Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Por medio de documento dirigido a los candidatos a la Presidencia de Brasil, la Academia Brasileña de Ciencias (ABC) urge aumentar la inversión en ciencia, tecnología e innovación, e incluirlas ‘decidida y definitivamente’ como política de Estado.

El presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC) en 2018, fue de R$3,3 mil millones (mil millones de dólares estadounidenses), equivalente a aproximadamente un tercio del monto recibido en 2010 y 2013, que fue de R$10 mil millones (3 mil millones de dólares estadounidenses).

Laboratorios con equipos obsoletos y sin insumos, y el descenso del país del puesto 47 en 2011 al 69 en 2017 en el Índice Global de Innovación son algunos de los efectos de los recortes iniciados en 2014.

"El mejor camino para superar la crisis es aumentar la inversión en esas áreas” dice a SciDev.Net el físico Luiz Davidovich, presidente de ABC.

Mientras que Brasil invierte solo el uno por ciento de su PIB en investigación y desarrollo, la Unión Europea planea invertir el 3 por ciento del PIB en 2020, y China el 2,5 por ciento. Estados Unidos invierte el 2,7 por ciento, Corea del Sur e Israel más del 4 por ciento.

"Esperamos que los candidatos tomen conciencia de la importancia de CT&I para el desarrollo", afirma Davidovich. El documento, titulado Ciencia, Tecnología, Economía y Calidad de vida en Brasil, propone además ampliar la participación de las energías limpias en la matriz energética nacional, promover la enseñanza de la ciencia basada en la investigación desde los primeros años de educación, insertar a Brasil en la economía digital, impulsar el desarrollo de las nanotecnologías, fomentar la tecnología nacional a través de contratos con el gobierno y estimular todas las formas de apoyo al sector de ciencia y tecnología.

“La ciencia brasileña ha hecho aportes importantes al país en los últimos años; el problema es que los gobernantes no han sido sensibles a esto”, resalta Davidovich.

Para demostrarlo cita ejemplos como la explotación del petróleo en el presal –en aguas profundas del Océano Atlántico-, responsable de más de la mitad de la producción en Brasil; la amplia incursión de las energías renovables; los avances de la medicina para enfrentar epidemias como el reciente brote de Zika; y el desarrollo de tecnologías que cuadruplicaron la productividad de la soja, lo que representó para el país un ahorro de 3.700 millones de dólares al año e impulsó el agronegocio nacional.

El presidente de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC), Ildeu de Castro Moreira, apoya la iniciativa de la ABC: “La sociedad civil brasileña necesita tener mayor capacidad de presión. Necesitamos cobrar los compromisos de los candidatos para revertir la situación crítica en que se encuentra la ciencia brasileña y definir valores para recuperar los recursos [financieros] a niveles razonables”.

De Castro anunció que la SBPC también abrirá espacios para debatir con candidatos a la presidencia y al Congreso Nacional una agenda más amplia, que incluya temas como derechos humanos, democratización de la comunicación y la educación, y otros relativos a la Amazonía.

Propone que dichos debates ocurran en la reunión anual de la Sociedad que tendrá lugar en la ciudad de Maceió en julio próximo, teniendo en cuenta que las elecciones serán en octubre.