Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Una empresa argentina integrada por jóvenes menores de 25 años desarrolló un videojuego relacionado con la actual pandemia de coronavirus, diseñado como un soporte para familias y docentes de los 156 millones de niños y niñas de América Latina en riesgo por la COVID-19.

El juego se llama Pandemium y lo protagoniza un niño que debe moverse primero dentro de una casa y luego por una ciudad cumpliendo los protocolos sanitarios, como lavarse las manos y evitar los contactos interpersonales.

Por su importancia didáctica, ha recibido el apoyo de diversas instituciones de la región, entre ellas SciDev.Net. También participan la Universidad Austral de Chile, organizaciones no gubernamentales como Ashoka, Cilsa, la Fundación Eidos, Scouts Argentina y emprendimientos como Virtual stories entre otras entidades, que ayudarán a dar más visibilidad al juego para llegar a más familias y escuelas.

Pandemium fue desarrollado por una empresa social de tres argentinos de 21, 22 y 24 años llamada Hexar y se lanza oficialmente hoy (15 de junio). Por ahora se puede jugar vía web pero se espera que pronto esté disponible en App Store para teléfonos celulares, cuando se obtenga un certificado que refrende su contenido, actualmente en trámite ante el Ministerio de Salud de Argentina.

Equipo fundador de Hexar: Shannick Cuello, Lara Pizarro y Constanza Criado.
Crédito de la imagen: Cortesía de Hexar para SciDev.Net.

“El protagonista está en la casa de un amigo cuando se inicia la cuarentena, tiene que volver a casa sin contagiarse en el camino. Se suman puntos de salud por desinfectar superficies, abrir ventanas y lavarse las manos”, explicó a SciDev.Net en comunicación telefónica Lara Pizarro, estudiante de sociología y una de las fundadoras de Hexar.

“Cuando tu barra llega a cero, se puede tener el virus y se debe volver a la casa. Si se logra pasar por la ciudad sin contagiarse, se gana el juego”, prosiguió.

“Nos llevó dos meses de desarrollo con un equipo de diez personas en total”, relata Shannick Cuello, otro socio de la empresa y estudiante de programación (la tercera socia es Constanza Criado, licenciada en relaciones internacionales).

“En principio está pensado para chicos desde los 5 o 6 años hasta los catorce, pero cualquiera puede prenderse”, dijo a SciDev.Net en un intercambio vía WhatsApp.

“Queríamos ayudar a escuelas y familias a enseñar hábitos saludables ante el virus. Decidimos hacer este videojuego para fomentarlos y compartir información oficial del Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud de manera lúdica”, completa Pizarro.

Esa información se muestra a través de las indicaciones que va recibiendo el jugador y que le permiten ganar puntos cuando elige la opción correcta.

Ignacio Lugones, cirujano pediátrico del Hospital de Niño Pedro de Elizalde, en Buenos Aires fue quien brindó la asesoría técnica, seleccionando las fuentes apropiadas y supervisando las diversas versiones previas para garantizar la rigurosidad de los datos científicos.

Con esta iniciativa Hexar busca reivindicar el valor de los juegos como forma de comunicar contenidos de ciencia y salud, propuesta que vienen desarrollando para el Ministerio de Educación de Argentina desde que se fundó la empresa en 2017.

En ese contexto, en 2019 crearon la aplicación “Jugando con la ciencia”, que consta de seis videojuegos para aprender física, química, matemática y biología de acuerdo a la malla curricular de segundo año de secundaria. “Cuenta con una plataforma de métricas para que los docentes puedan evaluar el proceso de aprendizaje de los alumnos”, explicó Pizarro.

“Queríamos ayudar a escuelas y familias a enseñar hábitos saludables ante el virus. Decidimos hacer este videojuego para fomentarlos y compartir información oficial del Ministerio de Salud y de la Organización Mundial de la Salud de manera lúdica”.

Lara Pizarro, Hexar


“Mis padres son científicos así que siempre fue algo que me interesó”, comenta, “pero nos dimos cuenta que en la escuela todos los contenidos resultan poco atractivos”. Por eso la intención de transmitir los conocimientos de otra manera.

“Se trata de un juego interesante para comunicar un tema de salud”, dice Marcelo de Vasconcellos, diseñador gráfico y doctor en ciencias de la Fundación Oswaldo Cruz, del ministerio de salud de Brasil, que no participó del desarrollo de este videojuego.

“En Pandemium, el jugador está en un escenario típico, de un casa y una ciudad, de tal manera que al desenvolverse se le enseña a la gente una experiencia particular. Me resultó atractivo”, dijo a SciDev.Net en comunicación telefónica.

Vasconcellos añadió que se suele pensar que el juego es para chicos, pero es algo que se ve desde hace mucho en la historia de la humanidad. “Es una forma de comunicación que lleva gran cantidad de tiempo y, por ejemplo, hay evidencias de que los egipcios jugaban hace miles de años”, dijo. “Son una expresión poderosa, es arte, es un medio y una manera de pensar problemas y soluciones también reales”, concluyó.

Temas relacionados