Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

A partir de la observación de los frutos, hojas, flores o tronco de un árbol, quien recorra los bosques tropicales de Costa Rica y cuente con un dispositivo móvil podría reconocer de qué árbol se trata, aun sin tener acceso a internet.

La aplicación eFlora permite que cualquier usuario con conocimiento básico sobre los árboles pueda identificar hasta 400 especies arbóreas, algunas de ellas endémicas, presentes principalmente en el Pacífico Central y Caribe costarricense. Sin embargo, la aplicación también registra especies de la zona Norte y del Pacífico Norte y Sur del país, además de algunas especies no arbóreas, como palmeras y otras plantas ornamentales.

Esta herramienta es fruto de más de siete años de trabajo de un grupo interdisciplinario del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) que buscó una forma de resolver la complejidad de identificar las diversas especies de árboles.

INFOGRAFIA EFLORA
Crédito de la imagen: TEC para SciDev.Net.

“En Costa Rica existen unas 16.000 especies vegetales registradas y, de ellas, unas 2.500 corresponden a especies arbóreas. En su versión beta, eFlora responde a las necesidades tanto de ingenieros forestales como de educadores ambientales e incluso guías turísticos que requieren identificar especies”, explicó a SciDev.Net Ruperto Quesada, ingeniero forestal y uno de los investigadores del proyecto.

Para identificar una especie de árbol, la persona interesada debe responder una guía de preguntas sencillas sobre lo que está viendo. Por ejemplo, ¿cómo es la simetría de una flor, o de qué color es?; ¿qué tipo de nervadura tiene la hoja, y cuál es su posición?; ¿cuál es la forma del tronco; presenta fisuras en la corteza? Así, a partir de las respuestas, eFlora agrupa las opciones que más se ajusten a la observación y presenta resultados para que el usuario valide la identificación.

De acuerdo con la ingeniera forestal Cassia Soto, quien también forma parte del proyecto, este mecanismo es educativo, pues el usuario debe observar características diferenciadoras que pueda relacionar con un nombre científico. “eFlora guía al usuario por un camino de observación detallada del árbol y selección de criterios con íconos, en lugar de un lenguaje botánico complejo”, acotó a SciDev.Net.

eFlora Screenshot
Para identificar un árbol, el usuario debe responder una guía de preguntas sencillas sobre lo que está viendo. Esto genera un proceso de aprendizaje.
Crédito de la imagen: elaboración propia a partir de capturas de pantalla de eFlora.

La base de datos de esta aplicación cuenta con 52.400 registros correspondientes a 131 variables para cada una de las 400 especies incorporadas, así como 3.850 fotografías, que permiten la identificación de los árboles y otras plantas incluidas.

Mauricio Castillo, jefe del Departamento de Información y Regularización del Territorio del Sistema Nacional de Áreas de Conservación de Costa Rica (SINAC), quien no participó en el proyecto, rescató el potencial de esta aplicación para la identificación de especies, especialmente dada la escasez de personal con este conocimiento.

“Es una herramienta útil, por ejemplo, al hacer inventarios forestales, que permiten identificar la riqueza biológica de un área, así como conocer el estado y la composición de sus masas boscosas. Además, es un recurso útil para la comunidad científica, y puede enseñar a niños y colegiales las características y necesidad de protección de ciertas especies”, comentó Castillo a SciDev.Net.

En sus palabras, Costa Rica tuvo su primer inventario forestal en 2013, y el país está en preparativos para un segundo inventario para 2021.
Trabajo colaborativo
Más de 70 giras a múltiples sectores de Costa Rica fueron necesarias para recopilar la información y fotografías en eFlora. Aunque hubo colaboración desde otros proyectos académicos para la captura de datos, las comunidades y grupos organizados fueron esenciales en esta recopilación. Guardaparques, estudiantes y miembros de comunidades indígenas Bribri, entre otros, participaron en este proceso.

Roger Blanco, indígena Bribri de la comunidad de Amubri, en Talamanca (Caribe Sur), es un guía de turismo cultural y ecológico en su comunidad, y recibió capacitación para aprender a utilizar esta aplicación en su trabajo.

“Para desarrollar un turismo responsable, espiritual, tenemos que conocer bien a la naturaleza. Tenemos un sinfín de árboles con alta importancia en el sentido espiritual; por eso, recibir un curso para valorizar el árbol de la zona, y que se eduque a los jóvenes o a aquellas personas involucradas en turismo, es muy importante”, señaló Blanco a SciDev.Net.

Capacitación comunidad Bribri
Indígenas Bribri de la comunidad de Amubri, en Talamanca (Caribe Sur de Costa Rica) recibieron una capacitación para aprender a usar eFlora en su comunidad, tanto para educación ambiental como para turismo. (Prof. Ruperto Quesada en el centro).
Crédito de la imagen: Cassia Soto / eFlora para SciDev.Net.

En sus palabras, en Talamanca se pueden encontrar especies como manú (Minquarta guianensis) o cedro (Cedrela odorata), especiales para los ritos fúnebres del pueblo Bribri, así como diversos árboles medicinales, como el indio desnudo (Bursera simaruba).

Según agregó Soto, los usuarios pueden compartir con la aplicación algunas observaciones y la posición geográfica en la cual han identificado un árbol, lo cual podrá servir para futuros estudios de distribución de especies y su relación con el cambio climático.

De acuerdo con los investigadores, dado que muchas de las especies en esta app tienen una distribución natural que va más allá de las fronteras costarricenses, la aplicación puede ser útil también en otros países. Inclusive, investigadores extranjeros podrían alimentar la base de datos de eFlora al recopilar características y fotografías siguiendo los protocolos de la aplicación para describirlas.

Referencias

Soto-Montoya, C., Quesada-Monge, R., Madrigal-Gaitán, I., Acosta-Vargas, L. G., Vargas-Calvo, J., & Madrigal-Salazar, G. (2016). Tecnologías para la identificación de especies arbóreas con dispositivos móviles–eFlora. Revista Forestal Mesoamericana Kurú, 13(31), 28-28. Consultado Oct. 2019. Recuperado de: https://revistas.tec.ac.cr/index.php/kuru/article/view/2546/2335