Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Los niños y niñas de entre 9 y 16 años de Puerto Rico comenzarán a recibir en los próximos meses la vacuna Dengvaxia contra el dengue al haber sido aprobada por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés).

“Esta vacuna no es perfecta, pero como es eficaz será importante para el control de la enfermedad en Puerto Rico”, dice a SciDev.Net Steven Waterman, jefe de la rama de dengue del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) en San Juan, Puerto Rico.

El dengue es una enfermedad infecciosa causada por un virus transmitido por mosquitos, específicamente por Aedes aegypti. Presente en los trópicos y subtrópicos, la primera infección con el virus no despliega síntomas o estos son tan débiles que se confunden con un estado gripal. Pero una segunda infección puede volverse severa, incluir fiebre hemorrágica y también llegar a ser fatal. Cerca del 95 por ciento de las hospitalizaciones están asociadas con la segunda exposición al virus.

“Cada tres años hay un brote importante de dengue en la isla, donde aparecen miles de casos, cientos de ellos son hospitalizados y hay muertes. Esto no solo afecta a la población, sino también al sistema de salud en general”, agrega. 

Por lo mismo, opina el especialista, esta vacuna podría aplicarse en otros países de Latinoamérica donde el virus está presente.

Tanto desde el punto de vista individual como desde la salud pública, prevenir la infección en personas que ya han tenido dengue puede desempeñar un papel importante en la reducción de la carga social y económica de la enfermedad

Consuelo Oliveira, Instituto Evandro Chagas, Brasil

La vacuna también será administrada en los territorios estadounidenses de Samoa Americana, Guam, y las islas Vírgenes de los Estados Unidos —zonas donde el virus es endémico— apenas se cumplan todas las instancias técnicas.

La medida se suma a la ya tomada por la Unión Europea y otros 19 países que han aprobado esta vacuna, entre ellos Brasil, México, Paraguay, Perú Costa Rica, El Salvador y Guatemala.

Dengvaxia, del laboratorio Sanofi, solo está aprobada para ser utilizada en personas donde se haya comprobado —mediante un examen— que tuvieron un primer contacto con el virus del dengue. Esto porque en quienes no lo han tenido, la vacuna funciona como una primera infección y un segundo encuentro con el patógeno podría volverse grave. 

Entre tanto, en Brasil, el Instituto Butantan, en asociación con la empresa estadounidense MSD, está trabajando en otra vacuna candidata que está en la fase final de prueba en humanos. 

“Más de 17.000 voluntarios, en 14 municipios brasileños, están involucrados”, cuenta a SciDev.Net Consuelo Oliveira, investigadora clínica del Instituto Evandro Chagas, en la región brasilera de Pará.

En ese país, el dengue sigue siendo un problema de salud pública grave. Solo entre enero y abril de este año los casos probables de dengue aumentaron en casi 340 por ciento, con respecto al mismo período del año anterior, totalizando más de 450.000 infecciones. Las muertes han aumentado en 186 por ciento en el mismo periodo, informó la especialista.

Desde fines de 2015, la vacuna Dengvaxia fue autorizada en Brasil para personas entre 9 y 45 años. Casi un año después comenzó un estudio sobre la efectividad de la inoculación en 30 municipios de Paraná. Los resultados están siendo evaluados por un comité de expertos del Ministerio de Salud.

“Tanto desde el punto de vista individual como desde la salud pública, prevenir la infección en personas que ya han tenido dengue puede desempeñar un papel importante en la reducción de la carga social y económica de la enfermedad”, opina Oliveira.

Temas relacionados