Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[LIMA] Un proyecto que busca estimular a alumnas de los dos últimos años de secundaria de colegios públicos de Lima para que estudien carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) ha resultado eficaz para ayudar a reducir los estereotipos de género en la ciencia entre hombres y mujeres de 14 a 16 años.
 
Así se dio a conocer durante la presentación de los resultados del proyecto “STEM es para chicas” realizado (7 de marzo) en la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) de esta ciudad.
 
El proyecto ofreció charlas motivacionales a unos 5.000 escolares de casi treinta colegios públicos de zonas periféricas y de escasos recursos de la capital peruana elegidos por la Dirección Regional de Educación de Lima Metropolitana por estar debajo del promedio nacional en matemáticas y ciencias.

stem charlas escolares
Las charlas estuvieron dirigidas a escolares de los dos últimos años.
Crédito: UNESCO- Lima /Asociación En Órbita.

Las charlas estuvieron a cargo de 70 científicas e ingenieras previamente capacitadas, que contaron sus experiencias y motivaciones para seguir la carrera que eligieron. Todas trabajaron como voluntarias, impulsadas por el afán de atraer a las adolescentes hacia las ciencias.
 
Si bien el énfasis del proyecto eran las adolescentes, muchas charlas fueron dadas a grupos mixtos como una manera de conocer e interpretar las diversas percepciones de los escolares de ambos sexos.
 
“Al inicio [de las charlas] los más interesados eran los chicos, las chicas se desentendían, miraban para otro lado, como diciendo esto no es para mí. Pero poco a poco se les despertaba el interés, empezaban a preguntar, y se sentía un cambio; se interesaban”, relató a SciDev.Net la capitana de fragata de la Armada Peruana Helen Huambo Chávez, la mujer de más alto grado dentro de la Marina de Guerra y una de las 70 científicas que dieron las charlas.

stem, helen huambo by zp
La capitana de fragata Helen Huambo Chávez es la mujer de más alto grado dentro de la Armada Peruana y una de las 70 científicas que forma parte del proyecto.
Crédito: Zoraida Portillo.
 
Para muchas, su mayor miedo son las matemáticas y por eso se niegan a la posibilidad de ser ingenieras, complementa Huambo, quien además es ingeniera industrial. “Este proyecto me ha cambiado la vida porque me ha hecho sentirme más útil para otras mujeres, me ha hecho llevar a la práctica el ¡sí se puede! que tanto tratamos de inculcarles”, afirma.
 
Señala además que una de las cosas que más la ha impactado es la baja autoestima de muchas de las adolescentes, que las lleva a pensar que ellas no pueden ser científicas. “Mi mensaje para las chicas era: mírame, estudié en una universidad pública, soy ingeniera, soy oficial de la Marina, tú también lo puedes lograr, pero te tienes que esforzar; no porque eres mujer te van a regalar las notas o vas a ocupar solo un cupo, una cuota”.
 
Sofía Quiroz, voluntaria del proyecto, coincide: la baja autoestima “las lleva a pensar que no saben, que no pueden. Son niñas a las que no les llega el empoderamiento femenino, que confrontan muchas barreras, especialmente desde el entorno familiar. Esta es una forma de que sepan que no hay límites sino los que ellas mismas se autoimponen”.

stem, esther festini, grupal
Crédito: UNESCO- Lima /Asociación En Órbita.
 
Si bien es muy pronto para saber si las charlas influirán en la probabilidad de que las adolescentes escojan una carrera STEM, una evaluación independiente realizada por dos economistas de la Universidad del Pacífico (Perú) halló resultados prometedores. Con base en encuestas antes y después de la intervención y un grupo de control, la evaluación comprobó que el proyecto ha tenido efectos positivos en adolescentes de ambos sexos sin información vocacional previa, entre quienes presentaban un nivel mayor de autoestima y en las chicas cuyas madres trabajan.
 
Las charlas de las científicas, además, fueron grabadas y quedarán a disposición de los colegios públicos que las soliciten para que sirvan como instrumentos de aprendizaje. Para eso se ha elaborado una guía metodológica que indica cómo usarlos en clase, informó Gisella Orjeda, presidenta de la asociación En Órbita que, junto con la Embajada Británica, UNESCO-Lima y la Organización de Estados Iberoamericanos, llevaron adelante el proyecto.
 
Paralelamente, el proyecto hizo un análisis del enfoque de género usado en un texto escolar del curso de ciencia, tecnología y ambiente de 4° de secundaria, con el fin de hacer recomendaciones para futuros libros que son distribuidos gratuitamente por el Ministerio de Educación en los colegios públicos.

stem
STEM son las siglas en inglés de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.
Crédito: UNESCO- Lima /Asociación En Órbita.

El análisis, realizado por Natalia Iguíñiz, especialista en enfoque de género, y la educadora María Antonia Pámies, señala que si bien el texto a simple vista no parece tener contradicciones de género, un análisis más profundo reveló, entre otras cosas, que hay 125 textos de científicos varones citados con nombre propio y solo cuatro científicas citadas, no usa lenguaje inclusivo, se presenta un estereotipo de familia tradicional y en la bibliografía de 17 libros citados solo dos son de mujeres.
 
“Creemos que este análisis será un aporte importante para la toma de decisiones [del Ministerio de Educación]”, señaló Orjeda quien fue presidenta del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC) entre 2012 y 2017 y actualmente preside el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montañas.
 
Palmira Ventosilla, coordinadora del Laboratorio de Microbiología Experimental de la Universidad Cayetano Heredia, cree que proyectos como éste deberían ser una actividad permanente y sostenida a lo largo del año. “Debería haber un programa del Ministerio de Educación para que el investigador salga de su laboratorio y se acerque a esta población”, sugiere.
 
“Siento que fue una gran experiencia, pero como una pincelada. Hay que profundizarla. Necesitamos acercarnos a niñas y niños, no solo a los adolescentes. Si no te forman en casa ni en el colegio va a ser muy difícil que te inclines hacia las ciencias”, añade Ventosilla, quien tiene un doctorado en biología molecular.

stem, palmira ventosilla by zp
Palmira Ventosilla en su laboratorio de microbiología experimental.
Crédito: Zoraida Portillo.
 
“No se puede llegar a ellos cuando ya están formados, preocupados por su sexualidad, por ganar dinero, por el éxito; entonces ya están contaminados y va a ser muy difícil hacerlos cambiar de parecer. Necesitamos trabajar con niños de pregrado, formarlos desde allí pero sin descuidar a los otros grupos, porque el futuro lejano es el niño de 6-7 años, pero el futuro cercano es el adolescente de 14-16 años que está expuesto a una serie de riesgos”, precisa.
 
Mientras tanto, las 70 científicas han constituido redes y plataformas de colaboración, lo cual constituye un resultado inesperado del proyecto,  refirió a SciDev.Net Marcela Caillaux, directora ejecutiva de En Órbita.
 
“Muchas no se conocían y ahora desarrollan planes conjuntos”, subraya, y cree que serán un insumo importante para los próximos proyectos que están a la espera de financiamiento: talleres de actualización para los profesores de ciencias de los colegios públicos, y programas de mentorías para niñas a fin de que se puedan presentar a concursos de ciencias, matemáticas, y otras iniciativas nacionales e internacionales. “Además de llevar ‘STEM es para chicas’ al interior del país”, añade Orjeda.

Temas relacionados