Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SANTIAGO] Usando desechos domésticos y electrónicos de bajo costo, un técnico especializado en tecnologías de información y comunicación (TIC) y un profesor de Biología crearon un sencillo adaptador que permite convertir cualquier teléfono celular con cámara en un poderoso microscopio. Ambos decidieron compartir en internet las instrucciones para fabricar el aparato, abriendo una enorme oportunidad para las clases de ciencia escolar en lugares de escasos recursos. 

Con un tubo de papel higiénico, palitos de helado, el lente recuperado de un lector de CD y una pila, entre otros materiales, Edgardo Mundaca y Mariano Rodríguez crearon el dispositivo que bautizaron Micro-Hoek.

Al adosarlo al lente de la cámara, éste permite ver en la pantalla del celular estomas de hojas, células epiteliales u ovocitos de bivalvos, entre otras células cuya observación requiere usar microscopios de al menos 60x de aumento.

Edgardo Mundaca, técnico en TIC de la Universidad de La Serena (Chile), cuya Dirección de Investigación y Desarrollo y Departamento de Biología han apoyado la construcción y difusión del dispositivo, dice a SciDev.Net que la idea de crearlo nació “porque aquí en la universidad recibo a escuelas rurales y me impactó saber que sus profesores nunca habían usado microscopios debido a su alto costo, por lo que contenidos como las células los enseñaban solo con libros o imágenes”.

A mí me han ofrecido mucha plata por esto dos empresas fabricantes de celulares, pero este es un proyecto social. Si vendo los derechos ¿a  cuánto se lo van a vender ellos a los colegios? Volveríamos a lo mismo, porque los colegios no van a tener los medios para comprarlo”.

Edgardo Mundaca, técnico en tecnologías de información y comunicación, Universidad La Serena, Chile.


“El 88 por ciento de los colegios a nivel latinoamericano no tienen implementación de laboratorio. Eso quiere decir que hay un bajo alfabetismo científico”, indica Mariano Rodríguez, quien destaca que el prototipo de bajo costo puede utilizarse como una herramienta tecnológica para enseñar el mundo microscópico a alumnos de 5° a 8° grado de educación básica.

Su uso podría masificarse gracias a que sus creadores decidieron compartir en línea y de forma abierta y gratuita el manual de construcción, de manera que pueda ser descargado y fabricado por todos los profesores y estudiantes que lo requieran.

“A mí me han ofrecido mucha plata por esto dos empresas fabricantes de celulares, pero este es un proyecto social. Si vendo los derechos ¿a  cuánto se lo van a vender ellos a los colegios? Volveríamos a lo mismo, porque los colegios no van a tener los medios para comprarlo”, dice Mundaca, quien ya patentó la invención en Chile. Los creadores de Micro-Hoek desarrollaron una guía para usar el dispositivo en el aula y han recorrido escuelas de su región mostrando su potencial para la enseñanza y capacitando a profesores para que lo empleen en las clases de Ciencias Naturales, o sus alumnos lo construyan en las de Educación Tecnológica.

“Verlo funcionando sorprende, porque está hecho con desechos domésticos, pero su impacto en el aula es enorme,  porque los estudiantes pueden observar células frescas, incluso tomadas de su propia boca,  lo que genera un aprendizaje más significativo que verlo en un libro o esquema”, dice Matías Maureira Lacombe, profesor de Biología y Ciencias Naturales de la Escuela Peñuelas, en la ciudad de Coquimbo.

celulas vegetales Micro-Hoek.jpg
Esta imagen capturada usando el Micro-Hoek muestra células vegetales de la epidermis de una hoja de agapanto. Los puntos oscuros son estomas.
Crédito: Eduardo Miranda.

El profesor agrega que “su uso facilita la batalla contra el uso del celular en el aula, porque lo convertimos en un facilitador de conocimiento y habilidades científicas más que en un distractor”. 

Mundaca indica que los planes ahora son presentarlo en congresos de educación científica, hacer disponible la guía pedagógica en internet durante diciembre y seguir mostrando a docentes y alumnos el uso del dispositivo.

> Aprenda cómo convertir su celular en un microscopio