Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[MONTEVIDEO] Para impulsar la contratación de doctorados en la industria en Uruguay —donde solo 4 de cada 100 doctores trabaja en el sector productivo—, el gobierno iniciará el 10 de abril el Programa de Inserción de Jóvenes Científicos en Áreas no Académicas.
 
El plan es impulsado por la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SNCYT), con participación de la Universidad de la República (Udelar), centros de investigación no universitarios, cámaras industriales, empresas estatales y organismos financiadores, entre otros.
 
En total serán ocho talleres enfocados en sectores productivos prioritarios para el país, informó a SciDev.Net Silvana Ravía, asistente técnica de la SNCYT. Estas áreas son la forestal, agrícola, minería, TIC, nano y biotecnología, turismo, alimentos, ganadería, entre otras.
 
En estos talleres, los representantes del sector productivo interactuarán con científicos para conocer casos de éxito de investigadores uruguayos que lograron soluciones para problemas reales.
 
También podrán informarse sobre las líneas de investigación que se desarrollan en el país vinculadas a su sector, y las herramientas para financiar la contratación de este personal, tanto por convenio con la universidad como directamente.

Las empresas pueden aumentar su eficiencia y competitividad incorporando recursos humanos formados con el método científico, y que saben cómo aplicar el conocimiento para resolver problemas. Es, en los hechos, una forma de avanzar en la economía del conocimiento”.

Fernando Goldbaum, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina.

 
Pero especialmente, dice Ravía, los empresarios conocerán las habilidades que tiene un profesional con doctorado, cuyo entrenamiento implica el desarrollo de la capacidad de analizar y resolver problemas concretos con conocimientos profundos de su área.
 
Según los resultados del primer censo de uruguayos con doctorado realizado en noviembre de 2018 por investigadores de la Udelar, en el país hay 4,5 doctorados cada 10.000 habitantes, el doble de Argentina pero mínimo al compararse con Alemania o Francia, con 70 y 36 doctorados cada 10.000 habitantes, respectivamente.
 
Según su lugar de empleo, el censo reveló que 74 por ciento de los doctorados es investigador de la Udelar (la única universidad pública de Uruguay); 11 por ciento trabaja en centros de investigación no universitarios, 8 por ciento en organismos gubernamentales, y 4 por ciento en la industria.
 
“Las empresas pueden aumentar su eficiencia y competitividad incorporando recursos humanos formados con el método científico, y que saben cómo aplicar el conocimiento para resolver problemas. Es, en los hechos, una forma de avanzar en la economía del conocimiento”, dijo a SciDev.Net Fernando Goldbaum, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y ex director de la Fundación Instituto Leloir, uno de los principales centros de investigación básica y formación de jóvenes investigadores de Argentina.
 
Como ex presidente de la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica de su país, desde donde impulsó programas con el mismo fin, Goldbaum dijo que el programa “ayuda al cambio cultural, porque muchos de esos doctores pueden ser en un futuro quienes tomen decisiones importantes en esas empresas”. “La implementación de incentivos para la contratación de posgraduados en I+D es una condición fundamental para que esta iniciativa tenga éxito”, agregó a SciDev.Net Álvaro Mombrú, decano de la Facultad de Química de la Udelar.
 
El desafío, señalaron algunos científicos durante la presentación, es que un doctorado no se vea solo como un teórico sino como un profesional capaz de aportar a la industria.
 
“Las empresas tienen que operar un cambio cultural importante. Los jóvenes, en tanto, deben recibir el apoyo de las instituciones de educación superior para mantener un vínculo que les permita estar actualizados con el estado del arte del conocimiento, y evitar que el paso del tiempo anquilose la frescura inicial y les permita seguir actualizados”, dijo a SciDev.Net Rafael Radi, presidente de la Academia de Ciencias de Uruguay.
 
“Es importante que los científicos (entendamos) que nuestro conocimiento debe servir para el desarrollo equitativo de nuestras sociedades, y eso no se logra solo haciendo crecer a las instituciones científicas, sino demostrándole a la sociedad que ese crecimiento redunda en el mejoramiento de la calidad de vida”, remarcó Goldbaum.

Temas relacionados