Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

A medida que se acumula evidencia de que las personas pueden ser portadoras del coronavirus sin mostrar ningún síntoma, aumenta el temor de que la enfermedad sea imposible de controlar en algunas regiones.
 
Por ejemplo, contener la propagación del coronavirus en África —incluido Egipto, donde al menos un caso ha sido confirmado—“dependerá en gran medida de la capacidad sanitaria de cada país”, según un nuevo estudio publicado en la revista The Lancet.
 
La investigación encontró que los países africanos con alto y mediano riesgo de transmisión del virus llegado desde la China están “mal preparados para detectar casos y limitar la transmisión”.
 
Más de 74.000 personas en 25 países están infectadas y más de 2.000 han muerto desde que el virus, oficialmente conocido como COVID-19, emergió en el país asiático en diciembre.
 
Los diagnósticos son fundamentales para el control de la epidemia, pero desarrollar pruebas para identificar las enfermedades constituye un desafío técnico y requiere mucho tiempo,  además muchas pruebas no son fáciles de desplegar sobre el terreno, según muestra un análisis de la revista BMJ Global Health
 
Por otra parte, incluso los médicos chinos que trabajan en las provincias afectadas por el virus han reconocido ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) que carecen de la capacidad de diagnosticar inmediatamente los casos que se presentan.
 
Detección basada en síntomas
Después de que la detección basada en síntomas omitió dos casos de coronavirus en un grupo evacuado de China a Alemania, un grupo de investigadores de este país europeo encontraron que las personas pueden estar infectadas sin parecer enfermas.
 
Diversas pruebas, incluyendo una muestra faríngea, confirmaron posteriormente que dos personas tenían el virus, señaló la unidad de enfermedades contagiosas del Hospital Universitario de Frankfurt.
 
“Descubrimos que la propagación del virus potencialmente infeccioso puede ocurrir en personas que no tienen fiebre ni signos, o solo signos menores, de infección”, dijeron los científicos. (De todos modos) “no está claro si las personas que no muestran signos o síntomas de infección respiratoria propagan [el virus]”.
 
La evidencia anecdótica sugiere que la gente sin síntomas del virus es capaz de propagarlo a otros, afirma Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos.

“No está claro si las personas que no muestran signos o síntomas de infección respiratoria propagan [el virus]”.

Unidad de enfermedades contagiosas del Hospital Universitario de Frankfurt, Alemania.

 
“La pregunta que sigue sin respuesta es: ¿cuál es el alcance de esa transmisión asintomática? ¿Es un componente menor del brote o es un componente sustancial?”, reconoce el especialista.
 
“Si es un componente sustancial, se vuelve problemático porque significará que para realizar un examen de detección no se podrá confiar solo en si las personas tienen síntomas o no, se les tendrá que hacer una prueba”, explica.
 
Pero las pruebas de diagnóstico, especialmente las que son nuevas, pueden dar falsos resultados, advierte Michael J. Ryan, director ejecutivo del Programas de Emergencias Sanitarias de la OMS. Señala que la sospecha clínica es importante, especialmente en países donde los casos aparecen por primera vez.
 
Y el diagnóstico basado en síntomas puede ser la única opción para muchos países que carecen del equipamiento y capacitación necesaria para correr pruebas de laboratorio.

Latinoamérica se capacita en detección rápida
En Brasil, desde inicios de febrero los investigadores están usando una técnica de diagnóstico en tiempo real —usada para detectar sarampión, virus del Zika y leishmaniasis— para descartar la presencia de COVID-19.
 
Analizando el material genético (ARN) de la secreción respiratoria de un paciente sospechoso, el método puede determinar en tres horas si contiene el gen del coronavirus.
 
Al no contar con una muestra real del virus, porque no hay casos en Brasil, los investigadores de la Universidad Federal de Bahía (UFBA) diseñaron sintéticamente el ARN del virus. Luego extrajeron el material genético de la secreción y le agregaron nucléotidos —material que compone el código genético del virus— identificando así la presencia o ausencia del coronavirus.
 
El método ya ha sido adoptado por los laboratorios vinculados a la red oficial del Ministerio de Salud de Brasil, responsable de probar los casos sospechosos de coronavirus, y se está extendiendo por toda la región.
 
En la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), en Río de Janeiro, se capacitó a inicios de febrero a representantes de otros nueve países latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay en el uso de esta tecnología.
 
Sin embargo, su uso en países de bajos ingresos probablemente será limitado debido a que requiere equipos sofisticados y caros que muchos sistemas de salud no tienen. En Brasil, cada equipo cuesta el equivalente a US$ 45.000. Para Tedros Ghebreyesus, director general de la OMS, la epidemia del coronavirus pone de relieve por qué es crítico fortalecer los sistemas de salud en el hemisferio Sur.  

Pero Francioli Koro Koro, microbiólogo molecular y epidemiólogo de la Universidad de Douala en Camerún, dice que las crisis de enfermedades infecciosas por lo general son ocasionadas por fallas políticas a nivel nacional y global.

“El problema es, ¿cómo ven los políticos la información que se les da”, indica. “Por ejemplo, para que la OMS considere crítica una situación, se deben satisfacer cierto número de condiciones. Mientras tanto, la enfermedad se expande”.

En América Latina, los investigadores están divididos sobre la posibilidad de que el virus ingrese a la región.
 
“Es difícil contener un virus de propagación respiratoria en un mundo globalizado como el actual. A pesar de la baja letalidad, el nuevo coronavirus ha demostrado una alta transmisibilidad. Es probable que se establezca en América Latina y se incorpore como otro virus respiratorio”, predice Fernando Mota, jefe sustituto del Laboratorio de Virus Respiratorios y del Sarampión en Fiocruz.
 
Para el virólogo Gúbio Soares, coordinador del grupo de investigación del Laboratorio de Virología de la UFBA, será difícil tener casos en América Latina. "El virus se concentrará en China", predice.
 
Sin embargo, ambos expertos coinciden en que lo más importante en este momento es el diagnóstico y la toma de medidas de contención.


Artículo original publicado en la Edición Global de SciDev.Net. Reporteo adicional de la Edición de América Latina y el Caribe.