Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SANTIAGO] La variedad y no solo la cantidad de peces herbívoros que se alimentan en los arrecifes caribeños es fundamental para la recuperación de estos ecosistemas, según un estudio que analizó esta interacción en diez arrecifes ubicados a lo largo de más de mil kilómetros de costa de República Dominicana.

El hallazgo, publicado en Science Advances puede influir de manera importante en el manejo de las pesquerías tropicales, que suelen enfocarse en mantener un número crítico de peces herbívoros en los arrecifes, más que en promover su diversidad.

Para realizar su estudio, los investigadores sumergieron cámaras a entre 8 y 10 metros de profundidad en los arrecifes estudiados y con 30 a 50 metros de separación. Luego identificaron la especie y cantidad de peces herbívoros que comían en las 17,5 horas de imágenes capturadas por 26 cámaras.

“Descubrimos que, en comparación con comunidades con pocas especies de peces, las comunidades ricas en especies hacen un mejor trabajo pastando en los arrecifes tropicales y manteniéndolos libres de algas dañinas”, dice a SciDev.Net Douglas Rasher, investigador del Laboratorio Bigelow de Ciencias Oceánicas de EEUU y coautor del estudio.

Pez loro by José Alejandro Álvarez
Un pez loro (Sparisoma viride) se alimenta de algas de la superficie de coral. Los arrecifes con algas bien recortadas son más acogedores para el crecimiento de coral que los que tienen un grueso manto vegetal.
Crédito: José Alejandro Álvarez para SciDev.Net.

Lo anterior se debe a que distintas especies de peces prefieren distintas algas, que al ser removidas, permiten que el coral se restablezca y recupere.

Esto implica, agrega Rasher, “que promover la diversidad de especies herbívoras a través del manejo pesquero resultaría en arrecifes mejor pastoreados, lo que a su vez los vuelve más acogedores para corales bebé”.

“En todo los arrecifes dominicanos donde he buceado, la mortalidad de corales por algas es muy alta”, dice a SciDev.Net Francisco Santos Mella, investigador del Acuario Nacional de Santo Domingo.

Por eso, considera que “este trabajo aporta información valiosa, ya que hasta ahora se defendía el argumento de que la biomasa de herbívoros en general era más importante que la diversidad, en términos de tasa de pastoreo, mientras que la biodiversidad era asociada la mayoría de las veces solo con la estructura trófica del ecosistema”.  Respecto de los planes de manejo, Santos destaca que en República Dominicana ya se han instaurado medidas para mitigar la pesca de herbívoros. “En 2017 once especies de peces loros y dos de peces cirujanos —que forman parte de la dieta caribeña— fueron puestas en veda, pero esa restricción vence en junio. Esperemos que la renueven”, dice.

Pero los esfuerzos deben ir más allá, subraya Rasher: “Nuestro estudio indica que cualquiera sea el plan de manejo, necesitará operar tanto a nivel local como regional”.

Camilo Cortés-Useche, investigador asociado de la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (Fundemar), coincide en que es necesario “mejorar la eficacia de las estrategias que se utilizan actualmente. Los esquemas que aseguren la protección espacial, el manejo del paisaje marino tropical, el cumplimiento de las regulaciones y la restauración serán claves para alcanzar resultados positivos en los arrecifes del Caribe”.

A su juicio, los resultados del estudio “contribuyen a identificar prioridades de conservación de los peces herbívoros, permiten entender que la protección va más allá de los enfoques conservadores y orientan a continuar con la protección de los procesos favoreciendo la estructura y función del ecosistema”.

Enlace al estudio completo en Science Advances