad de São Paulo, Brasil, el mapeo de RAISG tiene el gran mérito de señalar un problema cuyo tamaño era desconocido. "Nunca había visto un mapeo tan bien hecho sobre el tema. Es un trabajo extremadamente serio", dice la docente al referirse al contacto de la ONG con las comunidades locales. Mello-Théry cree que este trabajo podría inspirar nuevas investigaciones científicas y ayudar a las autoridades a combatir las actividades ilegales.

En 2016, visitó áreas mineras en el estado brasileño de Pará y pudo apreciar la fuerza del simbolismo de la fiebre del oro. "El sueño de todos los que vienen a las áreas mineras es triunfar en la vida, pero la gran mayoría no obtiene nada, y muchos no tienen el coraje de volver a casa. Esto crea un problema de pérdida de dignidad", dice la investigadora, quien es coordinadora del Grupo de Investigación de políticas públicas, territorialidades y sociedad del Instituto de Estudios Avanzados. Según Thales Sehn Körting, investigador del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe), la información se genera en el mapa de RAISG a través de la interpretación de varias fuentes de datos, lo que le confiere un carácter amplio y dinámico al mapeo, pero, por otro lado, dificulta la evaluación de la calidad y consistencia de la información.

Körting recuerda que en los sitios web del Inpe pueden obtenerse gratuitamente imágenes, herramientas y documentación, y agrega que su proyecto, titulado Gestión de metadatos para grandes volúmenes de datos de teledetección, respaldado por Fapesp, trabaja con el desarrollo de algoritmos de procesamiento de imágenes para detectar objetivos específicos en grandes conjuntos de imágenes de satélite.

"Los criterios de contenido no han sido todavía el objetivo de la investigación de teledetección, pero pueden brindar al usuario la oportunidad de realizar búsquedas más sofisticadas, del tipo: ‘encuentre imágenes de satélite que contengan áreas de vegetación, ríos o lagos y algunas nubes’, o 'encuentre imágenes satelitales del Amazonas con áreas de deforestación mayores que las áreas forestales'. Si la combinación de factores (o de objetivos específicos) son un punto interesante en el mapeo de las áreas mineras, y las propiedades de las imágenes satelitales proporcionadas por Inpe son adecuadas (como la resolución espacial y temporal), los resultados de este proyecto pueden admitir búsquedas de imágenes adecuadas para el mapeo", comenta el investigador a SciDev.Net.

Y añade que, en este caso, en lugar de buscar todas las imágenes disponibles en el catálogo para un área determinada, tomándose el trabajo de eliminar manualmente las imágenes inapropiadas, se puede reducir el tiempo de búsqueda y obtenerse solo las imágenes que sean útiles para el trabajo. "Los resultados anteriores de nuestra investigación ya han demostrado que es posible apoyar la detección y el mapeo de las cicatrices de quemaduras en la región del Amazonas, lo que reduce el tiempo que los especialistas dedican a buscar las imágenes adecuadas", finaliza Körting.

El proyecto Gestión de metadatos para grandes volúmenes de datos de teledetección es apoyado por FAPESP, un donante de SciDev.Net.

Enlace al mapa en línea