Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SÃO PAULO] Investigadores de Brasil y Estados Unidos están trabajando juntos para que los vehículos aéreos no tripulados —más conocidos como drones— se conviertan en una herramienta alternativa de bajo costo que ayude en la toma de decisiones y rendición de cuentas de los proyectos de restauración de bosques.
 
Para ello desarrollaron un dron equipado con sistemas de escaneo láser tridimensional capaz de producir mapas de alta resolución y recolectar cientos de imágenes en diferentes longitudes de onda en una misma área espacial. Los resultados serán publicados en julio en el International Journal of Applied Earth Observation and Geoinformation.
 
Los investigadores probaron la nueva tecnología, denominada GatorEye, en un proyecto de restauración de bosques con especies mixtas de árboles en el sudeste de Brasil. Allí, lograron recolectar y procesar varios datos forestales y cuantificar dos de las principales variables usadas para evaluar la estructura de los bosques: la altura del dosel forestal y la biomasa de madera.

Esos indicadores ecológicos están asociados a la disminución de las especies de plantas invasoras que colonizan las tierras tras haber sido perturbadas, y al aumento de otras especies, consideradas esenciales para el desarrollo de los bosques tropicales.

Los resultados del estudio tienen un enorme potencial de aplicación y podrían ayudar a los tomadores de decisión a mantener políticas públicas ambientales”.

Ricardo Ribeiro Rodrigues - Colegio de Agricultura Luiz de Queiroz, Universidad de São Paulo

 
Los expertos señalan que esas informaciones son esenciales para la elaboración de nuevos programas de restauración de bosques y también para evaluar el éxito de los proyectos en curso.
 
“Esos datos también sirven para ayudar a los investigadores a mejorar los resultados de los proyectos de reforestación, favoreciendo al mismo tiempo el aumento de la cobertura vegetal nativa y también el restablecimiento de los procesos ecológicos y servicios ambientales otrora producidos por esos bosques”, explica a SciDev.Net Ramón Felipe Bicudo da Silva, biólogo del Centro de Estudios Ambientales e Investigación de la Universidad de Campiñas, pero que no participó en el desarrollo del sistema.
 
Los datos acerca de la estructura de los bosques en proceso de restauración generalmente se recogen en el campo. Sin embargo, ese método es caro y difícil de aplicarse en áreas muy grandes, pues está limitado operativamente.
 
A veces los investigadores intentan superar esa limitación usando aeronaves equipadas con sistemas de escaneo laser tridimensional que les permiten cubrir grandes áreas de bosque en un simple vuelo, pero es demasiado costoso y el monitoreo depende de las compañías propietarias de los aviones, reconoce Danilo Alves de Almeida, ingeniero forestal del Colegio de Agricultura Luiz de Queiroz de la Universidad de São Paulo, y autor principal del estudio. “Los resultados del estudio tienen un enorme potencial de aplicación y podrían ayudar a los tomadores de decisión a mantener políticas públicas ambientales”, señala a SciDev.Net Ricardo Ribeiro Rodrigues, otro biólogo del Colegio de Agricultura Luiz de Queiroz, y especialista en recuperación de bosques, quien no participó en el desarrollo de la nueva tecnología.
 
“Por supuesto aún se necesitará hacer monitoreos de campo”, aclara. “Sin embargo, este nuevo método nos permite extrapolar los datos de campo a escalas más grandes, garantizando la precisión de las estrategias de monitoreo y restauración”, añade Rodrigues.
 
Bicudo subraya que el estudio es innovador y presenta un método aparentemente confiable y metodológicamente factible, pero indica que será importante que futuros estudios lo exploren desde el punto de vista económico.
 
“La cuestión es su viabilidad económica y su capacidad de cobertura geográfica, para que se convierta en una herramienta con mayor alcance, que permita el monitoreo de grandes áreas”, puntualiza.

Enlace al resumen del estudio en International Journal of Applied Earth Observation and Geoinformation