Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[LA HABANA] Durante su reunión plenaria, la Academia de Ciencias de Cuba (ACC) resaltó ante autoridades del Ministerio de Ciencia la necesidad de que ese órgano esté representado activamente en el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, una nueva entidad de carácter supra ministerial que se creará como parte de las nuevas políticas de ciencia y tecnología.
 
Estos lineamientos nacen tras un proceso participativo de diálogo que involucró a la comunidad científica y a los tomadores de decisiones, y que resultó en 12 políticas de ciencia, tecnología e innovación, que buscan promover mayor participación del sector en el desarrollo económico.
 
Tres de las políticas fueron presentadas por la ministra del sector, Elba Pérez Montoya, durante la reunión de la Academia y días previos ante parlamentarios. Estas fueron las referentes a la reorganización del sistema de Ciencia Tecnología e Innovación (CTI), el impulso de Empresas de Alta Tecnología (EAT); y el desarrollo de los parques científico-tecnológicos.
 
Como parte de la reorganización del sistema de CTI se prevé la creación de un Consejo Nacional, cuya función será garantizar la ejecución, el control y evaluación de las políticas aprobadas y estará presidido por el vicepresidente del Consejo de Ministros que atiende la actividad de ciencia, tecnología e innovación, según informó la titular.

“Uno de los aspectos más importantes de este proceso es la creación de ese Consejo pues es un hecho esencial para alcanzar la articulación, clave dentro de cualquier sistema”.

Jorge Núñez Jover, académico titular de la ACC

 
Para Jorge Núñez Jover, académico titular de la ACC y también presidente de la Cátedra de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación de la Universidad de La Habana, uno de los aspectos más importantes de este proceso es la creación de ese Consejo pues es un hecho esencial para alcanzar la articulación, clave dentro de cualquier sistema. 
 
Este consejo es “un órgano supraministerial donde estén representados los ministerios productivos, todos los actores relacionados con la ejecución de la innovación y la ciencia en el país. No es buscar las soluciones desde el lado de la oferta de conocimientos; es buscar la articulación sistémica de actores y para eso no es suficiente un ministerio único. No es una legislación para científicos, es un sistema apoyado en normas jurídicas vinculado a actores que van mucho más allá del sector científico”, dijo Núñez Jover a SciDev.Net.
 
Luego de la presentación de la ministra, Carlos Rodríguez, vicepresidente de la ACC, propuso que la Academia debiera tener un rol más activo dentro del venidero órgano supra-ministerial.
 
“Para fortalecer el trabajo del Consejo Nacional, la ACC debiera ser miembro o invitado permanente dentro de él. Nosotros consideramos que la presencia de la entidad debiera ser tenida en cuenta pues ayudaría a la revisión y análisis de otras propuestas o normas que nazcan”, comentó el también profesor de la Facultad de Física de la Universidad de La Habana, reporta la revista Juventud Técnica.
 
Durante su presentación, Pérez Montoya dijo que otro de los objetivos de la reorganización de la CTI era fortalecer la labor asesora y consultora de la Academia de Ciencias de Cuba. Por su parte, las EAT son entidades donde se completa el ciclo de investigación, desarrollo, innovación, producción y comercialización de productos y servicios de alto valor agregado, con énfasis en la comercialización al exterior. Según lo explicado por la ministra, las entidades de ciencia actuales pueden optar por la categoría de EAT y recibirían beneficios en cuanto al pago de sus impuestos.
 
Sobre los parques científico-tecnológicos, las políticas establecen que son organizaciones cuyo objetivo es incrementar la riqueza de su comunidad, y promover la cultura de la innovación y la competitividad de las empresas e instituciones instaladas o asociadas a él.  La ministra informó que ya está previsto uno en la Universidad de Ciencias Informáticas, en La Habana, que es el más avanzado de los que se prevén. Otros, estarían en Mayabeque (provincia eminentemente agrícola ubicada al sur de La Habana), la Universidad Tecnológica de La Habana (Cujae) y la Universidad de Matanzas (al este de la capital cubana).
 
Núñez Jover cree que “la palabra clave en todo esto es interacción”. “En ese sentido, creo que una de las tendencias más importantes que se están produciendo en los cambios de políticas es tratar de armar, robustecer y darle más dinámica a un sistema integrado”, dijo el investigador.
 
Consultada por SciDev.Net, la ministra Pérez Montoya informó a través de su cuenta de Twitter que “en estos momentos se están elaborando las normas jurídicas” que permitirán la implementación de las diferentes políticas.