Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

La revista médica británica The Lancet dedicó su más reciente editorial (9 de mayo) a Brasil y a las acciones que el país sudamericano ha desarrollado ante el avance del nuevo coronavirus.

“Quizás la mayor amenaza para la respuesta al COVID-19 para Brasil es su presidente Jair Bolsonaro”, subrayó el editorial de una de las más importantes publicaciones internacionales de investigaciones médicas.

“Cuando la semana pasada los periodistas le preguntaron sobre el rápido aumento de casos, él respondió: ‘¿Y qué? Lo siento, ¿qué quieres que haga?’ (Bolsonaro) No solo continúa sembrando confusión, despreciando abiertamente y desalentando las medidas sensatas de separación física y encierro introducidas por los gobernadores estatales y los alcaldes de las ciudades, sino que también ha perdido a dos ministros importantes e influyentes en las últimas tres semanas”, dice el editorial.

El 7 de mayo, cuando se contabilizaron 6.500 muertes por COVID-19 en el mundo, Brasil representó 9,2 por ciento (600) de las muertes en el mundo en 24 horas por COVID-19, según el informe diario de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Brasil es, además, el país que más tiene casos registrados en América Latina.

Los números representarán probablemente “una enorme subestimación”, sostuvo el editorial de la revista.

Según dijo a SciDev.Net el editor jefe de The Lancet, Richard Horton, Brasil corre el riesgo de un alto costo humano por la pandemia por el hecho de que “su líder ha minimizado el virus y socavado las importantes medidas de control”.

Horton considera la situación aún más crítica debido al vacío de acciones a nivel federal y abogó por “una respuesta unificada basada en información clara y transparente”.

“El liderazgo en Brasil ha perdido su “brújula moral, si alguna vez tuvo una”.

Richard Horton, editor jefe de The Lancet en la editorial.


De acuerdo con Horton, la información inconsistente puede “confundir al público y reducir la confianza en las medidas de control” de la propagación del virus.

Brasil es el país con la tasa de transmisión más alta (R0 de 2,81), según un estudio reciente del Imperial College de Reino Unido que analizó la tasa de transmisión activa de COVID-19 en 48 países.

La expresión técnica R0 de 2,81 significa que cada persona infectada con el nuevo coronavirus en Brasil infecta a casi tres personas.
La institución británica predice que Brasil puede registrar 5.000 muertes más por COVID-19 en una semana, lo que puede alcanzar un total a 10.000 muertes.

Las grandes ciudades como São Paulo y Río de Janeiro son los principales focos, pero ya hay señales de que el virus se está trasladando al interior donde no hay provisiones adecuadas para camas con cuidados intensivos y ventiladores.

Al colapso de la salud se alía también la crisis política del gobierno. El 16 de abril, Luiz Mandetta, ministro de la Salud de Brasil, fue despedido tras haber dado una entrevista televisiva en la que critió las acciones de Bolsonaro y apeló para una voz de unidad. Una semana después, otra importante figura del gobierno, el ministro de la Justicia, Sergio Moro, anunció su dimisión.

El editorial señaló que la desorganización en el centro de la administración del gobierno indica una fuerte señal de que “el liderazgo en Brasil ha perdido su brújula moral, si alguna vez tuvo una”.

En entrevista con SciDev.Net, Horton se mostró preocupado al afirmar que la agitación en la política crea inestabilidad en la gestión de COVID-19. “Sin un enfoque unificado, las consecuencias de esta crisis tendrán un costo extendido, no solo en la economía, sino también en la vida humana”, subrayó. Consultado sobre cómo Brasil podría dar una respuesta clara al desprecio del presidente, Horton destacó que la sociedad civil, la comunidad científica y todos los brasileños “deben exigir que el mandatario cambie su estrategia para manejar esta pandemia”.

Y añadió: “Deben exigir sus derechos como humanos y como ciudadanos, y no aceptar violaciones. Si Bolsonaro no es capaz de dirigir un país con responsabilidad, entonces debe irse. La comunidad internacional debe continuar brindando orientación a Brasil sobre cómo lograr una mejor salud para todos”.

Luiz Davidovich, presidente de la Academia Brasileña de Ciencias (ABC), una de las entidades científicas mencionadas en el editorial, está de acuerdo en que el comportamiento del presidente ha desafiado las normas prescritas por las autoridades sanitarias nacionales e internacionales y la realidad de los hechos, clasificando inicialmente la pandemia como una “simple gripe” violando personalmente el aislamiento social.

“Si sigue negando la evidencia científica y creando crisis políticas que polaricen la sociedad y amenacen a la democracia, es probable que la situación se vuelva más crítica, afectando la salud de la población, la economía y causando un aumento de la desigualdad social”, sostuvo Davidovich a SciDev.Net al afirmar que la desigualdad social aumenta el impacto de la pandemia en Brasil.

Davidovich criticó las diarias crisis políticas que genera el presidente, “cambiando el enfoque del principal problema que enfrenta el país: combatir la pandemia”. Además lamentó los sucesivos recortes presupuestales para la investigación que en los últimos años han generado un sistema de salud y ciencia y tecnología “más pobres”.

Así como el editor jefe de la revista The Lancet, Davidovich aboga por la “unidad de acción y de fuerzas” para afrontar la pandemia y defender la democracia.

Para el presidente de la ABC es urgente que haya un “coro lúcido”, como el documento ‘Pacto por la vida y por Brasil’ que menciona el editorial, un manifiesto respaldado por más de 100 organizaciones como la Asociación Brasileña de la Prensa y por la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia.

La reacción de la prensa y de las organizaciones de la comunidad científica y la sociedad civil han sido “fundamentales para crear una barrera al proyecto y a la acción del presidente, evitando más muertes y aportando más claridad a este momento complejo y trágico que enfrenta el país”, destacó el presidente de la ABC.

Enlace a la editorial en The Lancet.

Enlace al Manifiesto “Pacto por la vida y por Brasil”.

Temas relacionados