Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

La tasa de suicidios en cárceles de Sudamérica es, en promedio, 3,9 veces más alta que en la población en general, y entre las mujeres el riesgo de fallecer por esa causa es mucho mayor que los hombres, halló una investigación que abarcó 10 países.

En particular, en la población femenina encarcelada la tasa de incidencia de suicidio es 13,5 veces mayor que la población en general, mientras que en hombres es 2,4 veces.

El estudio regional contabilizó 1.324 suicidios entre 2000 y 2017, y halló que, en promedio, la tasa de suicidios en las cárceles sudamericanas es de 40 por 100.000 encarcelados.

“Las mujeres constituyen una población muy minoritaria dentro de las cárceles. Eso hace que sus necesidades específicas sean, a menudo, olvidadas o invisibilizadas”, señaló Ana Vigna, del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (Uruguay), que no participó en el estudio.

“Presentan trayectorias delictivas distintas de las de los hombres (caracterizadas por niveles mucho menores de reincidencia, así como por una menor gravedad de las ofensas cometidas), que vuelve más necesario aún el uso de alternativas a la privación de libertad”, agregó.

La investigación, publicada en Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology (online 13 mayo), muestra una gran heterogeneidad en los países de la región respecto a esta situación en las cárceles. La tasa promedio anual de suicidios resultó de 441 por 100.000 encarcelados en Bolivia; en Argentina representó 85,8; en Uruguay 80,6; en Chile 41,2; y 20, 4 en Paraguay. La más baja fue es Perú (8 cada 100.000).

Según los autores, esa heterogeneidad puede explicarse, en parte, por las distintas maneras de definir las muertes por suicidio y la metodología empleada para reunir los datos, que en el caso de Bolivia y en Argentina, por ejemplo, procedían de una sola institución, con características particulares.

Los países incluidos fueron Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Uruguay, Argentina y Bolivia; Suriname y Venezuela no pudieron ser incorporados por falta de datos.

“Las mujeres constituyen una población muy minoritaria dentro de las cárceles. Eso hace que sus necesidades específicas sean, a menudo, olvidadas o invisibilizadas”.

Ana Vigna, Universidad de la República (Uruguay)


Las enfermedades mentales, los problemas de consumo de sustancias y las autolesiones fueron identificados como factores de riesgo. Encontraron que tanto la población carcelaria como las tasas de encarcelamiento se elevaron en los dos últimos decenios.

Según consignó el estudio, la población carcelaria creció de medio millón en 2002 a 1,2 millones en 2018. En tanto, sobre la tasa de encarcelamiento, Bolivia presentó la más baja, con un promedio de 102 presos por cada 100.000 habitantes, y Brasil la más alta, con 332.

Adrian Mundt, uno de los autores del estudio e investigador de la Facultad de Medicina de las universidades Diego Portales y San Sebastián (Chile), la población carcelaria presenta tasas muy altas de problemas de salud mental que llevan a una alta incidencia de suicidio.

“Los suicidios ocurren dentro de las cárceles, a mayor tasas que en la población general, aún cuando están a cargo del cuidado y la supervisión del Estado. Se requiere mejor tamizaje de riesgo de suicidio e intervenciones de prevención”, agregó Mundt.

Para otro de sus autores, Franceso Fritz, investigador de la Charité-Universidad de Berlín y del Hospital Clínico Universidad de Chile, el estudio “muestra cómo, en muchos países, la recopilación de datos sobre los fallecimientos se hace de forma no sistemática y oculta al público, lo que esconde las condiciones bajo las que viven y fallecen las personas privadas de libertad del país”, dijo a SciDev.Net.

Para la socióloga Ana Vigna, los suicidios constituyen una causa de muerte con fuertes problemas de subregistro que no es privativo del contexto latinoamericano. “La posibilidad de que los suicidios sean catalogados como ‘accidentes’ u otras causas ha sido señalado también en otras latitudes”, agregó Vigna, autora de una investigación en las cárceles uruguayas.

“Estas dificultades para su tipificación se incrementan en la medida en que aumenta la cantidad de presos por funcionario, y disminuye la calificación del personal. También es clave la autonomía y la presencia de los servicios de salud independientes del sistema penitenciario en el relevamiento y constatación de estos hechos”, detalla.

Ramiro Gual, quién investigó las muertes por autoagresión en el Servicio Penitenciario Federal argentino entre 2009 y 2018, destacó la búsqueda de la actual investigación por recuperar de manera rigurosa los escasos datos empíricos disponibles.

En Argentina, dijo a SciDev.Net, “al ser un país federal, convive un Sistema Penitenciario Nacional (SPF) con uno por cada estado provincial. Las estadísticas que unifican todos esos sistemas son muy pobres, sobre todo en materia de fallecimientos; solo se tiene información rigurosa sobre algunas jurisdicciones”. 

Un dato llamativo es que la investigación asocia el hacinamiento en las prisiones con una menor incidencia de suicidios, debido a la “supervisión entre pares”. “En lugares demasiado hacinados es físicamente imposible suicidarse; ocurre más en reclusión solitaria”, explicó Mundt.

No obstante, para Vigna, “la inconsistencia de estos resultados con los obtenidos en países de mayores ingresos deja abierta la necesidad de continuar investigando sobre este vínculo”.

Consultada por SciDev.Net respecto de si la COVID-19 podría ocasionar el agravamiento de la situación, Vigna señala que al contexto carcelario latinoamericano (caracterizado por las malas condiciones de vida en cuanto al acceso al agua potable, la ventilación, el aislamiento térmico), se adicionan ahora la dificultad del distanciamiento social.

La superpoblación, la limitación de las visitas, el difícil acceso a los servicios de salud y a productos básicos de higiene; y “la reducción de actividades laborales, educativas y de recreación, que sirven para disminuir los niveles de violencia y descomprimen el clima de tensión propiciado por el encierro”, son factores de agravan la situación.

Para Mundt, “es un gran desafío no resuelto”.

>Enlace al estudio en Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology

Temas relacionados