Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Para aumentar la vacunación contra la influenza puede ser clave que las campañas de información destaquen la seguridad de la vacuna, además de señalar su efectividad, según halló un estudio internacional.
 
Aplicado en cuatro países en vías de desarrollo —Albania, Filipinas, Jordania y Nicaragua—, el trabajo buscó describir el conocimiento y las actitudes de las madres respecto a vacunar a sus hijos contra la gripe e identificar las características asociadas con esa intención.
 
En el mundo, los virus de la influenza A y B son causas comunes de gripe y enfermedades respiratorias en niños menores de un año, también con una alta mortalidad infantil, especialmente en países de bajos y medianos ingresos.
 
Sin embargo, a pesar de que existen vacunas para prevenir estos trastornos, no se encuentra en la lista del Programa Ampliado de Inmunización de la Organización Mundial de la Salud para postular a fondos públicos. Por ello, en muchos países para acceder a la vacuna contra la influenza hay que pagar o acceder a la salud privada.
 
Como parte del estudio publicado en la revista Vaccine, entre 2015 y 2017, los investigadores entrevistaron a más de 3.500 madres con bebés menores de un año que estaban inscritas en centros de salud comunitarios y hospitales. Las participantes respondieron un cuestionario acerca del nivel de conocimiento que tenían sobre la vacuna contra la influenza y de la patología en sí.
 
Sobre la percepción que tenían las madres acerca del conocimiento que tenían de la enfermedad, en Albania 89 por ciento de las madres consideró que poseía al menos algo de conocimiento, en Jordania ese porcentaje llegó a 62 por ciento, en Nicaragua a 48 por ciento y en Filipinas solo 34 por ciento.
 
“Si bien en general los resultados se acercan a lo esperado nos sorprendió el bajo conocimiento que tenían en Filipinas sobre la influenza”, explicó a SciDev.Net Aubree Gordon, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, y coautora del estudio. En Filipinas, 66 por ciento de las madres declaró no poseer conocimiento alguno sobre el virus. La causa, según los autores, sería la falta de acceso a información.

Cuando se les preguntó qué tan preocupadas estaban sobre la patología, cerca de 90 por ciento de las madres filipinas estaba “muy” o “extremadamente” preocupadas, al igual que en Jordania y en Nicaragua. En Albania solo fue 52 por ciento.
 
La variabilidad de los resultados entre los países no es una sorpresa por las distintas realidades y culturas, pero también por el acceso que tiene la población a información y a las vacunas, aseguró Aubree Gordon.
 
La seguridad y efectividad percibida de la vacuna y el conocimiento fueron los predictores más importantes de la intención de vacunación encontrados por el estudio. Según la investigación, al analizar los factores que llevan a que una madre quiera vacunar a su hijo, la seguridad percibida respecto a la vacuna fue al menos seis veces más importante que el nivel de educación de la madre.
 
Según dijo por Skype la autora del estudio, muchas de las campañas se enfocan en la severidad de la enfermedad y no en cómo funciona la vacuna, que es lo que le importa a la gente, destacó. Esto es algo que también han encontrado otros estudios y que podría cambiar la efectividad de las políticas públicas ante la vacunación de la influenza.

“En el caso de la influenza, cuando se conoce a través de los medios de comunicación que la enfermedad ha sido grave en el otro hemisferio, de inmediato mejora los porcentajes de vacunación de los grupos de riesgo”.

Lorena Tapia, Facultad de Medicina de la Universidad de Chile

Todos los países incluidos en el estudio, excepto Albania, tienen más de un brote de influenza al año. Este sería otro factor que podría influir en la percepción sobre la enfermedad.
 
Otra de las preguntas incluidas en el cuestionario tuvo relación con la efectividad de la vacuna. Casi la mitad de las madres la calificaron como “muy efectiva” en Nicaragua, Filipinas y Albania. Pero en Jordania ese porcentaje fue solo 3 por ciento.
 
Para Lorena Tapia, viróloga y pediatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, quien no fue parte del estudio, el acceso a las vacunas es otro factor que influye en el porcentaje de inoculación de los hijos, explicó a SciDev.Net. Y en este punto, el costo de la vacuna es relevante.
 
Casi 70 por ciento de las madres en Albania y 58 por ciento en Filipinas declararon que era probable que aceptaran la vacuna contra la influenza para sus bebés si fuera gratuita. Pero el porcentaje de aceptación fue mucho menor en Nicaragua y Jordania con 25 y 11 por ciento, respectivamente.
 
“En el caso de la influenza, cuando se conoce a través de los medios de comunicación que la enfermedad ha sido grave en el otro hemisferio, de inmediato mejora los porcentajes de vacunación de los grupos de riesgo”, explicó Tapia en conversación telefónica.